Más

Wilfredo Amr Ruiz

Recibir actualizaciones de Wilfredo Amr Ruiz
 

Las notas perdidas del Presidente Obama en Afganistán

Publicado: 08/05/2012 07:20

Mientras el mundo observaba la visita sorpresa a Afganistán que recientemente realizara el Presidente Barack Obama muchos de nosotros nos cuestionábamos si el Presidente habría olvidado sus notas sobre el tema en su avión presidencial Air Force One.

Para poder comprender el progreso en las áreas de seguridad logrado en Afganistán deberíamos comenzar analizando las circunstancias que rodearon la visita sorpresa antes mencionada. Esta fue una visita a la ligera, de apenas unas 6 horas, cubierta con un velo de secretividad. Obama arribó ya caída la noche en circunstancias donde muy probablemente ni el mismo Presidente de la nación huésped, Hamid Kharzai, conocía los detalles de la misma sino hasta después del aterrizaje.

Al cabo de su llegada Obama fue transportado al palacio presidencial para una especie de espectáculo político demostrando a ambos presidentes firmando un acuerdo que proyectaría la voluntad del Presidente estadounidense a 'proveer seguridad y asistencia' por los próximos doce años, o sea hasta el 2024, a la afligida nación afgana. Este período se extendería por las próximas tres elecciones presidenciales en los EEUU. Ello se traduce en Obama depositar ingenuamente la confianza del sostenimiento de tal compromiso en la voluntad política del presidente a ser electo en el año 2020. De igual forma Obama descansa ilusoriamente en el mismo tipo de voluntad por parte de los próximos Congresos norteamericanos a ser electos a lo largo del extenso período; y quienes serían los que tendrían a cargo asignar los futuros presupuestos billonarios para la causa afgana.

A las pocas horas de concluir la visita presidencial, el mensaje de despedida del Talibán fue una lluvia de ataques y explosiones a través de Kabul dejando a docenas de muertos y heridos. Respecto a estos ataques el vocero del Talibán, Zabihullah Mujahid informó a la agencia Reuters: "Este ataque fue para dejar clara nuestra reacción al viaje de Obama a Afganistán. El mensaje es que en lugar de firmar un acuerdo de asociación estratégica con Afganistán, debería pensar en retirar sus tropas de Afganistán y dejar a los afganos que reconstruyan su país."

Luego de sobre una década de ocupación militar y del gasto de trillones de dólares, en Afganistán se respira un ambiente de inseguridad extrema aún en la capital. Es ésta precisamente la razón por la cual el Presidente Obama no se quedó hasta el amanecer para ver, aunque fuese brevemente, las calles de la nación donde se ha derramado la sangre y se han elevado las almas de miles de norteamericanos, tropas aliadas y afganos inocentes.

Resulta improbable que continúe el torrente de recursos financieros, militares y humanos empleados en Afganistán por un extenso periodo de tiempo toda vez que, al fin y al cabo, los políticos responderán a sus constituyentes. Si tuviesen alguna duda sobre el parecer de los electores respecto a Afganistán basta dar un vistazo a las recientes encuestas realizadas por el Centro Investigativo Pew conducidas hace apenas unas semanas. Las mismas evidencian hallazgos de que el apoyo público a la presencia militar estadounidense en Afganistán se encuentra en su punto histórico más bajo; con casi dos terceras partes de los simpatizantes de Obama favoreciendo la salida más rápida posible de las tropas de ocupación. En el otro lado del espectro político el panorama no es muy distinto pues la mitad de los simpatizantes del Partico Republicano de Mitt Romney también favorecen semejante salida. Por los pasados años ha crecido progresivamente la apatía a dedicar más recursos de la económicamente lesionada nación norteamericana para dedicarlos a la causa de Afganistán; y no visualizamos nada en el horizonte cercano que nos indique que esta tendencia esté por cambiar.

Si las 'notas perdidas del Presidente Obama' alguna vez aparecieran quizás revelarían un cuadro más real de lo que verdaderamente sucede. Seguramente estarían más en alineadas con el último informe al Congreso de los EE.UU. publicado hace unos días: Reporte sobre el progreso, seguridad y estabilidad en Afganistán; y leerían:

1. "La insurgencia dirigida por el Talibán y sus filiales de Al Qaeda aún operan con impunidad desde sus santuarios en Paquistán.

2. Los santuarios de la insurgencia en Paquistán, así como la capacidad limitada del gobierno de Afganistán siguen siendo los riesgos mayores al proceso de entregar los adelantos en seguridad a un Afganistán sostenible.

3. La insurgencia del Talibán permanece con capacidades capacidad de adaptación, determinación y de regenerativas; manteniendo posible los ataque continuos con explosivos improvisados y sus ataques de alto perfil.

4. El gobierno afgano continúa enfrentando niveles generalizados de corrupción que limitan tanto su efectividad como legitimidad. Además este problema sirve para alimentar el mensaje de la insurgencia.

5. La relación entre las Fuerzas Aliadas Internacionales y sus homólogas del gobierno afgano han sufrido encontronazos significativos proviniendo, entre otras cosas, de la revelación del video de infantes de marina estadounidense orinándose sobre cadáveres afganos; la quema de ejemplares del Corán en botes de basura; los ataques de tropas afganas contra sus compañeros en armas estadounidenses; y el informe de la matanza a mansalva de 17 civiles afganos por parte de un soldado estadounidense.

6. La producción de opio y sus derivados incrementará en el año 2012.
Quizás en algún momento el presidente Obama encuentre estas "notas perdidas sobre Afganistán" y lo mueva a cambiar la implementación a cámara lenta de de su política de acabar con la ocupación en el abatido país. Los ciudadanos norteamericanos y del mundo sinceramente esperan que se aparte de forma decisiva de responder a complejo militar industrial y otros intereses sombríos.

 

SIGUE Wilfredo Amr Ruiz en Twitter: www.twitter.com/AnalistaInter

SIGUE VOCES