Más

Victoria Ortiz

Recibir actualizaciones de Victoria Ortiz
 

COINCIDIR: Celebración religiosa o puro comercialismo

Publicado: 12/12/2012 12:11

Que pena me da que las posadas, tradición mexicana que representa el dolor y persecución de la sagrada familia, haya sido adoptadas por las grandes empresas y "Malls" para hacer de la religión un verdadero negocio durante la época navideña.

¿Será que los corporativos saben de lo que están hablando? ¿Sabrán el significado de la tradición y el porque del festejo de las posadas? Yo creo que no, pero lo que si saben es que van a atraer a muchos hispanos a sus tiendas.

Es inconcebible que una fecha tan importante como la celebración del nacimiento de Jesucristo, en donde se incluyen las posadas, y que significan cuando María y José, padres de Jesús, viajan de Jerusalén a Belén por doce días huyendo de las ordenes de Herodes, entonces regidor de Roma en Judea, de matar a todos los recién nacidos, porque teme que las predicciones de sus sacerdotes de que estaba por nacer el nuevo rey de Judea sean ciertas.

Es una fecha que por años ha sido victima de la explotación comercial y cuyo único propósito es incrementar el consumismo, fiestas y reventones y compras masivas.

Pero también hay que puntualizar que en esta fecha no existe racismo, no te piden identificación para comprar, y menos les importa que seas indocumentado o no.

Los comerciantes se vuelven pirañas que esperan a su presa decembrina, porque ya saben que es carne segura, y el sheriff Arpaio no averigua con sus racias, quien es quien en los grandes centros comerciales

Pero bueno, eso se entiende, es una fecha que sin lugar a duda acelera la economía del país.

Lo malo es que, una tradición tan hermosa se ha contaminado y no hacemos nada por evitarlo, al contrario, todos esperamos que lleguen las posadas para tener reventones y la navidad para recibir un regalo, como un Ipod, computadora, juguetes de héroes bélicos, etc. Es una fecha que por lo general gastamos dinero que no tenemos, nos embarcamos con préstamos para comprar los regalos obligados, un árbol de navidad que cuesta una fortuna adornar, y un cena que muchas veces se vuelve una gran borrachera.

Que triste que la celebración del nacimiento de Jesucristo, sea la única fecha religiosa en el mundo que se basa en tanto despilfarro, cuando debería de ser un recordatorio de humildad y sencillez y bienestar familiar.

En fin este es solo mi punto de vista, y por lo que a mi me toca, recordaré las posadas de antaño cuando nos reuníamos en mi barrio todas las familias a cantar la letanía (historia de María y José en su huida), y celebrábamos el nacimiento del niño Jesús, orando y simulando el peregrinar de los padres de Jesús; rompiendo una piñata, símbolo de los siete pecados capitales: la lujuria, la gula, la avaricia, la pereza, la ira, la envidia y la soberbia, y que llena de fruta; caña, cacahuates, colación, naranja, mandarinas, la rompíamos para evitar que estos pecados invadieran nuestra vida.

 
SIGUE VOCES