Más

Tamara Medina Sapovalova

Recibir actualizaciones de Tamara Medina Sapovalova
 

¿Cómo encontrar a tu media naranja sin terminar exprimido?

Publicado: 12/02/2013 12:48

Medianaranja

medianaranja

Con el 14 de febrero aproximándose esta semana decidí escribir sobre un tópico más personal.

Como muchos de nosotros crecí escuchando esta frase: "necesitas encontrar tu media naranja", refiriéndose al verdadero amor, a tu alma gemela, tu otra mitad, esa persona que te llene y te complete.

Cuando era más joven soñaba con esa visión romántica de encontrar a mi media naranja pronto, más temprano que tarde. Me preocupaba pensar en el hecho de que algunas personas nunca llegan a encontrar a su alma gemela. Pero lo que más me inquietaba era pensar que mi media naranja pasara rodando a mi lado y yo no me diera cuenta. Así que me dediqué a buscar al amor de mi vida sin darme cuenta que esta era una visión fallida.

Por mi propia experiencia y al observar a muchos de mis amigos y conocidos que han pasado por situaciones similares, sé que esta visión es la raíz de la desintegración de muchas relaciones. Desafortunadamente las parejas empiezan un proceso de unificación con la idea de convertirse en ese UNO indivisible y el resultado final es que muchas veces ambas partes comienzan a perder las cualidades que los hacían destacar y ser únicos, las mismas razones que hicieron posible la atracción inicial.

Para mí fueron los diarios que escribí cuando tenía 18 años los que me hicieron ver las cosas desde una nueva perspectiva. Mientras los leía me preguntaba, ¿a dónde se fue esta joven llena de pasión por la vida?, ¿qué pasó con todos estos sueños?, ¿dónde se fue ese deseo de aventura? Estas preguntas me permitieron regresar al pasado y darme cuenta de cómo había sido antes de mi matrimonio y cómo poco a poco me fui convirtiendo en otra persona, en alguien que ya no reconocía. Me di cuenta que durante mi matrimonio perdí una parte muy importante de quien era yo.

Ahora sé que no necesitamos encontrar una media naranja para que nos llene. Tenemos derecho a encontrar la naranja COMPLETA, una persona que tenga su vida, sus sueños, sus intereses. Y así, como dos naranjas sanas y completas rodar una al lado de la otra, compartiendo la vida en lugar de tratar de convertirse en una sola naranja (persona) porque mientras más tratas de hacer que dos se conviertan en UNO, más riesgos corres de exprimir la mejor parte de ti.

TAMBIÉN VE:

Loading Slideshow...
  • ¿Te has preguntado por qué algunos afortunados se enamoran de la primera persona que conocen y se casan y son felices, mientras que otros se pasan la mitad de su vida buscando a su alma gemela? O nos empecinamos en mantener a nuestro lado a alguien que el destino no nos tiene reservado y de esa manera, dejamos pasar la oportunidad de concretar un vínculo más sólido con la persona indicada? Si pensamos en el karma, el motivo es sencillo de comprender: nuestras vidas pasadas y las deudas amorosas que debemos saldar en el presente. Estos ejemplos pueden ayudarte a comprender cómo gira la rueda del karma del amor.

  • Hoy encuentras en la cautela frente al amor, la compensación a los errores del pasado y ese sentimiento de desconfianza que te invade antes de iniciar una relación, no es más que el recuerdo de las decepciones de otros tiempos que hoy te hacen caminar con un exceso de prudencia por los senderos del corazón.

  • ¿Miedo al amor?

    Te resulta muy difícil abrir tu corazón, a veces tienes miedo de iniciar una relación amorosa por temor a ser lastimado y aunque la gran pasión llame a tu puerta, no le abrirás hasta no estar seguro de que ese sentimiento no desequilibrará tu mundo interior. Seguramente en otras vidas has sido una persona muy pasional, inclinada incluso a los desenfrenos sexuales y amorosos: una entrega total que muchas veces incluso terminó en lágrimas y traición. No te ha importado sufrir por amor y te has entregado a las relaciones amorosas sin medir las consecuencias: la herida en tu corazón ha sido tan grande que no logra cicatrizar.

  • Infidelidades y deudas kármicas

    Cada vez que lloras por amor, significa que antes has hecho llorar a alguien. Lo que sientes que es mala suerte en el amor, no es otra cosa más que la compensación de las injusticias cometidas en tus vidas anteriores. Probablemente has dejado más de un corazón roto: muchas veces has corrido a otros brazos sin medir el daño causado con tu actitud, y es por eso que ahora pagas esa falta de sensibilidad de otras vidas con relaciones llenas de espinas e infidelidades. Es probable que antes de encontrar a la persona que te haga feliz, debas saldar tu deuda kármica viviendo amores llenos de ilusión que no terminen como esperas.

  • De la razón a la pasión

    Rara vez en una vida pasada te hayas dejado llevar por los impulsos del corazón, y mucho menos por la atracción sexual. Es por este motivo, que el instinto predomina en tu vida amorosa actual: tu marcada sexualidad y tus inagotables deseos de amar son una forma de compensar represiones o carencias pasadas. Acaso en tu pasado fuiste célibe y no conociste el placer sexual y es por eso que hoy necesitas una cuota de placer extremo para llevar una existencia plena. O tal vez hayas elegido a tu pareja por conveniencia económica desoyendo los mandatos del corazón y hoy te toque saldar esa deuda renunciando a algo importante por amor.

  • Algunas personas, en vidas anteriores, aprendieron más acerca del amor y de las relaciones de pareja. Cada relación amorosa, cada pareja que tenemos, deja algo positivo, y un aprendizaje espiritual en nosotros, aún cuando el vínculo haya terminado para siempre. No pierdas las esperanzas cuando una historia sentimental no termina como esperas, y recuerda que quizás tu karma amoroso sea que debes enamorarte de una, dos o más personas, antes de que aparezca el amor definitivo y maravilloso en tu vida: evolucionamos, aprendemos, y es por eso que los errores comienzan a dejar de repetirse.

 

Seguir a Tamara Medina Sapovalova en Twitter: www.twitter.com/sapovalovacoach

SIGUE VOCES