Más

Sonia Ramirez

Recibir actualizaciones de Sonia Ramirez
 

Que las mujeres son más gordas que antes porque no hacen el quehacer... ¡¿Perdón?!

Publicado: 01/03/2013 18:40

quehacer

Un estudio reciente que está desatando polémica e indignación afirma que las mujeres están en su peor peso histórico porque ya no limpian la casa, ni planchan, ni cocinan en la misma medida en que lo hacían sus madres.

Edward Archer, investigador de la Escuela de Salud Pública Arnold, de la Universidad de Carolina del Sur, señaló en su estudio que en 1965 las mujeres pasaban 27 horas a la semana realizando tareas domésticas, mientras que hoy día, las mujeres sólo le dedican 13,3 horas a la semana a este tipo de actividades.

Yo pregunto: ¿las mujeres de 1965 dedicaban ese tiempo al hogar y además trabajaban en una oficina? Edward Archer me responde de inmediato: "Hace cincuenta años la mayoría de las mujeres no trabajaban fuera de casa".

Por lo que yo veo a diario, entre mi familia, mis amigas y mis compañeras de trabajo, las mujeres tienen el día más ocupado que nunca. Además de ser quienes se hacen cargo de la mayoría de las tareas de casa -limpieza, cocina y cuidado de hijos-, también son mujeres profesionistas que cumplen con una muy larga jornada laboral.

Yo por ejemplo, me levanto todos los días a las 6 de la mañana. Las dos primeras horas las paso de pie moviéndome de un lado al otro, hasta que llegan las 8 y me siento a trabajar. Cuando por fin me despego de la computadora, viene otra racha de otras dos horas de estar de pie y caminando. ¿Por qué? Porque tengo que hacer compras para poder preparar desayuno, comida y cena. Porque lavo y guardo los trastes. Porque pongo una lavadora y mientras trabaja la máquina aprovecho para sacudir, barrer, guisar. Porque aunque veo mucha TV, casi siempre lo hago de pie porque así aprovecho cada comercial para ir corriendo a tender la ropa o guardarla. Porque tengo mascotas y tengo que atenderlas -quien tiene animalitos y es responsable sabe lo que esto implica. Porque mi casa siempre está recogida y limpia. Y porque aunque una persona me ayuda a hacer el aseo, esto ocurre sólo una vez a la semana. El resto de los días yo me encargo de que mi casa esté bella.

Y claro, no soy la única que vive así.

"Quien hizo este estudio o las que fueron encuestadas en ese estudio viven fuera del mundo real. Las mujeres además de planchar, limpiar, cocinar, atender marido, hijos y todas las tareas domésticas, también trabajamos y más horas que los hombres. Conclusión: por todo esto no nos queda tiempo de ir al gimnasio y si estamos más gordas es porque tenemos más presión y de la amargura de tener que limpiar en los días 'libres' lo hacemos comiendo chocolates, dulces ¡¡¡y lo que sea que nos levante el ánimo!!!", Mandy Friddman, Editora de HuffPost Voces.

Otra opinión:

"Es un estudio machista de más, porque ni siquiera menciona que no vamos al gym, sino que no planchamos o limpiamos la casa. Y está bien, no plancho como mi mamá, pero tengo un trabajo que me hace jefe de familia, y que al mismo tiempo, me permite compartir mi tiempo libre con mi hijo, y no trapeando. Me quedo gorda", Marinés Arroyo, Editora de HuffPost Voces.

Y es cierto que las mujeres de hoy día aprovechamos las ventajas de la tecnología, porque no, no lavamos a mano. Algunas tienen secadora o lavavajillas, pero no es el caso de todas.

A mediados del año pasado se publicó otro estudio similar en el que también se le atribuía al no hacer quehacer el que las mujeres actuales fueran más gordas. De acuerdo con una encuesta realizada en el Reino Unido, que comparaba a la mujer actual con la de los años 50, sin los electrodomésticos de la actualidad, las amas de casa de antaño quemaban hasta 1000 calorías al día pasando la aspiradora y fregando la ropa.

¿Pero se trata de renunciar a estas comodidades para no estar gordas? En serio, no es que seamos flojas y por eso estemos gordas. De acuerdo con el New York Times, Archer no sugiere que hagamos más quehaceres en casa para recuperar nuestra figura, sino que "necesitamos maneras de incorporar más movimiento a nuestras vidas".

"Caminen a recoger el correo. Piquen vegetales en la cocina. Jueguen a la pelota con su perro o con el del vecino. Pidan a sus esposos que las ayuden a doblar las sábanas", sugiere Archer, quien naturalmente asume que no hacemos ninguna de estas cosas. Según él, los datos de su investigación indican claramente que incluso en casa, necesitamos estar en movimiento.

Jean Hannah Edelstein, feminista y experta en relaciones de familia, evidentemente no percibió el enfoque del estudio de esta manera y expresó su opinión al respecto: "Es una suposición absurda y sexista sugerir que las mujeres deben hacer más limpieza para adelgazar".

Entiendo perfectamente la reacción de Edelstein, porque honestamente, cuando yo leía por primera vez acerca de este estudio me indigné. Me molestó que a alguien pudiera ocurrírsele que mi sobrepeso -mucho o poco- tuviera que ver con el hecho de ser una mujer floja.

Además, los cálculos del estudio en cuestión me hacen ver que realmente el hacer o no labores domésticas tampoco afecta demasiado mi peso. Según el Dr. Archer, en 2010 las mujeres sin un trabajo fuera de casa estaban quemando unas 360 calorías menos al día que las mujeres de 1965, mientras que aquellas que sí trabajan en una oficina, quemaban sólo 132 calorías menos que las de aquella época.

132 calorías se pueden quemar en una media hora o cuarenta minutos de caminata, ¿no? Entonces quizá lo que necesitamos es pasar al menos media hora menos frente a la laptop --porque NO vamos a descuidar nuestro hogar ni a nuestra familia. Pero ojo, que nadie se atreva a decir que el trabajo que hago en casa es poca cosa y que por eso estoy gorda.

¿Ustedes qué piensan de todo esto?


Como sé que es importante mantenernos activas, aquí algunos tips:

Loading Slideshow...
  • Cerebro

    Cuando te vistes y amarras tus zapatillas, tu materia gris envía señales a tu cuerpo de preparación. Sin darte cuenta, tu respiración y tu ritmo cardiaco se aceleran. Cuando comienzas a sudar, tu cerebro libera endorfinas para aliviar el posible dolor de un entrenamiento intenso. Los químicos de la "felicidad", como dopamina, son liberados durante y después del ejercicio para mejorar el ánimo.

  • Corazón

    Al momento que inicias Zumba tu corazón comienza a latir progresivamente rápido, bombeando más sangre. Entonces se acelera a 160 a 180 latidos por minuto (60 a 80 descansando) durante los momentos más intensos. Mientras más fortalecido tu corazón, mejor tu condición de salud en general.

  • Músculos

    Durante ejercicios de baja intensidad, más fibras aeróbicas se activan ayudadas por la resistencia física. Como la fábula de la tortuga, los músculos se contraen lentamente, pero continúan y continúan. Las fibras anaeróbicas que se activan cuando haces ejercicios vigorosos son como el conejo: cuentan con mucho poder, pero decaen rápidamente.

  • Células de grasa

    Tu cuerpo utiliza más grasa que carbohidratos cuando realizas un ejercicio prolongado. Y como quemar grasa requiere más oxígeno, esto ayuda a mejorar tu respiración. El realizar sesiones de cardio prolongadas es clave porque la grasa toma más tiempo que los carbohidratos en descomponerse. Pero hay una gran recompensa en realizarlos, la grasa tiene nueve calorías por gramo y los carbohidratos tienen cuatro.

  • Pulmones

    El oxígeno es el ingrediente que los músculos necesitan para convertir carbohidratos y grasa en combustible para los músculos. Mientras más intensidad apliques, más oxígeno tomará remover dióxido de carbono, un residuo hecho por los músculos. Para obtener más aire, comienzas a respirar más rápido, de 12 a 15 respiraciones por minuto, mientras descansas, y de 35 a 45 cuando estás a un nivel más elevado. Date ánimo pensando que mientras más rápido vayas, más calorías quemarás.

ADEMÁS:

 

Seguir a Sonia Ramirez en Twitter: www.twitter.com/@soniararara

SIGUE VOCES