Más

Sonia Ramirez

Recibir actualizaciones de Sonia Ramirez
 

Cuando mi mamá baila

Publicado: 13/05/2012 10:00

Mamialberca

En una dinámica de integración en su oficina, les pidieron a todos que hicieran una "confesión" personal. La revelación de mi mamá fue la siguiente: "Me gusta bailar y cantar... pero tengo cero talento". Y aunque en tono de broma ella siempre nos dice, "lo mío, lo mío, es el arte musical", en casa sabemos muy bien que no nació con el don del ritmo. Y claro, esa falta de talento me la heredó.

Estar en silencio absoluto no le gusta, pero deben saber que la tecnología MP3 nunca le interesó. Un radio que tenga botón de "on-off", aunque sintonice eternamente la misma estación, le basta. Y tiene uno para cada lugar: la cocina, el cuarto de lavado, el baño, la oficina... Lo que ella necesita para disfrutar su día a día, es música.

Soy malvada, sí, y de frente le he dicho que definitivamente no canta bien. ¿Pero cómo habría de ofenderse si se lo dice alguien que cuando canta no pesca bien ni una sola nota? Lo que me fascina de ella es que es feliz cantando y le importa un cacahuate lo que opinemos los demás. "No canto para ustedes, canto para mí", nos ha dicho más de una vez.

Confieso que me divierte escucharla, lo disfruto en serio. Rara vez se sabe bien la letra de alguna canción, así que en realidad sólo repite algunas palabras y tararea. Pero les juro que oírla lo pone a uno de buenas. Y si además pudieran ver su sonrisa cuando canta, entenderían por qué no imagino lo aburrido que sería llegar a casa de mis padres y no escucharla. Esa es la señal de que mi mami está 'vivita y coleando'.

Mi familia hace mucha broma sobre el canto de mi mamá, pero esta burla no tiene nada de mal intencionada. Y si algo me gusta de mi madre, es que es capaz de morirse de risa con nosotros. Así que aunque a veces se sonroje un poco, siempre nos da cuerda para seguir la broma. Otra señal de que se siente libre y feliz cuando está con nosotros. Y por ello, la amo con todo mi corazón.

La prueba irrefutable de que mi mamá está contenta y/o emocionada por algo, es cuando se pone a bailar. Si su equipo de fútbol mete gol, baila. Si se come un postre que le gusta, baila. Si se acercan sus días de vacaciones, baila. Si recibe una buena noticia, baila. Si se compró un nuevo adorno para su sala, baila. Si se sirve una copita de rompope, baila. Y no tiene que haber música de por medio, ella baila.

Lo tremendo es que ese baile, lo contagia a uno de buen humor. Creo que no recuerdo haber pasado un fin de semana en casa de mis papás, sin que ella haga sus bailecitos de felicidad. Y eso es señal de que ese es su ambiente favorito: la casa que tanto ama, llena de la gente a la que tanto ama.

Mi madre siempre ha trabajado fuera de casa, y aunque sé que disfruta su profesión y es exitosa en ella, toda la vida la he escuchado decir que lo que más le gusta hacer es pasar tiempo con su esposo y sus hijos, en su hogar. Es ahí en donde le brillan los ojos y se le escurren las sonrisas. Es ahí en donde la música que escucha en su cabeza le recorre las venas. Es ahí en donde el corazón le late al ritmo más festivo.

Mucho le he heredado a mi mamá, pero me lo reservo también para ese lugar especial. No es común que la gente me vea bailar, pero cuando estoy en casa, doy tres pasos y bailo. Me como un chocolate, y bailo. Miro el fútbol, y bailo. Por supuesto que TODOS mis pasos de baile son una ridiculez, así que dudo me atreva a mostrárselos alguna vez. Y sí, mi hermana me ve y en tono de burla me dice: "eres igualita a mi mamá". Y sí, lo soy y soy muy feliz.

Loading Slideshow...
  • Esta es mi mamá cuando tenía 3 añitos. Aquí estaba de visita en casa de su abuela.

  • Había cumplido 17 y era toda coquetería.

  • Siempre le gustó jugar con su cabello, peinarlo a lo grande. El día de mi bautizo tenía que lucir espectacular.

  • Estas fueron las primeras vacaciones que hizo como mamá. Yo ni el año tenía, y mis hermanos llegarían años más tarde.

  • En mi graduación de la universidad lució bellísima.

  • Aquí posa con mi papá, con quien se casó hace 34 años. Detrás de ellos, una espectacular vista del Cañón de Urique, en Chihuahua, México.

  • Toda la familia reunida en unas vacaciones que mi mamá soñó. Viajamos en tren por el norte de México, de izquierda a derecha, mi hermano Ricardo, mi papá, mi hermana Lorena, yo, y mi cuñada Myriam. Claro, mi mami -orgullosa y feliz- tenía que posar al frente.

 

SIGUE Sonia Ramirez en Twitter: www.twitter.com/@soniararara

SIGUE VOCES