Más

Sabina Covo

Recibir actualizaciones de Sabina Covo
 

Adopciones y maltratos

Publicado: 23/01/2013 10:37

Nuevamente los niños están siendo víctimas de las decisiones políticas de los adultos. Esta vez la noticia llega desde Rusia, en donde se ha cancelado la posibilidad de adopción de niños para familias estadounidenses. Desde el colapso de la unión soviética en el 1991, Estados Unidos ha adoptado según el Departamento de Estado más de 60,000 niños rusos, entre esos, niños deshabilitados o enfermos que difícilmente encuentran un hogar en los orfanatos de ese país.

En Rusia mucha gente se tiró a las calles a protestar por la decisión, que el vocero del Presidente Vladimir Putin ha dicho no tiene revés. En Estados Unidos muchos padres que estaban tramitando adopciones, sin aprobación, han quedado en limbo y decepcionados. Algunos aseguran que no recibir a un niño que venía adoptado es un sentimiento parecido a una perdida biológica. La ilusión es la misma, aseguran personas que han adoptado.

Leí en la revista Time una historia de una pareja que vivió un caso similar pero adoptando un niño de otro país. Tuvo el cuarto decorado para su niño, la madre celebró el baby shower, se preparó para ser la mejor, tomo cursos para los primeros meses, y por una decisión similar su pequeño no llego. En Rusia están asegurando que las adopciones que ya estaban aprobadas en la corte seguirán su curso. Ojalá sea el caso. Pero siempre está la otra cara de la moneda.

Los rusos aseguran que la medida se ha tomado por la muerte de 19 niños rusos adoptados por estadounidenses en la pasada década y el trato suave de las cortes norteamericanas para con los culpables. Hay más de 650,000 niños sin familias en Rusia.

Estados Unidos ha adoptado un promedio de 1,000 niños por década. Una cifra de 19 niños sin vida es bastante alta, si de por si, si tenemos en cuenta que la cifra de niños estadounidenses abusados ha tenido un incremento en la pasada década.

El problema de fondo en este país, no sería solamente con los niños adoptados que vienen de Rusia, sino con la manera en que las familias estadounidenses están manejando la paternidad.

De acuerdo a la Unicef, en cifras del 2011, en la pasada década se cree que más de 20,000 niños murieron abusados en hogares estadounidenses en manos de miembros de su familia. Estados Unidos tiene el peor record en abuso de menores del mundo industrializado; la Unicef asegura que unos 27 niños mueren víctimas de abuso cada semana en los Estados Unidos. La organización sin ánimo de lucro National Children's Alliace reportó ayuda a 145,000 niños en el primer semestre del 2012. Son cifras de espanto y no deberían ser aceptables. Pero la cantidad de niños que crecen sanos y con oportunidades en este país sobrepone las cifras negativas exponencialmente.

Entre tanto la pregunta de quién salvará la situación de los orfanatos en Rusia sigue en la mesa. La medida se ha tomado sin tener en cuenta la cantidad de alivio que brindan familias responsables a los niños adoptados. Para Rusia enviar sus niños a otros países es "exportar sus niños" y no debería ser considerado, sin embargo desde el 2011 ya ese país había comenzado con un juego político haciéndolo cada vez más difícil. Muchas familias esperaron hasta un año para traer niños a sus casas. En un mundo ideal todos los niños deberían tener un hogar, todo gobierno debería priorizar y anteponer a muchos temas sociales el bienestar de nuestros pequeños.

www.sabinaopina.com twitter@sabinacovo

 

Seguir a Sabina Covo en Twitter: www.twitter.com/@sabinacovo

SIGUE VOCES