Más

Recibir actualizaciones de Rodrigo Dosal
 

Trofeos falsos

Publicado: 19/11/2012 12:11

trofeo

La idea de que el deporte puede ser una vía para desarrollar el carácter es ya conocida; la mencionan desde los antiguos escritos griegos hasta los más actuales políticos en campaña y algunos gobernadores en la búsqueda de fotografía. Muchos investigadores se han dado a la tarea de descubrir la verdad de esta premisa, y como en muchas ocasiones, los resultados aún no son concluyentes.

Diversas virtudes pueden desarrollarse en el deporte, pero la cuestión principal es la importancia de que las virtudes sirvan no sólo a los individuos, sino a la sociedad de la cual son miembros. Es decir, la responsabilidad cívica que el deporte puede construir sirve sólo si le sirve a la sociedad. Los equipos deportivos tienen el potencial de ser un pequeño universo en la representación de una sociedad mayor. Estos pequeños universos pueden ser la fuente para balancear el interés propio con el colectivo.

He sido testigo de hermandades deportivas que dejan lecciones morales de gran magnitud. Es ahí donde reside la importancia de una buena práctica deportiva, en la creación de algo más que un juego. El deporte puede volverse un excelente laboratorio de vida, donde se muestren con fidelidad rasgos de crecimiento y superación humana.

Lo que no podemos pasar por alto es que el deporte sólo puede ayudar a las personas a crecer cuando hay una sociedad preocupada en que el deporte tenga esos elementos. El apego a las reglas deportivas es condición esencial para lograr algo valioso con el deporte. Las reglas sirven precisamente para formar, y es con ellas que se protege a los menos desarrollados. Lo más importante es que todos somos en algún momento esos menos desarrollados, y es el ambiente el que promueve o dificulta el crecimiento, y los valores con los que impulsa ese crecimiento son determinantes.

Existen ejemplos del potencial del deporte en conductas como la delArsenal cuando Arsene Wengerofreció repetir el partido contra el Sheffield United en la temporada 98/99 por una conducta antideportiva. Ese partido se repitió y el Arsenal volvió a ganar, pero son conductas como éstas las que causan admiración, confianza y respeto por el deporte; aún más importante, estas conductas educan niños, sociedades.

¿Qué habrá pensado un niño italiano al ver a su país festejando una Copa del Mundo, que con insultos y provocaciones antideportivas expulsaron al mejor jugador de la cancha?

Algunas derrotas valen más que victorias.Miroslav Klose anotó un gol con la mano jugando contra el Nápoles; él mismo se acercó al árbitro para pedir la anulación de ese gol. Esta acción vale más que el partido, y representa una pequeña lección a Henry o a Maradona de lo que es el juego limpio, de lo que importan los valores y de lo que un buen deportista puede aportar.

Lo fundamental es que representa una lección a los cortoplacistas que enaltecen el ganar por encima de todo, a las personas que ensucian sociedades por defender la trampa vendiéndose a la falsedad por conseguir un sucio trofeo, un trofeo falso.

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 

Seguir a Rodrigo Dosal en Twitter: www.twitter.com/rodrigodosal

SIGUE VOCES