Más

Raul Caballero

Recibir actualizaciones de Raul Caballero
 

Muros y puentes: Salvajes

Publicado: 24/08/2012 18:42

oliver stone

DALLAS / FORT WORTH, Texas -- Durante este agosto la DEA (Administración de Control de Drogas) realizó al menos dos acciones similares en diferentes estados del país en las que se decomisaron plantíos de mariguana. Estos hechos llaman la atención no sólo porque los sembradíos se descubrieron aquí sino porque muchos de ellos se detectaron en residencias particulares.

Me percaté de ello en sendos despachos de la agencia mexicana de noticias Notimex. Desde el primero no pude evitar el recuerdo de la más reciente película de Oliver Stone, Savages, un thriller sobre tráfico de drogas entre México y Estados Unidos que inicia con hechos parecidos.

Con la lectura del segundo dando cuenta de similares decomisos (con apenas dos semanas de diferencia) asumo que sembrar mariguana en el patio, lo mismo que en terrenos particulares o públicos es ya una práctica arraigada en este país.

El primer despacho fechado el 2 de agosto en San Diego, California, informa que encontraron 578,000 plantas de mariguana en un operativo de casi dos meses de duración en siete estados del oeste.

Estos son los hechos: el operativo se llevó a cabo a partir del 1 de julio en California, Oregon, Washington, Nevada, Arizona, Idaho y Utah. La mayor parte de la mariguana, 483,000 plantas, se localizó en California. No hubo detenidos. Además de requisar la mariguana se destruyeron campamentos de narcotraficantes, instalaciones y recursos que utilizaban para el cultivo de la droga, tales como sistemas de irrigación, fertilizantes y pesticidas agrícolas. La mayoría de la mariguana fue descubierta en bosques de parques nacionales.

El segundo informe con fecha del 21 de agosto en Houston, Texas, destaca que cientos de agentes irrumpieron en decenas de casas residenciales ubicadas en suburbios del norte de Houston, donde se cultivaba mariguana de alta potencia con sofisticados equipos de producción.

Los hechos: 41 casas fueron intervenidas en uno de los mayores golpes contra la producción de mariguana en interiores en el suroeste del país.

Las casas estaban bajo una organización criminal dedicada al cultivo y venta de mariguana. Se detuvo a una docena de sospechosos (vietnamitas) dentro de las casas, ubicadas todas en barrios residenciales de clase media alta y valuadas entre 300,00 y 400,000 dólares.

Aprovecho para destacar que hace dos años, en julio de 2010, en la ciudad de Dallas, agentes de la DEA descubrieron en un área urbana (West Ledbetter Drive) un plantío de mariguana listo para ser cosechado. En total se descubrieron allí 4,100 plantas.

Los plantíos contaban con sofisticada operación con sistema de riego, fertilizantes y un generador. El terreno del sembradío está en una zona industrial al suroeste del centro de Dallas.

Lo dicho: la tendencia a cultivar mariguana en interiores y exteriores (públicos o privados), especialmente en los barrios residenciales suburbanos, está cobrando fuerza.

***

Es muy conocida la costumbre que como cineasta mantiene Oliver Stone en sus películas. Escudriña en la realidad con la visión del historiador y la minuciosidad del investigador. Muestra las cosas tal como son, se adentra en la realidad de sus temas para exponerlos por dentro y por fuera. Como espectadores de sus filmes acudimos a un planteamiento social descarnado y sin atenuantes.

Así, con Savages Stone muestra cómo dos estadounidenses amigos viven de la cosecha de mariguana en su vivero particular, y tan experimentados son que han logrado producir "la mejor mariguana del mundo", pero esos sembradores y dealers californianos intempestivamente se ven envueltos en las entrañas del narcotráfico transfronterizo. La realidad del narco mexicano y sus tentáculos en EE.UU. (un agente corrupto de la DEA incluido) trastoca su mundo. Se da una trenza de diferentes salvajes con la dureza, densidad y violencia de una guerra que evoca el actual acontecer en México, donde se ha desatado una violencia inaudita que lleva 71,000 muertos (según el registro que mantiene el semanario Zeta de Tijuana hasta mayo de 2012) y que, por supuesto, tiene su origen y destino aquí, en donde se ha domesticado el consumo desde hace tiempo.

Digo origen y destino porque por una parte las armas con que los narcos se pelean entre sí y combaten a policías y ejército mexicano proceden de Estados Unidos. Origen y destino porque el dinero que crea esas armas, que compra las drogas, que corrompe autoridades procede de acá. Origen y destino porque finalmente, la demanda que crea tan frenética y terrible oferta nace en este país.

La película de Stone se basó en la novela homónima de Don Winslow (quien, me han dicho, ya tiene en librerías The King of Cool que según esto ofrece una precuela de Savages). Y bueno, ya encarrerado y dicho sea entre paréntesis aunque tal vez suene a opinión fuera de tiempo, son muy buenas las actuaciones del elenco mexicano de Savages (Salma Hayek, Demian Bichir, Joaquín Cosío, Diego Cataño y Sandra Echeverría), de los estadounidenses destaca desde luego John Travolta y, por encima de todos, se erige el histrionismo del puertorriqueño Benicio del Toro por su caracterización del psicópata Lado, uno de esos personajes con una personalidad prismática que debe ser una tentación para los actores.

Pero en fin y perdone usted la digresión, Savages "es una película dura, pero se queda corta ante la realidad", dijo Stone en una entrevista (Reforma, julio 10 de 2012). Acaso el antecedente de Savages en la cosmovisión de Oliver Stone sea Scarface pues hay que recordar que él es el autor del guión de ese filme dirigido por Brian de Palma. Sin embargo más que balaceras y sangre derramada al estilo del Chicago de los años 20 del pasado siglo, en Savages la carga de terror es más pesada e inmediata: se cobra conciencia de manera brutal sobre la realidad del horror cotidiano que produce la guerra contra las drogas en México. Hay torturas despiadadas, cabezas humanas que ruedan, asesinatos inauditos, la rampante corrupción y las modalidades contemporáneas de la guerra que Felipe Calderón azuzó en México al sacar --al principio de su sexenio y con afán de legitimar su cuestionada presencia en Los Pinos-- al ejército a las calles a combatir a los narcos.

¿APOYAS LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS? DILO AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO

Con todo hay que tomar en cuenta estas palabras de Stone: "No podíamos mostrar todas las cosas que pasan porque la gente no lo soportaría", concede en la misma entrevista. La ficción no osa alcanzar a la realidad, esa terrible realidad que México padece, esa abominable realidad que no se atreven a mostrar ni los cineastas más osados. Esa realidad es pues la cotidiana en las calles de México, la guerra contra las drogas con todos sus espantos, con toda su sangre, violencia y muerte.

Lo más atroz del luto es el dolor de una muerte causada por esa violencia. Una violencia que no cesará ni con la proliferación de sembradíos acá, ni con la proliferación de laboratorios para la variedad de drogas sintéticas que los consumidores estadounidenses usan, en otras palabras ni creando la materia prima de los adictos acá mismo. Si no se crea una nueva política contra las drogas, una política que no sea "una guerra", la violencia seguirá causando muerte y destrucción hoy al sur de la frontera pero mañana la cruzará. Estamos en este momento, pues, en que hay que cambiar directrices. Washington tendrá que escuchar, tarde o temprano, los argumentos que indican que ya es hora de legalizar las drogas (tema para otros apuntes). Ya es tiempo de que se revise "la guerra contra las drogas" y se acepte que ha fracasado, ya es tiempo que se diseñen alternativas y se reconozca que este problema, por su monumental dimensión, no se acaba generando la muerte... como salvajes.

Loading Slideshow...
  • María Guadalupe Jiménez López, La Tosca, de 26 años, encabezaba una banda de homicidas, secuestradores y narcodistribuidores al servicio de los Zetas.

  • María Jiménez, al centro, es presentada a los medios con miembros de su banda en Monterrey, México.

  • Ricardo Benitez Servin

    Ricardo Benítez Servín, 'El Mudo', durante su presentación en Ciudad de México en agosto. Se lo acusa de ser lugarteniente del cartel de los Beltrán Leyva.

  • Benjamin Arellano Felix

    Foto de 2002 del narcotraficante Benjamín Arellano Félix el día de su arresto en Puebla, México.

  • Agentes custodian a Marcos Jesús Hernández Rodríguez, "El Chilango," supuesto sicario de los Zetas.

  • Armas decomisadas en San Antonio, Texas, que iban destinadas para los Zetas. Dos hombres fueron condenados a prision por este hecho.

  • Un hombre grita consignas mientras sostiene un póster con la fotografía de su hijo desaparecido. Le exige al gobierno que localice a los seres queridos perdidos debido a la guerra contra el narcotráfico.

  • Vicente Zambada

    Foto de 2009 en la que aparece Vicente Zambada durante su presentación a los medios en Ciudad de México. Zambada está acusado de narcotráfico.

  • Agentes federales presentan en Ciudad de México a Jaime Herrera, alias "El Viejito," supuesto miembro del cartel del Pacífico.

  • El narco en México

    Pistola y credenciales decomisadas a José Antonio Torres Marrufo, "Marrufo", durante una presentación en Ciudad de México. Las autoridades dicen que Marrufo es el supuesto líder de Gente Nueva, una ala armada del cartel de Sinaloa.

  • Guardias custodian barriles que contienen 120,000 kilos de metilamina, una sustancia regulada que se usa para fabricar metanfetamina. El hallazgo fue hecho en el puerto de Lázaro Cardenas, México.

 
SIGUE VOCES