Raul Caballero

Recibir actualizaciones de Raul Caballero
 

Muros y puentes: La caravana

Publicado: 24/08/2012 08:10

javier sicilia

Dallas/Fort Worth, Texas -- Javier Sicilia, el poeta y periodista colaborador de la revista mexicana Proceso, realiza --como ampliamente se ha difundido-- una peregrinación que culminará el 12 de septiembre en Washington.

Esta semana llegó a Texas pero, desde que inició en California ha recibido de este lado de la frontera, decenas de alianzas y apoyo de organizaciones de derechos humanos y otros activismos.

El martes 21 Sicilia y sus aliados arribaron a El Paso, proseguirá por una parte del valle texano hasta llegar a San Antonio, después la avanzada llega (el día 25) a Austin, luego se dirigirá a Houston y posteriormente proseguirá su peregrinar hacia Nueva Orleans. Sicilia va al frente de la Caravana por la Paz exponiendo su mensaje sobre el dolor que causa la guerra contra las drogas y explicando por qué lo trae hasta esta zona que es destino final de las mismas.

A saber, en EU Sicilia ha multiplicado su denuncia: Le exige a Washington acabar dicha guerra, le reprocha que en este país no se altera el abasto de drogas porque acá la lucha simplemente no se da.

Es cierto, ni hay bajas entre los grandes capos que manejan el mercado de drogas, quienes no tienen identidad, aparentemente no existen. En EU se buscan a los de allá y desde acá se les persigue y ofrecen recompensas, pero el Chapo Guzmán (que es el más emblemático) acá no tiene a simple vista su contraparte.

Tampoco se hace mucho para bloquear el tráfico de armas hacia México, armas que son materia prima en manos de narcos para la citada guerra.

Y aunque de tanto en tanto la DEA hace redadas, atrapa a cientos, si usted quiere a miles, lo cierto es que son puros traficantes de menudeo, pandillas y otros adictos en los barrios minoritarios... le tapa, pues, el ojo al macho.

De igual manera, en efecto, poco hacen para que las armas de asalto dejen de ser vendidas y, en consecuencia, traficadas hacia México, propiciando la muerte, el luto y el dolor que la Caravana expone para crear conciencia de la magnitud del drama.

En México es bien sabido que la adicción a las drogas de los norteamericanos mantiene al sur de la frontera el caos y la violencia y la sangre. Ya no es novedad leerlo en los escritos de los especialistas, ni escucharlo en los discursos de los gobernantes y más bien ya es común que en los hogares lo discuten las familias.

En cambio en el norte la gente común no tiene una idea clara de ese terrible acontecer al sur de su frontera. Sin duda el gobierno lo sabe --al igual que quienes se benefician, qué duda puede caber-- pero la sociedad estadounidense, su gran mayoría, no tiene conciencia de ello, no lo sabe y no le importa, está tan condicionada a pensar --por lo general desde la ignorancia y/o la indiferencia-- que fuera de sus fronteras los problemas no son de ellos.

Sicilia con su andar llama la atención sobre esto y en sus exigencias, desde el luto, sobresale el llamado a la prudencia, a la reflexión, para ver que más allá de los muertos y los desaparecidos acaso podamos empezar a vislumbrar el fin de la multicitada guerra, ver la posibilidad de alcanzar la paz, de mantener a salvo los derechos humanos y retomar la cordura. Pero de manera binacional.
De pueblo a pueblo y, conectados, las exigencias se elevan y a la postre los gobiernos atienden.
De entrada la Caravana ya logró algo importante que a la larga tendrá repercusiones sociales, es decir, alcanzará el eco que hoy se busca. Me refiero a la comunión de los caravaneros con múltiples activistas latinos y representantes de migrantes mexicanos y latinoamericanos.

Narcotráfico en México:

Loading Slideshow...
  • María Guadalupe Jiménez López, La Tosca, de 26 años, encabezaba una banda de homicidas, secuestradores y narcodistribuidores al servicio de los Zetas.

  • María Jiménez, al centro, es presentada a los medios con miembros de su banda en Monterrey, México.

  • Ricardo Benitez Servin

    Ricardo Benítez Servín, 'El Mudo', durante su presentación en Ciudad de México en agosto. Se lo acusa de ser lugarteniente del cartel de los Beltrán Leyva.

  • Benjamin Arellano Felix

    Foto de 2002 del narcotraficante Benjamín Arellano Félix el día de su arresto en Puebla, México.

  • Agentes custodian a Marcos Jesús Hernández Rodríguez, "El Chilango," supuesto sicario de los Zetas.

  • Armas decomisadas en San Antonio, Texas, que iban destinadas para los Zetas. Dos hombres fueron condenados a prision por este hecho.

  • Un hombre grita consignas mientras sostiene un póster con la fotografía de su hijo desaparecido. Le exige al gobierno que localice a los seres queridos perdidos debido a la guerra contra el narcotráfico.

  • Vicente Zambada

    Foto de 2009 en la que aparece Vicente Zambada durante su presentación a los medios en Ciudad de México. Zambada está acusado de narcotráfico.

  • Agentes federales presentan en Ciudad de México a Jaime Herrera, alias "El Viejito," supuesto miembro del cartel del Pacífico.

  • El narco en México

    Pistola y credenciales decomisadas a José Antonio Torres Marrufo, "Marrufo", durante una presentación en Ciudad de México. Las autoridades dicen que Marrufo es el supuesto líder de Gente Nueva, una ala armada del cartel de Sinaloa.

  • Guardias custodian barriles que contienen 120,000 kilos de metilamina, una sustancia regulada que se usa para fabricar metanfetamina. El hallazgo fue hecho en el puerto de Lázaro Cardenas, México.

Sicilia pues atrae a los activistas quienes, una vez integrados a la marcha como parte de la Caravana, ven de distinta manera esta guerra que se libra al otro lado de la frontera y que acá no es noticia (ni en la prensa escrita ni en la radio ni en la tv).

La Caravana hermana. Convoca al reconocimiento mutuo. Llama a la solidaridad compartida porque acá y allá, si bien inmersas en diferentes martirios, igual hay víctimas, hay "daños colaterales", hay muertos, hay desaparecidos, hay criminalizados, hay cooptados por los narcos, hay leva criminal, hay encarcelados, hay drogadictos. Como lo manifiesta la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC, del inglés) que en El Paso se hizo presente, al lado del convoy mexicano, frente a las oficinas de la DEA para protestar pacíficamente contra la política antidrogas (la "guerra contra las drogas") de los Estados Unidos.

Entre otros señalamientos --como el énfasis en que tal política ha sido un fracaso, o como el hecho de que se aplican de manera indiscriminada entre las minorías las leyes antidrogas-- sobresalen las palabras de Óscar Chacón, director ejecutivo de NALACC, al indicar que "desde la perspectiva de las comunidades inmigrantes en EU, tal política antidrogas así como la política migratoria deben ser modificadas radicalmente".

Con organizaciones como NALACC o la Coalición de Justicia Criminal de Texas ciertamente la Caravana mexicana abre la posibilidad de iniciar "un debate transnacional entre sectores interesados en la búsqueda de un nuevo paradigma de seguridad humana que tenga como criterio central el bienestar integral de las personas" (lo indica Chacón) y que acaso culmine con la paz (como promueve Sicilia) y en la despenalización de las drogas y de la migración en todas direcciones, es decir el nacimiento de una genuina política sin fronteras que dolorosamente hasta hoy no rebasa el espíritu de los soñadores.

¿Te gustó este artículo?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 
SIGUE VOCES