Más

Rafael Prieto Zartha

Recibir actualizaciones de Rafael Prieto Zartha
 

El cumpleaños republicano

Publicado: 05/03/2013 23:24

Estamos a pocos días de que el Partido Republicano, el Gran Viejo Partido (GOP), cumpla 159 años de existencia, el próximo 20 de marzo.

Los inicios republicanos fueron de desafío contra un establecimiento que favorecía la esclavitud.

Abraham Lincoln fue el primero de los 18 mandatarios de esa filiación en ocupar la Oficina Oval de la Casa Blanca, en unas circunstancias desde todo punto de vista espantosas.

Lincoln decidió jugársela por la emancipación de los esclavos negros y el país vivió una cruenta guerra civil, que estuvo a punto de romperlo en dos para siempre.

La Guerra de Secesión se prolongó desde 1861 hasta 1865, en un tiempo en que hubo dos capitales de la nación, Washington, la del gobierno legítimo y Richmond, la de los rebeldes de la Confederación.

Después de vencer y mantener la unidad de los Estados Unidos, Lincoln fue asesinado, dejando un legado valentía y de compromiso con postulados de igualdad y democracia.

Hoy, más de siglo y medio después, hay estadounidenses que piden que el Partido Republicano vuelva a arriesgarse por un sector de la población al que necesita acercarse para ser una opción de poder.

Los republicanos requieren ganarse a una porción de los hispanos para volver a la presidencia y su oportunidad es impulsar una reforma migratoria integral, o como dicen a veces una reforma justa y comprensiva.

Pero no es con propuestas de bloquear la eventual naturalización de los inmigrantes irregulares como se gana el favor y el voto de la comunidad latina.

Los republicanos deben recordar que fueron precisamente las políticas de la autodeportación y de respaldo a leyes antiinmigrantes estatales y locales, las que llevaron al Gran Viejo Partido a la debacle de noviembre pasado.

El anuncio del exgobernador Jeb Bush de no ofrecer un camino a la ciudadanía en su plan migratorio es un absurdo, dado que había sido él un faro de sensatez, en la reparación del vínculo entre los latinos y su partido.

Una encuesta realizada por el grupo conservador Resurgent Republic y la organización Hispanic Leadership Network a finales del año anterior entre votantes latinos de Florida, Colorado, Nevada y Nuevo México, ratificó que el Partido Republicano tenía un problema de imagen con los hispanos.

Sin embargo, encontró que 38 por ciento de los encuestados se definieron como conservadores. Ese porcentaje se acerca más al 44 por ciento del voto latino obtenido por el expresidente George W. Bush, en 2004, que el 23 por ciento logrado por el exgobernador Mitt Romney en 2012.

A ojo de buen cubero, los republicanos captarían alrededor de cuatro millones de votantes potenciales, entre los 10 millones que resultarían legalizados por la reforma migratoria de 2013.

Por eso, el trabajo de relaciones públicas que tienen que hacer con los latinos, es el del partido que los abraza y no el del que los aparta.

El camino para el Partido Republicano no es dejarse atemorizar los sectores intolerantes del movimiento Tea Party, al que pertenecen la mayoría de los representantes afiliados al grupo de inmigración fundado por el nefasto excongresista de Colorado, Tom Tancredo.

Congresistas como Dana Rohrabacher, que le dio la bienvenida a su oficina a la soñadora Jessica Bravo, diciéndole "odio a los ilegales", no le hacen ningún favor. Tampoco es seguir ideas como las de Bill James, comisionado republicano del Condado de Mecklenburg, Carolina del Norte, que ha indicado que lo bueno de expedir licencias de conducir a los soñadores en ese estado es desarrollar una base de datos para deportar a sus familias.

Más bien, los republicanos deben beber en las aguas de Lincoln y del expresidente Ronald Reagan, que tuvo a bien legalizar a tres millones de indocumentados, quienes impulsaron la economía en los ochenta.

Rafael Prieto Zartha es el director editorial del semanario Qué Pasa-Mi Gente, en Charlotte, Carolina del Norte.

 

Seguir a Rafael Prieto Zartha en Twitter: www.twitter.com/@Rprietoz54

SIGUE VOCES