Huffpost Voces
Paty Soto 'Guapologa' Headshot

¡Que el invierno no lastime la piel de los niños!

Publicado: Actualizado:

Dedicado a Pablo Rodríguez Huerta

Llegó el pico del invierno, época en la que estamos más expuestos a cambios de temperatura, lo que repercute en la salud de la piel, en especial en la de los más pequeños del hogar. Incluso la piel más gruesa de los hombres necesita cuidados especiales...

Durante el invierno, el sol, el viento y las bajas temperaturas, características de esta estación, provocan una pérdida de humectación en la piel, en especial en zonas de los bebés y niños expuestas al medio ambiente, como mejillas y labios. Por lo tanto, si se observa que el menor presenta áreas rojas o siente picazón, se debe actuar con rapidez para evitar resequedad y más adelante lesiones que abran la puerta a gérmenes o bacterias.

A continuación, te comparto una lista de consejos para mantener la delicada piel de tus chiquitos protegida de las agresiones ambientales. (Click aquí para tips para mantener el color en tu piel)

  • Antes de comenzar, ten el hábito de lavarte siempre las manos y de utilizar únicamente productos especialmente adaptados a la piel delicada de tu bebé. Mustela Bebé cuenta con una amplia gama de productos de Higiene, Protección, Baño, Cambio de pañal y Bienestar.
  • En invierno y durante épocas de fuertes cambios de temperatura, nada mejor que utilizar Cold Cream para proteger la delicada piel de mejillas y labios del bebé. Este producto ofrece una eficaz protección, al crear una película protectora que permite una mejora de hasta un 95% en el nivel de hidratación de la piel del bebé.
  • No se te olvide que no hay edad mínima para protegerlos del sol: gorros y viseras son básicos, así como filtro de protección solar. Es excelente formarles el hábito de aplicarlo, así como se les lava las manos o cepillan sus dientes.
  • Los labios, son más propensos a la resequedad, por lo que con los cambios de temperatura, suelen agrietarse. En particular, en el caso de los bebés, el problema se agrava por el exceso de saliva ya que esto acelera la resequedad.
Si los labios del pequeño se vuelven secos y agrietados, puede que tenga un efecto negativo también en su alimentación al sentir dolor al comer, razón por la que mantener una adecuada humectación en esta zona se convierte es imprescindible, sobre todo en invierno. Productos específicos para esta área, como los que tienen base de manteca de cacao, son excelente opción para darle humectación a la zona de los labios. Dado que puede ser que termine en su boca, opta por las versiones orgánicas, disponibles en marcas y tiendas variadas.
  • Para los ojos, orejas y nariz, puedes utilizar una solución limpiadora ultra suave, ya sea formulada para bebés o agua micelar. Mustela y Bioderma son buenas opciones. Humecta un algodón y pásalo delicadamente sobre los párpados y alrededor del ojo; cambia de algodón para limpiar el otro ojo. Asea sus orejas con un pedazo de algodón enrollado entre tus dedos, únicamente sobre pabellón exterior, para evitar la formación de tapones de cerilla. Para la nariz, haz lo mismo y limpia suavemente la narina.
  • Limpia su cara las veces que sea necesario durante el día, sin olvidar limpiar la parte trasera de las orejas, donde suelen acumularse impurezas. De preferencia, usa una solución limpiadora que no necesite enjuagarse o una loción limpiadora con un algodón, que puedas enjuagar con agua de tocador. Para facilitarlo, considera usar toallitas húmedas.
Cuando cambies su pañal, realiza una limpieza minuciosa, especialmente en los pliegues donde la maceración puede provocar irritaciones.
  • Rocía en su ropita o en su cuero cabelludo algunas gotas de agua de tocador sin alcohol, especial para bebé, para perfumarlo suavemente. También servirá para estimular su sentido del olfato. Fíjate que el producto esté diseñado para infantes y/o niños, según la edad de tu pequeño.
  • La hora del baño también es esencial, le dará al bebé confort y muchas veces le inducirá el sueño. Antes de empezar a bañarlo, prepara todos los elementos necesarios. Previo a su aseo, debemos comprobar que la temperatura del agua sea la adecuada, usa la parte interna de la muñeca para definir si no está excesivamente fría o caliente.
  • Usa siempre jabón neutro, líquido o en barra, así no habrá riesgo de irritación. La cabeza y el cabello deben lavarse cada 2 o 3 días con un shampoo adaptado que no le irrite los ojos. Para enjuagarle el cabello, utiliza un vaso, una regadera de baño, un duchador o simplemente tu mano en cuenco, según lo te haga sentir más en control de tus movimientos.

El tiempo compartido con tu bebé y los cuidados que le des ayudan a crear lazos contigo, a formar su percepción del mundo y las relaciones, así que no desperdicies ninguna oportunidad para poner los cimientos para una mejor vida desde hoy y hasta que crezca.

TAMBIÉN VE:

26 soluciones para el sueño del bebé
de
Compartir
Twittear
PUBLICIDAD
Compartir esto
cerrar
Esta imagen