Más

Paty Soto 'Guapologa'

Recibir actualizaciones de Paty Soto 'Guapologa'
 

¡Que el invierno no lastime la piel de los niños!

Publicado: 30/01/2014 10:58

Baby Cold Weather
SusanGaryPhotography via Getty Images

Dedicado a Pablo Rodríguez Huerta

Llegó el pico del invierno, época en la que estamos más expuestos a cambios de temperatura, lo que repercute en la salud de la piel, en especial en la de los más pequeños del hogar. Incluso la piel más gruesa de los hombres necesita cuidados especiales...

Durante el invierno, el sol, el viento y las bajas temperaturas, características de esta estación, provocan una pérdida de humectación en la piel, en especial en zonas de los bebés y niños expuestas al medio ambiente, como mejillas y labios. Por lo tanto, si se observa que el menor presenta áreas rojas o siente picazón, se debe actuar con rapidez para evitar resequedad y más adelante lesiones que abran la puerta a gérmenes o bacterias.

A continuación, te comparto una lista de consejos para mantener la delicada piel de tus chiquitos protegida de las agresiones ambientales. (Click aquí para tips para mantener el color en tu piel)

  • Antes de comenzar, ten el hábito de lavarte siempre las manos y de utilizar únicamente productos especialmente adaptados a la piel delicada de tu bebé. Mustela Bebé cuenta con una amplia gama de productos de Higiene, Protección, Baño, Cambio de pañal y Bienestar.
  • En invierno y durante épocas de fuertes cambios de temperatura, nada mejor que utilizar Cold Cream para proteger la delicada piel de mejillas y labios del bebé. Este producto ofrece una eficaz protección, al crear una película protectora que permite una mejora de hasta un 95% en el nivel de hidratación de la piel del bebé.
  • No se te olvide que no hay edad mínima para protegerlos del sol: gorros y viseras son básicos, así como filtro de protección solar. Es excelente formarles el hábito de aplicarlo, así como se les lava las manos o cepillan sus dientes.
  • Los labios, son más propensos a la resequedad, por lo que con los cambios de temperatura, suelen agrietarse. En particular, en el caso de los bebés, el problema se agrava por el exceso de saliva ya que esto acelera la resequedad.


Si los labios del pequeño se vuelven secos y agrietados, puede que tenga un efecto negativo también en su alimentación al sentir dolor al comer, razón por la que mantener una adecuada humectación en esta zona se convierte es imprescindible, sobre todo en invierno. Productos específicos para esta área, como los que tienen base de manteca de cacao, son excelente opción para darle humectación a la zona de los labios. Dado que puede ser que termine en su boca, opta por las versiones orgánicas, disponibles en marcas y tiendas variadas.

  • Para los ojos, orejas y nariz, puedes utilizar una solución limpiadora ultra suave, ya sea formulada para bebés o agua micelar. Mustela y Bioderma son buenas opciones. Humecta un algodón y pásalo delicadamente sobre los párpados y alrededor del ojo; cambia de algodón para limpiar el otro ojo. Asea sus orejas con un pedazo de algodón enrollado entre tus dedos, únicamente sobre pabellón exterior, para evitar la formación de tapones de cerilla. Para la nariz, haz lo mismo y limpia suavemente la narina.
  • Limpia su cara las veces que sea necesario durante el día, sin olvidar limpiar la parte trasera de las orejas, donde suelen acumularse impurezas. De preferencia, usa una solución limpiadora que no necesite enjuagarse o una loción limpiadora con un algodón, que puedas enjuagar con agua de tocador. Para facilitarlo, considera usar toallitas húmedas.


Cuando cambies su pañal, realiza una limpieza minuciosa, especialmente en los pliegues donde la maceración puede provocar irritaciones.

  • Rocía en su ropita o en su cuero cabelludo algunas gotas de agua de tocador sin alcohol, especial para bebé, para perfumarlo suavemente. También servirá para estimular su sentido del olfato. Fíjate que el producto esté diseñado para infantes y/o niños, según la edad de tu pequeño.
  • La hora del baño también es esencial, le dará al bebé confort y muchas veces le inducirá el sueño. Antes de empezar a bañarlo, prepara todos los elementos necesarios. Previo a su aseo, debemos comprobar que la temperatura del agua sea la adecuada, usa la parte interna de la muñeca para definir si no está excesivamente fría o caliente.
  • Usa siempre jabón neutro, líquido o en barra, así no habrá riesgo de irritación. La cabeza y el cabello deben lavarse cada 2 o 3 días con un shampoo adaptado que no le irrite los ojos. Para enjuagarle el cabello, utiliza un vaso, una regadera de baño, un duchador o simplemente tu mano en cuenco, según lo te haga sentir más en control de tus movimientos.


El tiempo compartido con tu bebé y los cuidados que le des ayudan a crear lazos contigo, a formar su percepción del mundo y las relaciones, así que no desperdicies ninguna oportunidad para poner los cimientos para una mejor vida desde hoy y hasta que crezca.

TAMBIÉN VE:

Loading Slideshow...
  • E es para evitar contacto visual

    <strong>Por <em>Sabrina James</em>, Babytalk de <a href="http://www.parenting.com/">Parenting.com</a></strong> Para ayudarte a ti y a tu pequeño conseguir el sueño que tanto necesitan y merecen, aquí están algunos de nuestros consejos, trucos y hechos favoritos. Lo último que quieres hacer justo antes de la hora de dormir es emocionar a tu bebé. El contacto visual animado o prolongado contigo es una de las cosas más estimulantes para tu pequeño. Así que evita verle a los ojos cuando lo estás poniendo a dormir o al estarlo tranquilizando cuando se despierta.

  • B es para bañarse

    Agua tibia, combinada con caricias suaves y amorosas con una toallita, pueden relajar a cualquiera. Renuncia a los juguetes que avienten agua, y mantén la actividad y la voz baja para que a la hora del baño sea una experiencia relajante para tu pequeño.

  • C es para compartir el cuarto

    Ya sea que estés a favor o en contra de compartir el cuarto con tu bebé, los estudios han demostrado que los bebés que duermen en el mismo cuarto que sus papás crecen teniendo una mayor autoestima y menos ansiedad. Para compartir el cuarto de manera segura, pon su cuna a un lado de tu cama. (La Academia Americana de Pediatría no recomienda que tu bebé duerma en la misma cama que tú).

  • D es para alimentación en sueños

    Si tu bebé es del tipo que se despierta por la noche con hambre, una “alimentación en sueños” podría ayudar. Este concepto llamado así por el doctor Robert Bucknam, en su libro Para Hacerse Bebé Sabio, el término “alimentación en sueños” se refiere a una alimentación directa de la madre en la noche. En lugar de esperar a que se despierte con hambre, alimenta a tu bebé antes de que te vayas a dormir, cuando ella aún está dormida. Hay quienes creen que esta alimentación extra le llena la pancita lo suficiente como para que tenga un sueño ininterrumpido.

  • V es para vaciar la cuna

    Si tu bebé es del tipo que se despierta por la noche con hambre, una “alimentación en sueños” podría ayudar. Este concepto llamado así por el doctor Robert Bucknam, en su libro Para Hacerse Bebé Sabio, el término “alimentación en sueños” se refiere a una alimentación directa de la madre en la noche. En lugar de esperar a que se despierte con hambre, alimenta a tu bebé antes de que te vayas a dormir, cuando ella aún está dormida. Hay quienes creen que esta alimentación extra le llena la pancita lo suficiente como para que tenga un sueño ininterrumpido.

  • F es de fragancia

    Algunas naricitas pueden ser arrulladas con el aroma de una o dos gotas de aceite de lavanda natural en un pañuelo cerca de su cama. Aunque la lavanda y otros aceites esenciales son conocidos por sus propiedades relajantes y contra la ansiedad, no se recomiendan fragancias para niños menores de 6 meses de edad. Así que para aquellos demasiado jóvenes, así como para aquellos con narices o piel sensibles, olvídate del pañuelo con fragancia y prueba usando un detergente de lavandería sin aroma a la hora de lavar las sábanas de su cuna para reducir la incomodidad.

  • E es para ERGE

    Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE) es una razón médica que comúnmente no es diagnosticada por la cual algunos bebés tienen problemas para dormir. Causada por una disfunción en el músculo donde el esófago se une al estómago, la ERGE provoca que los ácidos suban por el esófago de tu bebé causándole dolor. Los síntomas que hay que tomar en cuenta incluyen regurgitación, malestar de tipo cólico, ahogo o asfixia y problemas de alimentación. Si tienes cualquier duda o preocupación acerca de la ERGE, consulta a tu pediatra.

  • M es para manos

    Al transferir a tu bebé a la cuna a la hora de dormir, trata de poner tu mano sobre su estómago, brazos y cabeza para consolarlo y calmarlo. Algo tan simple como tenerte cerca puede hacer maravillas para la seguridad de tu pequeño por la noche.

  • H es para hora ideal de dormir

    Por lo general es imposible hacer que un bebé demasiado cansado se duerma. Es importante establecer una hora fija para ir a la cama, y muchos expertos creen que entre las 6:30 y 7 P.M. es una buena hora de dormir para la mayoría de los bebés menores a un año de edad. "También toma en cuenta tu horario de trabajo y la necesidad de tu pequeño de pasar tiempo contigo," dice la doctora Nancy M. Silva, una pediatra certificada y miembro de la American Academy of Pediatrics en Brandon, Florida. Curiosamente, ir a la cama temprano no necesariamente significa que se vaya a levantar temprano, y dormir bien por la noche normalmente lleva a que se despierte más tarde.

  • P es para pijamas

    Tu bebecito adormilado en su pijama realmente no podría ser más adorable. Pero a veces los bebés desarrollan cierta sensibilidad a las telas sintéticas, lo que puede dificultar el sueño. Trata de usar fibras naturales como el algodón para evitar irritación. Toma en cuenta que la ropa de dormir que no es ignífuga (como las pijamas de algodón) le debe de quedar ajustada, de acuerdo con la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos.

  • M es para mantenerlo fresco

    ¿Te has dado cuenta de que siempre duermes mejor cuando la temperatura es la correcta? Pues con tu bebé es igual. La Academia Americana de Pediatría recomienda mantener la temperatura en la habitación de tu bebé entre los 18° y 21 °C grados para prevenir el Síndrome de Muerte Súbita Infantil (SIDS, por sus siglas en inglés).

  • O es para oscuridad

    Para ayudarle a tu pequeño a que entienda que es la hora de dormir, mantén su cuarto oscuro. Olvídate de las lucecitas de noche y utiliza cortinas oscuras o persianas gruesas para simular que es de noche durante el día. Cuando sea hora de despertar, ya sea por la mañana o después de una siesta, abre las cortinas y deja que entre la luz para ayudarle a comprender la diferencia.

  • M es para masaje

    Los bebés y niños pequeños que disfrutan de un masaje de 15 minutos a la hora de dormir se duermen más rápido que aquellos a los que sólo se les lee una historia, de acuerdo con estudios hechos en la University of Miami Touch Research Institute. Así que saca el aceite para bebés de su escondite y masajéalo con movimientos suaves y aplicando presión moderada.

  • S es para siestas

    Aparte de los obvios beneficios de las siestas (te da tiempo de bañarte, checar tu e-mail, hacer tus llamadas telefónicas), las siestas también son importantes para el desarrollo físico y mental de tu bebé. No omitas las siestas con la esperanza de que tu bebé duerma más durante la noche, ya que sucederá lo contrario.

  • P es para oañales nocturnos

    Los pañales mojados por la noche pueden ser muy molestos. Si se duerme con un pañal mojado (sus hábitos intestinales deben de cambiar inmediatamente), y no estás tratando una rozadura por el pañal, no lo despiertes. Los pañales nocturnos súper absorbentes, aunados a la aplicación de una crema protectora de piel de ser necesario por el pañal, le mantendrán cómoda y, con suerte, dormida.

  • CH es para chupones

    Un chupón a la hora de dormir puede ayudar a tu pequeño a calmarse y dormir, y los estudios muestran que también puede protegerlo contra el Síndrome de Muerte Súbita Infantil. Un truco de mamá: cuando tu bebé esté dormido profundamente, quítale el chupón de la boca para que no se despierte si se le llega a salir. Asegúrate de que el chupón que usa sea suave, para que no le lastime si se da la vuelta y termina encima de él.

  • S es para soluciones extravagantes

    Nunca sabes realmente que funcionará, ni de lo que estarás dispuesto a hacer a la mitad de la noche. Hemos escuchado historias de bebés meciéndose en un columpio para bebés toda la noche, de papás manejando lentamente alrededor de la cuadra (una y otra vez), y de mamás sentadas en la secadora de ropa meciendo a su pequeño. Nadie está juzgando; todos hemos estado ahí. Lo que sea que funcione, siempre y cuando sea seguro.

  • R es para rutinas

    No es ningún secreto que las rutinas consistentes al anochecer pueden ayudar a que tu bebé entienda que es la hora de dormir. Elige un ritual relajante y aférrate a él. La consistencia es la clave.

  • E es para envolver

    Pregúntale a cualquier padre nuevo, y muchos te dirán que hacer un “taquito de bebé” es una de las habilidades más importantes en lo que se refiere al sueño de tu bebé. Tu recién nacido estaba acostumbrado a estar empacado apretadito en tu vientre, así que al envolverlo en una cobija se asemeja a aquella experiencia, ayudándolo a dormir mejor.

  • C es para contar un cuento

    A estas alturas realmente no importa si se trata de Crepúsculo (ella no podrá entender todavía y más valdría que te entretengas a ti misma), leerle un cuento antes de dormir con una voz suave es relajante. También es un gran hábito para hacerlo a lo largo de toda su infancia.

  • S es para Señales

    En vez de esperar a un colapso total, busca las señales de que está cansado. Tal vez se talle los ojos, se ponga necio, o bostece. Algunos bebés, cuando están demasiado cansados, puede que hagan justo lo contrario y se comporten acelerados, lo que puede confundir a los papás. Pon atención a las señales únicas de tu bebé, y será más fácil determinar cuándo está listo para irse a la cama.

  • Cuando nace tu bebé, tu voz ya le es familiar y por lo tanto tiene un efecto positivo en ella. Decirle "shhhh" o hablarle con un tono relajante puede ayudar a tu bebé a viajar hacia la tierra de los sueños sintiéndose segura sabiendo que mamá está cerca.

  • R es para ruido de fondo

    ¡No le des a tu bebé el tratamiento del silencio! En el útero, el bebé estaba acostumbrado a oír sonidos constantes, como tu corazón latiendo y el estómago haciendo ruidos, así que el silencio puede que lo desconcierte. Algunos bebés duermen más fácil si prendes un aparato que haga ruido de fondo o un ventilador.

  • B es para besos

    Como si necesitaras una razón más para bañarlo a besos y abrazos: "Cuando te acurrucas con tu pequeño angelito antes de dormir, lo hace sentir más seguro y amado, lo que le permite dormir más profundo y por más tiempo”, dice Silva.

  • Y es para You Are My Sunshine

    Desde Brahms hasta Beyonce, no importa cuál sea la canción que elijas (el concierto de rock para un bebé es la canción de cuna para otro), cantar es una excelente manera para calmar a tu pequeño adormilado y presumir tu melodiosa voz. Según las investigaciones, cantar ayuda a aliviar los niveles de estrés, así que tu pequeña sesión de American Idol podría hacer que te sientas relajada también.

  • Z es para Zzz

    ¿Qué es ese sonido? Nada. Tu bebé está dormido. Ahora deja de hablar y disfruta del silencio.

 

Seguir a Paty Soto 'Guapologa' en Twitter: www.twitter.com/@Guapologa

SIGUE VOCES