Nelly Apaza Retamoso

Recibir actualizaciones de Nelly Apaza Retamoso
 

Diálogos y no diálogos de paz

Publicado: 17/09/2012 15:35

ollanta humala

El presidente peruano Ollanta Humala aseguró que su gobierno no dialogará con remanentes de Sendero Luminoso, SL, el grupo terrorista que asoló al país andino por casi dos décadas y considerado como uno de los más sanguinarios del mundo.

Humala dijo en declaraciones a la prensa extranjera que, por el contrario, se les va a combatir y a vencer. Los senderistas continúan sus acciones armadas, ahora dedicadas a proteger a los narcotraficantes que se mueven en la zona denominada Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM).

La respuesta del mandatario tuvo relación con la reciente decisión del presidente colombiano Juan Manuel Santos, de iniciar un diálogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, acordado con los máximos dirigentes del grupo insurgente más antiguo del hemisferio. No obstante Humala saludó el inicio de las negociaciones para la pacificación en el país vecino.

Santos, fue enfático en precisar que este proceso de paz que se inicia tiene diferencias muy marcadas con los anteriores intentos, como realizarlas en el exterior, con absoluta reserva y sin tiempos limitados.

Colombia lleva casi medio siglo en guerra con el grupo armado con un saldo de miles de víctimas. A las FARC internacionalmente se les denomina terroristas, son autores de secuestros indiscriminados y por último, acusadas de asociarse con narcotraficantes, convirtiéndose, al igual que SL peruano, en narcoterroristas.

La muerte de los máximos jefes de las FARC, la situación de miseria en que viven sus militantes y el rechazo de los colombianos a su acciones delincuenciales, son al parecer, las razones que los lleva a buscar la paz y deponer las armas.

Además, la experiencia del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, de El Salvador, la guerrilla que surgió en 1980 en respuesta a décadas de gobiernos dictatoriales en el país centroamericano, y que hoy gobierna, es el espejo en el que se miran las FARC. El FMLN firmó la paz con el gobierno salvadoreño en 1992, con los acuerdos suscritos en México.

Hoy es el partido gobernante y la primera fuerza política de izquierda de El Salvador. En 2009, se hizo de la Presidencia de la Republica con su candidato Mauricio Funes, un periodista que nunca militó en el FMLN, pero sus constantes denuncias de corrupción del gobierno de turno y su defensa de los intereses nacionales, lo acercaron al FMLN.

La gran diferencia entre el FMLN y las FARC, como también con SL, es que el movimiento guerrillero salvadoreño mantuvo sus principios y objetivos políticos e ideológicos, no usaron el terror o secuestro en su lucha armada. El Salvador vivió una cruenta guerra civil con decenas de miles de muertos y que dio lugar a otros tantos desplazados que dejaron el país para librarse del fuego cruzado. Los combatientes del Frente, gozan ahora de respaldo popular.

Las FARC, de llegar a buen fin las conversaciones de paz, buscarían asociarse con Marcha Patriótica, organización política calificada de plural e incluyente y que podría acoger a los desmovilizados que dejen las armas. Sin embargo, aun hay fuerte oposición de políticos, de sectores de la sociedad civil y analistas colombianos que dudan del arrepentimiento de las FARC y de la firma de un acuerdo de paz.

En Perú, no hay la mínima posibilidad de un diálogo con los terroristas de SL, más bien existe un total rechazo a cualquier intento de participación política de ellos. El Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales, MOVADEF, careta política del grupo terrorista, ha sido rechazado por el Jurado Nacional de Elecciones, por todos los partidos políticos democráticos y el pueblo en general. Su presidente Alfredo Crespo, es abogado de Abimael Guzmán, fundador e ideólogo de Sendero Luminoso, condenado a cadena perpetua hace 20 años.

El Movadef, aboga por la libertad de Guzmán y los otros cabecillas encarcelados. Sus integrantes mantienen la ideología maoísta, con la cual pretenden llegar a gobernar y no descartan hacerlo con una nueva lucha armada y de terror. Nada más irrazonable para un país democrático. Por lo demás, Sendero Luminoso no plantea diálogo con el gobierno porque sabe ya la respuesta que recibirá.

El presidente Humala afronta un posible resurgimiento de acciones terroristas de SL, que en estos meses de 2012 asesinaron a por lo menos 20 soldados y policías que luchan en el VRAEM. A pesar de la captura de otro importante cabecilla senderista este año, los narcoterroristas, que cuentan con armamento moderno y apoyo económico de los narcotraficantes de la zona, están dando serios problemas al gobierno.

Las FARC tienen la posibilidad de reinsertarse a la vida nacional de su país como una fuerza política legal. Para Sendero Luminoso todas las puertas para ingresar a la vida democrática están cerradas y el pueblo peruano espera que sea para siempre.

También en HuffPost Voces:



¿Te gustó este artículo?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 
SIGUE VOCES