Más

Mariana Rodriguez Pareja

Recibir actualizaciones de Mariana Rodriguez Pareja
 

Migrantes en riesgo: invisibles en México

Publicado: 06/11/2012 08:35

migrantes mexicanos

Hace algunos días, leí que había culminado su recorrido la caravana de familiares, principalmente madres, de inmigrantes centroamericanos desaparecidos en México. ¿En dónde culminó? En Oaxaca, y - para finalizar- las mujeres realizaron oraciones alrededor de unas 60 fosas en Arriaga, que guardan los restos de migrantes, cuyos familiares no han reclamado, asimismo lo hicieron en Tapachula, en donde existe un mayor número de fosas comunes.

La caravana, llamada "Liberando la esperanza" - con familiares y por sobre todo mamás procedentes de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua- buscaba llamar la atención pública y- especialmente-, de las autoridades mexicanas sobre los abusos a los que son sometidos los llamados "indocumentados".

La travesía duró 19 días y pasó por 14 estados del país.

Una gran noticia, es que en el recorrido cinco mamás se reunieron con sus hijos desaparecidos, y se encontró a un sexto desaparecido, aunque no se pudo encontrar con su madre.

Si bien no se logró que se alcanzaran mayores objetivos, todo parece indicar que fue positivo porque se le sigue dando visibilidad al asunto, brindándole voz a los activistas y familiares. Por ejemplo, en Tultitlán, el fraile franciscano de la Casa del Migrante de Tabasco, Tomás González, habló en representación de las madres que buscan a sus hijos, y demandó al gobierno central a no vulnerar los derechos de los migrantes.

¿Qué agregar sobre esto cuando estamos frente al dolor incalculable de esas familias?

Estos migrantes en la búsqueda de una vida mejor en Estados Unidos, emprenden un camino plagado de peligros y se convierten en presa fácil de secuestros, abusos de toda clase, explotación sexual y laboral y son utilizados como mercancía por redes criminales. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos son, ni cuántos fueron, ni dónde están y como pasa en muchos casos, pasan a ser invisibles y sólo recordados por sus familias, quienes en la mayor parte de los casos no cuentan con medios para poder a dar a conocer la desaparición.

Muchas familias no saben si sus hijos llegaron efectivamente a Estados Unidos o si quedaron por el camino.

Hace días nomás, que el pasado 3 de octubre, al menos 40 migrantes irregulares que cruzaban el país fueron secuestrados de un tren de carga. Se desconoce su paradero y se teme por su seguridad. Mientras tanto, en Tabasco, otros migrantes irregulares fueron víctimas de maltratos y lesiones, resultado de operativos migratorios, según Amnistía Internacional.

La misma organización llamó a México a considerar en "su política y en sus prácticas los procedimientos de detención de migrantes irregulares, para asegurar que están en armonía con los estándares de uso proporcionado de la fuerza y que se tomen todas las precauciones necesarias para asegurar que estas operaciones no ponen a las personas migrantes en riesgo".

Amnistía no es la única organización que denuncia estos abusos: el Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM) señaló "que de 2006 a la fecha, esta situación, lejos de aminorar se ha ido agravando particularmente en estos días de fin de sexenio, cuando se registra un alarmante incremento en las muertes, secuestros, desaparición de migrantes, tortura, detenciones arbitrarias, secuestro, extorsiones, violaciones a mujeres y hombres, venta de órganos y tráfico y trata de personas donde el 66% son mujeres"

Volvemos a lo de antes: la vulnerabilidad, las redes criminales, los invisibles. Un Estado que no se hace cargo que está sucediendo esto, olvidándose que son hijos de alguien, que son hermanos de alguien y que es gente que ha tenido que seguramente, con mucho dolor dejar sus casas y sus familias para ir en búsqueda de un futuro más promisorio para las generaciones futuras.

¿Cómo hacemos para que ellos sean visibles y para darles garantías mínimas de seguridad y salubridad? ¿Nunca se las ha ocurrido pensar que el día de mañana podríamos ser nosotros o nuestros hijos quienes tengamos que estar en esa situación?

Y esto me recuerda al valiente sacerdote Alejandro Solalinde- a quien ya mencioné en este mismo blog- y es un gran defensor de derechos de los migrantes y director de un albergue en Ixtepec Oaxaca. Solalinde fue amenazado de muerte y sigue luchando por los migrantes, aún ante el peligro que esto representa y ante la falta de cumpliendo de las medidas de protección para el y su equipo en el Albergue, ordenadas por la CIDH pero incumplidas por México.

A semanas del inicio de una nueva etapa en el país, ojalá que este importante tema sea tomado en cuenta por las autoridades. Ojala que no tengamos que seguir sumando desaparecidos a esta lista interminable que ya tenemos, ni más víctimas a las redes de trata de personas. ¿Será?

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 

Seguir a Mariana Rodriguez Pareja en Twitter: www.twitter.com/maritaerrepe

SIGUE VOCES