Mariana Rodriguez Pareja

Recibir actualizaciones de Mariana Rodriguez Pareja
 

Algunas lecciones

Publicado: 26/10/2012 10:09

trafico de personas

A propósito de un post que escribí hace algunas semanas, leí que México tomará un papel más activo a nivel regional en la lucha contra la trata de personas y ayudará al resto de los países a adelantar legislación y brindar capacitaciones.

Creo que esta es una gran noticia y la celebro.

El país es pionero en la región en llevar a cabo la campaña "Corazón Azul" contra la trata de personas- y el lanzamiento en 2010 fue con la presencia del mismísimo Presidente Calderón. Esta campaña tiene como finalidad movilizar apoyo y servir de inspiración a las personas que luchan contra la trata de personas.

México también fue enérgico hace días nomás en su intervención en la Conferencia de la ONU contra la Delincuencia Organizada Transnacional, al asegurar que el gobierno respalda de manera decidida la aplicación global de la Convención de Palermo y sus protocolos. Este Protocolo es hoy día el instrumento internacional más importante contra la trata de personas.

Y puedo seguir enumerando noticias por un rato, para sólo confirmar que México está consciente de que cada año miles son víctimas de la esclavitud moderna. Es que ya sea para fines sexuales o laborales, es el segundo delito más importante en todo el territorio en términos de ganancias, según señaló a Milenio el Presidente de la Comisión de DDHH del DF Luis González Placencia. Y tal como escribí en un post anterior, la trata de personas es un problema creciente en el país y se diversifica rápidamente. O sea que no hablar de trata en México es ignorar parte de a realidad del país y de muchísimos mexicanos.

Pero no sólo mexicanos.

México es lugar de paso para migrantes que dejan atrás sus países (sus familias e historias) y buscan llegar a Estados Unidos. Estos migrantes están en riesgo constante de ser víctima de delitos por parte de narcotraficantes y otras bandas criminales, como traficantes de personas. Estos migrantes son sumamente vulnerables y son generalmente obligadas a ponerse a merced de los malvivientes que los exponen a todo tipo de vejámenes y maltratos. Anualmente 140,000 centroamericanos, según cifras oficiales ingresan a México camino a EUA. Claro que esta cifra es bastante mayor según las ONG, tal como lo señala Amnistía Internacional.

México nos preocupa a todos: esto está muy claro y que este tema sea- o siga- siendo encarado como es debido y seriamente por las autoridades y de manera coordinada en todos los niveles de gobierno es imperativo y que estas experiencias puedan ser transmitidas a otros países será muy importante.

Queremos aprender de los aciertos.... y también de los desaciertos de México.

Y por último, el país se caracteriza por tener una sociedad civil muy comprometida, que trabaja mucho todos los días, sin tregua, sin pausa ni descanso, con escasos recursos, para educar, prevenir, erradicar este crimen y para brindar apoyo a las víctimas y a sus familias.

Sobre este punto último quiero hacer una breve anotación, puesto que he estado mirando el trabajo de varias organizaciones locales y veo muy presente un tema no menor que tiene que ver con las víctimas recuperadas o liberadas.

A veces los comunicadores, nos olvidamos de contemplar otro de los matices que tiene esta lucha: una vez que las víctimas son rescatadas de ese calvario necesitan de mucho amor, mucho apoyo afectivo, moral, psicológico y contención para poder recuperarse y retomar sus vidas. No es como lo vemos en las películas, que una vez rescatadas pueden regresar a casa sin más: el trabajo post es también importantísimo, puesto que no todos los seres humanos tenemos la misma fuerza y la experiencia de cada una de las víctimas es intransferible.

Creo que es un tema para pensar y conversar, ¿cómo podemos ayudar a las víctimas que han sido recuperadas?

Tenemos que tener presente que en esta lucha contra la esclavitud moderna las víctimas
son nuestros hijos, porque son hijos de alguien;
son nuestros hermanos, porque son hermanos de alguien;
son nuestros sobrinos, porque son sobrinos de alguien;

... es que las víctimas podemos ser nosotros mismos, ¿tú querrías que te dejen solo?
Yo no.

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 

Seguir a Mariana Rodriguez Pareja en Twitter: www.twitter.com/maritaerrepe

SIGUE VOCES