Marian de la Fuente

Recibir actualizaciones de Marian de la Fuente
 

Venezuela: 'Compuesto pero sin novia'

Publicado: 10/01/2013 16:38

asuncion chavez


Venezuela celebra hoy la fiesta de investidura del presidente Hugo Chávez sin su invitado de honor. Hoy es la fecha en la que el mandatario debería tomar posesión de su cargo como Presidente por los próximos seis años y sin embargo el país se ha quedado "compuesto y sin novia". Envuelto en un halo de intrigas y secretismo sobre el verdadero estado de salud del mandatario. Hoy solo hay algo claro: Chávez no asistirá a su toma de posesión ,pero seguirá siendo presidente.

El clima político por esta decisión, ha hecho estallar varios termómetros. Algunos aseguraban que debería declararse ya "la falta temporal del mandatario" ausente desde hace más de un mes en Cuba para someterse a la cuarta intervención quirúrgica, contra el cáncer que padece y una supuesta crisis respiratoria provocada por una infección postoperatoria.

Otros, "la falta absoluta" que obligaría de inmediato a convocar nuevas elecciones en el plazo de 30 días; y otros, alegan, como el Gobierno, que ante este vacío en la Constitución, simplemente la toma de posesión debería postergarse hasta que Chávez se encuentre en condiciones de poder regresar a Venezuela.

Como era de esperar, el Tribunal Supremo dio la razón al gobierno: No existe ni falta temporal, ni falta absoluta de Chávez. Maduro sigue al frente del Gobierno y se prorroga la acción gubernamental sine die. Una decisión que deja claro que no es necesario que el líder venezolano asuma una nueva toma de poder por tratarse de un presidente reelegido por el pueblo.

Luisa Estela Morales, presidenta del TSJ fue tajante en el tema: "No hay ausencia ni temporal ni absoluta. El gobierno continua sus funciones y el Presidente podrá juramentarse después del 10-E." Nada extraño si tenemos en cuenta que en los últimos diez años, el alto tribunal jamás se ha opuesto en ninguna de sus sentencias al Gobierno. Esta vez, la clave para el TSJ está en que Chávez es un presidente reelecto democráticamente por el pueblo, por lo que se puede posponer la toma del cargo según el artículo 231 de la Constitución aprobada en 1999.

La cuestión en esa afirmación es que para una gran mayoría de demócratas no solo en Venezuela sino en cualquier rincón del mundo, la democracia es mucho más que elecciones. A todas luces, estar ausente en una toma de posesión no es lo mismo que estar ausente en el ejercicio de las funciones como Presidente y más grave aún, que el pueblo no tenga información imparcial de lo que realmente está sucediendo con su líder, ausente desde hace un mes en Cuba.
Y esto precisamente es lo que desata la polémica.

A nadie se le escapa que la actual Constitución venezolana es una herramienta, un juguete del civismo usada para legitimizar todas sus artimañas políticas. Muy poco se puede avanzar por el sendero de la legalidad cuando el que "hace la ley, hace la trampa" y el Tribunal Supremo se tiñe de servilismo chavista controlando todos los resortes de un poder de Estado que desconoce la división de Montesquieu y apuesta por su propia trilogía para controlar al Estado: Petróleo, Fuerzas Armadas y Tribunal Supremo.

Queda claro que los varones de esta deformada representación de "Dios en la tierra" y aparente "dueño de la palabra y designios bolivarianos en su especial cruzada", están dispuestos a atrincherarse en el poder a toda costa. Las conspiraciones soterradas, la alianza entre el Presidente de la Asamblea Nacional ,Diosdado Cabello, el Vicepresidente Nicolás Maduro y el resto de los asalariados chavistas se imponen por su propia supervivencia y se alejan cada vez más del sueño de la legitimidad democrática o el simple respeto al pueblo venezolano al que no le importante tanto las formas como el fondo.

Porque Chavista o no, el ciudadano de Venezuela tiene todo el derecho a saber con exactitud que este pasando son su líder. Porque esconder o tergiversar la información sobre la salud de Chávez ,es una clara afrenta democrática que no hace sino disparar la rumorología, la avaricia y los temores y la calle, no puede sustraerse de este debate.

De hecho, el Gobierno, ha tenido que recurrir a ella para legitimizar la ausencia del Presidente. En el día en que tomaría el báculo presidencial y se dirigiría a sus seguidores, han sido estos quienes se dirigirán al presidente en una ceremonia de apoyo y "aclamación masiva" frente al palacio de Miraflores, sede del gobierno Venezolano y que contará con el "besamanos" de los representantes de su triunvirato bolivariano cada vez mas extendido en Latinoamérica, encabezado por el Vicepresidente cubano, Miguel Díaz Canel, el presidente de Bolivia, Evo Morales, el de Nicaragua, Daniel Ortega, el presidente de Uruguay, José Mujica, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño y el de argentina Héctor Timerman.

De nada le sirvió al líder opositor Enrique Capriles levantar su voz para instar a que la comunidad internacional no se sumara a la "pantomima". En una intervención duramente criticada por el ala más dura de la oposición venezolana por lo que consideran falta de liderazgo y hasta "de pantalones" ,Capriles manteniendo su cuestionada política de "no agresión", no quiso convocar al pueblo a un escenario de confrontación y se limitó a criticar lo que considera una violación a la Constitución y a la verdad.

La misma verdad que ahora me viene a la mente, se convirtiera en una de las alusiones principales de Chávez en su discurso de investidura de 1999:

"....Esa es nuestra realidad señores, y yo aunque hay un viejo dicho que por allí anda rodando, según el cual «por la verdad murió Cristo>> yo soy uno de los que cree que si por la verdad murió Cristo, y si por la verdad tiene que morir uno más, pues aquí estoy a la orden; pero no podemos seguir mintiéndonos a nosotros mismos, no podemos seguir engañando a nuestros hijos, a nuestros jóvenes, hablándoles de mundos que no existen. No. Una de mis principales tareas queridos amigos y así la asumo, es decir las verdades en las que creo, porque la verdad, la verdad verdadera, sabemos nosotros los católicos que la tiene Dios. Pero las verdades de las que uno está convencido, yo las voy a decir, de diversas maneras...."

Hoy 10 de Enero, quizá su discurso de investidura hubiese sido distinto porque la verdad, esa por la que estaba dispuesto a morir, simplemente, ya no existe en Venezuela.

 

Seguir a Marian de la Fuente en Twitter: www.twitter.com/mariandelafuent

SIGUE VOCES