Marian de la Fuente

Recibir actualizaciones de Marian de la Fuente
 

Jenni Rivera: su muerte destapa negocios turbios

Publicado: 20/12/2012 18:30

jenni negocio sucio

Sin duda, la trágica desaparición de la "Diva de la Banda", la "Gran Señora", Jenni Rivera ha dejado grandes interrogantes en torno a su muerte, pero también ha destapado una especie de "Caja de Pandora" cuyos vientos podrían arrastrar conspiraciones y traiciones, motivadas por el lavado de dinero procedente de los Cárteles de la droga mexicanos y el oscuro y peligroso mundo que se esconde tras este lucrativo y sucio negocio.

La sombra del narcotráfico, de una u otra forma, sigue escondida tras la luz de la artista y hasta este momento, su estigma aparece en cada pieza de este trágico rompecabezas. Como aseguraba, en exclusiva, la pasada semana a raíz de las declaraciones de un informante cercano a una investigación abierta del ICE, La "Gran Señora" se habría negado a lavar dinero de cártel de los Zetas, tras un ofrecimiento que le llegaría de alguien cercano a su entorno. Esa negativa, como apuntábamos, podría haber tenido consecuencias. Hoy siguen saliendo a la luz datos impactantes que no alejan precisamente la teoría.

Según declaraciones de Agustin Treviño, un pastor que vive en uno de los ranchos de la comunidad de la Colorada, ubicada a dos kilómetros del Ejido Tecotes, primero escuchó un fuerte estruendo " como un relámpago gigante" y después "una fuerte explosión parecida a un intenso y ensordecedor aguacero", tal como lo declaró en varios medios de comunicación al ser entrevistado.

Aparentemente, cuando fueron a dar el parte a las autoridades de la Comisaria, todos los policías estaban consignados ese día y por tanto hubo que esperar casi dos horas para que las autoridades llegaran desde más lejos al lugar del accidente.

Tal como lo ha publicado en varios medios, Treviño, quien guió a militares y policías federales al lugar del accidente, dijo que tuvo un mal presentimiento cuando vio los destellos de luz en la madrugada. "Se vio mucha luz, fue como una explosión en el aire. Nunca había visto algo así aquí, y luego me dio un mal presentimiento", expresó.

Por otro lado, la empresa propietaria del aparato aún al día de hoy sigue siendo investigada por la DEA. Lisa Webb Johnson, portavoz del organismo, aseguró sin prestar más detalles, que los aviones de la Compañía Strawood Managemente, establecida en Las Vegas, fueron decomisadas en Texas y en Arizona. El supuesto propietario es un ex convicto mexicano, Christian Esquino, con amplio record delictivo.

De acuerdo a informaciones aparecidas en ABC News, Fox y CNN, Los registros de una Corte Federal en la Florida, revelan que en el 2005 el empresario obtuvo de forma fraudulenta licencias para pilotos, códigos de aeropuertos, números de serie de partes de aeronaves y falsificó sellos de inspecciones para aumentar significativamente el valor de los aviones que posteriormente vendía. Se declaró culpable de todos los cargos y fue sentenciado a 24 meses de prisión.

Tal como aparece en HuffPost Voces, a principios de la década de los noventa, se vio inmerso en una amplia investigación por drogas que comenzó con la captura de Robert Castoro, un importante traficante de marihuana y cocaína a la Florida, y quien a su vez tenía relaciones directas con cárteles colombianos del narcotráfico en la década de los ochenta.

Junto a otros 12 demandados, Esquino fue acusado formalmente en esa pesquisa por reconocer que tenían pensado vender más de 480 kilos (1.058 libras) de cocaína, de acuerdo con registros de la corte, y fue consignado bajo los cargos de tráfico de drogas, por facilitar el uso de aviones a narcotraficantes para transportar esa droga desde Colombia hasta el Sur de Florida.

Dentro de sus hazañas, otro de los cargos que aceptó fue el de conspirar para evitar el pago de impuestos a la Administración de Hacienda de Estados Unidos o IRS, por lo que fue sentenciado a cinco años de prisión.

La propia DEA lo tuvo bajo investigación por sus presuntos vínculos con el "Cártel de Tijuana" e incluso alguna fuentes aseguran que su familia ya tendría nexos desde antes con el mismísimo Chapo Guzmán, con el que habría hecho negocios en la compra de aviones. En estos momentos, en México, también tiene un caso abierto al ser detenido como testigo clave en el caso del complot para ingresar a México a Saadi Gaddafi, hijo del extinto líder libio Muammar Gaddafi.

Pero las casualidades o causalidades no paran ahí. Como yo les adelantaba en mi articulo sobre la conexión de los Zetas con la muerte de Jenni Rivera, la necesidad de dinero para los narcotraficantes es mucho más importante que la propia droga.

Ese dinero metálico, les permite extender su poder de corrupción comprando voluntades en todos los estratos de la sociedad. A nivel político, lo hacen a través de la financiación encubierta de campañas políticas que en muchos casos conducen a esos candidatos a la propia presidencia, convirtiendo a los delincuentes e "intocables", comprando gobernadores y alcaldes..

A nivel social, usando los vacíos legales de muchos contratos de deportista de elite, artistas que cobran en metálico y manejan la taquilla, productores musicales independientes o clubes de futbol y corrompiendo el sistema de Seguridad y Justicia y a nivel económico, usando las instituciones financieras como las grandes lavadoras capaces de hacer "coladas" de billones de dólares.

Como ustedes recordaran, varios bancos aceptaron haber tenido nexos con los carteles de la droga mexicanos y colombianos lavando miles de millones de dólares, por lo que tuvieron que pagar grandes sumas para resolver demandas, según las cuales, transferían dinero para gente o empresas que figuran en una lista negra de Estados Unidos: Credit Suisse pagó 536,000,000 de dólares, Barclays 298,000,000, Lloyds 350,000,000, ING 619,000,000 y el Royal Bank of Scotland 500,000,000 de dólares por el supuesto lavado de dinero en el banco holandés ABN Amro. En EEUU, Wachovia comprada después por Wells-Fargo y el propio Bank of America.

Sin embargo, nada tan escandaloso como el mayor banco Europeo, el británico HSBC en México que lavó al menos 881,000,000 de dólares del cártel de Sinaloa, de Joaquín "El Chapo" Guzmán y del cártel del Valle del Norte de Colombia como resultado de sus laxos controles de 2006 a 2010, según documentos judiciales estadounidenses.

Lo más impresionante es que el propio narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán, depositó dinero en este banco para la compra de un avión que utilizó para traficar cocaína, de acuerdo a reportes de la DEA.

Como reportó Univision, a través de esta institución bancaria, el cártel de Sinaloa realizó los pagos de compra de un avión Súper King 200 con matrícula N25MR, usado para el tráfico de ese estupefaciente. Y no fue solo uno, sino aparentemente 13. El cártel de Sinaloa utilizó al HSBC para sus operaciones financieras en mercados ilícitos, lo cual quedó consignado en documentos que el gobierno de Estados Unidos presentó en su contra ante la corte de Nueva York.

Lo más impactante es que se pagó una multa de 1,900,000,000 de dólares. Pero esa cifra es intrascendente en vista de que HSBC tuvo ganancias del orden de los 17,000,000,000 solo el año pasado. Y lo más grave ¡En ningún caso hubo un solo detenido!

Como poco, resulta curioso que se paguen multas millonarias, que recuperan el primer año, con los intereses obtenidos de esas cuentas de billones de dólares. Una multa pero nunca un solo detenido. Irónicamente uno puede ir a la cárcel por no pagar al IRS, pero queda impune tras permitir un delito de semejantes características.

¿Las razones? Tal vez sean las mismas que envuelven el misterio de la muerte de la "Gran Diva de la Banda." A primera vista, cuando la verdad molesta mejor apagarla. Sin embargo, en crímenes de esta envergadura, ¿quién es más delincuente?, ¿el que delinque o el que lo permite apuntando el dedo hacia otro lado porque los "daños colaterales" importan menos que los beneficios? La pregunta está en el aire, que cada uno saque sus propias conclusiones.

 

Seguir a Marian de la Fuente en Twitter: www.twitter.com/mariandelafuent

SIGUE VOCES