María José Musi

Recibir actualizaciones de María José Musi
 

Una tarde en el Distrito Federal (FOTOS)

Publicado: 01/02/2013 09:51

Paseodf

La ciudad de México es especial y hay que verla con ojos distintos, de lo contrario es imposible entenderla.

Aquí, es necesario aplicar el plan B porque probablemente lo que tenemos pensado de una tarde turística en la capital mexicana resultará completamente distinta a lo estimado, así fue para mí un día en el que tenía la intención de visitar Palacio Nacional pero, la irrupción de manifestantes en la plancha del Zócalo me hizo alterar el recorrido y dedicarlo a caminar por las calles del Centro Histórico y la Catedral Metropolitana.

Acompañada de mi guía turística, al ver que nuestra tarde se frustraría, decidimos pararnos un momento a observar la fachada del Palacio Nacional; ahí las anécdotas y datos curiosos referentes a este emblemático edificio comenzaron, por ejemplo... nunca había notado que más que un palacio ostentoso, por su construcción tiene un aspecto de fortaleza y es que en realidad fue construido siguiendo con los planes de una cárcel peruana que, por causas que nunca sabremos se confundieron en un barco que venía de la Nueva España y ese fue el resultado.

La plancha del Zócalo lucía extrañamente vacía, la espera de los manifestantes hacían que todo se viviera en una tensa calma pero el detenerse en el centro de esta explanada es una experiencia sensorial, a la izquierda un hombre con micrófono en mano hablaba del final de los tiempos y de la opción de salvación que él ofrecía para que nuestra alma llegara al mejor lugar, mientras que enfrente era posible ver un camión de la Secretaría de Salud de la ciudad en el que se ofrecían mastografías gratis... ver esto, para muchos podría ser la imagen más bizarra, pero, insisto, en México todo es posible.

El paseo continuó caminando sobre la calle de Moneda, la más antigua de la "Muy leal y noble Ciudad de México" (así era conocida en los tiempos del virreinato) y, como bien decía Rubi Barocio, mi guía, no hay nada más antiguo en esta urbe, el origen de la capital, tal y como la conocemos, se encuentra en esa calle, misma que está llena de museos y galerías y que termina con un vistazo al Templo Mayor, zona en el que se encuentran los restos del lugar en el que transcurría la vida religiosa y política de los mexicas.

Cada paso en esta calle es una invitación para entrar a una de sus galerías o museos, los vigilantes se acercan para convencerte de entrar, la mayoría de éstos son gratis y si no, los precios no son superiores a los 20 pesos, así, es posible encontrar en una esquina un museo dedicado a la antigua cultura egipcia mientras que al lado, dentro de una Iglesia del virreinato es posible ver una exposición de arte moderno en el que incluso es posible tomarse una fotografía al lado de la Mona Lisa.

Se necesita mucho más que una tarde para recorrer el Centro Histórico, es necesario hacer una planeación para saber cuáles serán las zonas elegidas; en esta ocasión, el día nos dio para recorrer Moneda, Madero, comer en la terraza del hotel y finalmente subir al campanario de la Catedral Metropolitana.

Esto, es una experiencia única, subir hasta la cúspide siguiendo a un guía tan gótico como la propia fachada de la Sacristía mientras luchas por no caerte en sus escaleras metálicas o incluso el tener que caminar sobre el techo curvo para disfrutar la mejor vista posible del Distrito Federal al atardecer es una de esas imágenes que se quedan tatuadas en la memoria, la Ciudad de México siempre es diferente, siempre tiene algo nuevo que descubrir y dentro de su surrealismo, siempre logra sorprendernos, esto fue sólo un primer acercamiento pero, las ganas de seguir descubriéndola a pesar de haber vivido toda mi vida aquí continúan y espero lograr transmitir estas ganas de hacerlo.

Loading Slideshow...

 

Seguir a María José Musi en Twitter: www.twitter.com/mariagiuseppina

SIGUE VOCES