Más

Lourdes Ruiz-Toledo

Recibir actualizaciones de Lourdes Ruiz-Toledo
 

¿Universitarios a los 5 años?

Publicado: 17/12/2012 10:46

nino universidad

- Por Lourdes Sin Límites

Santa llega temprano para muchos niños de 10 años en Estados Unidos. Mi hijo y otro montón igual que él han pasado estos últimos 15 días corriendo al buzón diariamente con la ilusión de encontrar "el sobre" con la nueva buena de haber sido admitido en la escuela de su elección. ¿No les parece insólito que a esta temprana edad ya los chicos de 10 años estén preocupados si son o no aceptados a una escuela? ¿No se supone que ese estrés académico fuera a los 17 años cuando ya están listo para ir rumbo a la Universidad?

Esta historia para Gianluca comienza tres meses atrás estudiando para los examen ISEE y para mí, casi un año antes. El proceso de buscar una escuela que vaya del 6-12 grado es complicadísimo bien sea privada, *Chárter, *Magnet o pública, las consideraciones a contemplar son iguales.

Yo recuerdo lo fácil que era ira a una escuela nueva en mi época (¡no hace mucho de eso!) Nuestros padres iban, nos inscribían y bienvenidos éramos a la nueva escuela.

Ahora matricular a los chicos en una escuela es una tortura china que dura un año para los padres que tienen la tarea de buscar el mejor colegio que llene los requisitos escolásticos, del bolsillo y que vaya con la personalidad de tu hijo. Las aplicaciones son interminables de largas, llenas de preguntas que a mi criterio son algo ridículas cuando hablamos de un nene de 4-10 años. Quizás estoy equivocada. Estas son algunas prototipo. ¿Qué creen ustedes?

  • "¿Cuáles son las áreas de interés donde las habilidades de su niño sobresalen más?" Provoca responder...Normalmente le interesa la metafísica y una vez al mes da charlas inspiraciones a los chicos del circulo infantil. Y si es mayor, durante el recreo.
  • "¿Cuán extensivo es el vocabulario de su hijo?" Por supuesto a los 4 ya domina la lengua de Cervantes a la perfección y a los 7 recita Shakespeare de memoria.
  • Mi favorita... "Haga una lista de algunos logros de su hijo". No creo que perfeccionar el programa espacial esté en la lista de ninguno de los nenes de 4-10 años. Desde mi punto de vista de mamá, a los 4 años dos logros monumentales son que ya han perfeccionado el arte de hacer sus necesidades en el inodoro sin tener accidentes en los interiores. Les aseguro que ninguno de nosotros aunque estemos orgullosos de ellos, lo escribimos.

Los padres nos deberíamos llenar de valor y responder a estas preguntas con la verdad. ¡Nuestros hijos son genios, perfectos y divinos porque son nuestros hijos! El logro más grande de sus vidas es que son felices y cada día en sus vidas es una maravillosa aventura de descubrimientos. Un viaje que según la personalidad de cada chico lo hace a diferente velocidad y con distintas paradas.

¡La situación es estresanteeee! No sólo para nosotros los padres que queremos que vayan a los mejores colegios, sino también para los chicos que desde una tierna edad se ven presionados con situaciones impropias de su edad. Me estoy refiriendo específicamente a la parte de la famosa entrevista de la criatura y el director(a) de la escuela.

Todos los niños de todas las edades son temperamentales, impredecibles sumamente espontáneos y sinceros. Si estás de suerte, el día de la entrevista en la escuela tu hijo es la imagen de la simpatía y dulzura, pero si se levantó a lo James Dean, "un rebelde sin causa", ¡fregaste!

Claro que cuando estás hablando de pre-kinder o kinder no hay mucho o nada que perder. Todo eso cambia cuando tu hijo tiene 10 años y está aplicando para entrar en la enseñanza media (Middle School/6-12 grado). El sistema educativo de este país coloca una responsabilidad demasiado grande encima de estos chicos exigiéndoles exámenes como el ISEE o SSAT para entrar a Middle School. Estos son exámenes para medir y determinar el nivel escolástico del alumno. Los chicos saben que si no sacan un puntaje alto muchas escuelas le cerrarán sus puertas. A esta edad ellos carecen madurez para lidiar con tales presiones. A mi parecer, les roba parte de su niñez. Ese tiempo que pasan encerrados estudiando para el ISEE o SSAT, es tiempo que deberían estar corriéndole atrás a las lagartijas, disfrutando de la naturaleza, leyendo, etc.

Lo más irónico es que los Estados Unidos es uno de los países con el nivel más bajo de educación, sólo un 75 por ciento de los jóvenes llegan a graduarse de secundaria, High School (12 grado).

Interesantemente, en Finlandia (el país con la mejor educación del mundo) los estudiantes no son sometidos a este tipo de exámenes hasta los 13 años. Diariamente, los alumnos sólo tienen media hora de tarea y 75 minutos de recreo. Todos los maestros tienen maestrías (sin excepción), el sistema de educación es muchísimo menos severo y la recompensa educacional para los niños aún mayor.

El porcentaje de graduados de Secundaria (High School) es de un 96 por ciento con un gran porcentaje que continúan sus estudios universitarios y el resto se gradúan de escuelas técnicas. ¿Se imaginan? Da mucho qué pensar...

Mi hijo Gianluca después de incontables horas de estudio sobre materias que todavía ni había cubierto en quinto grado, tuvo la muy merecida noticia que había sacado un alto puntaje en el ISEE. Una alegría que fue acompañada de otra aun más importante para él. "Mamá... mamá... Oh my God! ¡Me aceptaron!" A todo grito mientras abría la carta felicitándolo y dándole la bienvenida a sexto grado el próximo curso en la escuela de sus sueños, Palmer Trinity. Una maravillosa escuela que aunque Gianluca sacara un alto promedio en el ISEE, para ellos es importante el potencial, la capacidad, integridad, y personalidad del alumno, no los resultados de un examen. Gracias a Dios que todavía hay escuelas que ven mas allá de las estadísticas...¡Ven al niño por quien él es!

*Magnet: Gratuita. Escuelas públicas que dentro de su currículo tienen un programa especializado y avanzado en un área especifica (música, arte, ingeniería, computación etc.)

*Charter: Gratuita. Escuelas públicas que se mantienen con fondos estatales, federales y con dueños del sector privado. Requisitos: cierto promedio académico.

VE ADEMÁS:

Loading Slideshow...
  • Cómo educar a Aries

    Es un signo de gran energía y desparpajo, exige padres enérgicos y consecuentes en la educación. La mamá que implora y pierde la paciencia si el niño no quiere estudiar, nada logrará con su hijo Aries. Deberá compensar el estudio con el juego: "Si estudias, te inscribiré en el club deportivo".

  • Cómo educar a Tauro

    Tauro es tranquilo, pero nada fácil de corregir, si en el colegio hay un área que no le gusta, resultará imposible interesarlo en ella. Sentarte con tu hijo mientras estudia y conversar sobre los contenidos puede ser de gran ayuda. Tu interés le dará seguridad y despertará su curiosidad.

  • Cómo educar a Géminis

    Su constante movimiento lo conduce a la dispersión y a la falta de concentración. Ante el primer inconveniente se echará atrás. El padre de un Géminis deberá sentarse a su lado y explicarle que las metas que uno se propone no han de abandonarse. Se les debe enseñar a concentrarse en una sola actividad por vez.

  • Cómo educar a Cáncer

    Responde a las palabras dulces y al cariño: el silencio o la desaprobación de sus padres será el peor castigo para un niño Cáncer. Interesarse por las materias en que tiene dificultades, o cómo se lleva con los maestros y demás compañeros, será muy importante para evitar el fracaso escolar.

  • Cómo educar a Leo

    Es un signo muy inteligente e imperativo...¡no es fácil dar órdenes a un rey o una reina! Las recompensas por buenas notas pueden ser una manera de motivar a un niño Leo para que estudie. No se trata de poner un precio al estudio, pero sí para que se sienta feliz por el logro obtenido.

  • Cómo educar a Virgo

    Muchas veces suele manifestar su falta de autoestima encerrándose en el estudio, por lo cual, es muy importante fomentar el que tenga amigos o compañeros con quienes estudiar. Será un estímulo extra para destacarse y obtener buenas notas.

  • Cómo educar a Libra

    La pereza y la falta de constancia son los principales defectos del estudiante de Libra. Será importante como padres, prestar atención al tiempo que dedica a los estudios, además de dosificar la televisión, e internet, que pueden convertirse en principales enemigos a la hora de obtener buenos resultados en el estudio.

  • Cómo educar a Escorpión

    Escorpión es el signo de la investigación por excelencia, y no le cuesta estudiar. Dada su gran vitalidad, necesitará, además del horario dedicado al estudio, contar con tiempo para realizar otras actividades recreativas como la práctica de algún deporte, que le permita liberar su energía.

  • Cómo educar a Sagitario

    Es el niño que escucha, sonríe, y luego hace lo que le place. ¡Cualquier cosa los distrae! Descubrir sus preferencias y estimular su interés por actividades creativas e intelectuales es una manera de ayudarlo a tomar con más seriedad los estudios.

  • Cómo educar a Capricornio

    Sus ambiciones son precoces, lo que puede convertir a Capricornio en un adulto prematuro. Se destaca por su madurez mental y por ser juicioso y razonador, aunque su defecto es ser terriblemente introvertido. Se recomienda insistir en la relación con otros niños, ya que aumentará su autoestima y su bienestar.

  • Cómo educar a Acuario

    Su imaginación es desbordante, posee una gran inventiva, pero sus defectos principales son la falta de constancia y el total rechazo hacia todo lo que no le gusta, como algunas materias en el colegio. Habrá que dosificar internet y la televisión, y animarlo a estar bien alimentado y a dormir lo suficiente para mejorar su rendimiento.

  • Cómo educar a Piscis

    Piscis es el niño más sensible, y necesita de una guía cariñosa, aunque no por ello, blanda ni condescendiente. Necesita ayuda cuando de adquirir hábitos se trata, por ejemplo horarios de estudio, o terminar la tarea. Sufre mucho por los ruidos, necesita de un ambiente silencioso para estudiar.

 

Seguir a Lourdes Ruiz-Toledo en Twitter: www.twitter.com/@lruiztoledo

SIGUE VOCES