Lourdes Ruiz-Toledo

Recibir actualizaciones de Lourdes Ruiz-Toledo
 

Come dulces sin que se formen caries

Publicado: 09/10/2012 11:00

dentista pediatra
¡Halloween! Noche embrujada... Noche de dulce terror.

Este año un promedio de 25 libras de caramelos serán consumidos en Estados Unidos por persona, su mayoría por niños en Halloween. Las golosinas serán devoradas por pequeñas trituradoras colocadas en la boca de golosos chicos y adolescentes.

Disfrazados y felices los niños masticarán desesperadamente puñados de caramelos, mientras las bacterias Ninjas preparan su macabro ataque con taladros en mano barrenando profundas caries en los dientes de sus inocentes víctimas.

Mientras mi hijo estaba sentadito con la boca abierta siendo examinado por su dentista pediatra, el Dr. Mario J. Martínez, yo le pregunté qué me aconseja hiciera con el cargamento de caramelo por venir en Halloween.

Estas fueron sus recomendaciones para que los chicos coman los dulces sin correr el riesgo de una carie. La mejor la dejó para el final del examen. ¡Una idea para deshacerse de los caramelos de Halloween que a mi hijo le pareció genial y a mi fabulosa! ¡Inmediatamente agarré mi teléfono y lo grabé para ustedes! Al final del artículo encontrarán el video.

¡Ahora los dejo con las otras sugerencias que son prácticas para Halloween y el resto del año!

COME DULCES SIN QUE RESULTE EN CARIES:

  1. Lleva un par de botellas de agua en tu recorrido de Halloween para que el niño cada 20 minutos tome agua y se enjuague la boca; de esa forma evitarás que el azúcar haga estragos. El consumo de dulces produce la formación de ácidos nocivos en la boca que continúan afectando los dientes durante al menos 20 minutos antes de neutralizarse.
  2. Limita el tiempo de comer la golosina comprando caramelos o barras de chocolates bite size o individuales que suelen comerse de una mordida. Cuando llegues a casa, tira a la basura todas las paletas, barras de frutas azucaradas gomosas que requieren largo tiempo en la boca.
  3. Evita que tu hijo se pase el día comiendo pedacitos de caramelos. Es preferible que los coma todo de una vez e inmediatamente se lave los dientes o tome un buen vaso de agua.
  4. Si tus hijos son de comer chicle, busca los que contienen el sustituto de azúcar xilitol. Este endulzante es efectivo para combatir y luchar contra esas bacterias que se alojan en los dientes.

¿CÓMO LIMITAS EN CONSUMO DE DULCES EN CASA?

EL MENSAJE DEL DENTISTA:

MIRA TAMBIÉN:

Loading Slideshow...
  • Hábito saludable # 1: Lávate bien las manos

    <strong>Por Yined Ramirez-Hendrix</strong><br> El lavarse las manos es uno de los hábitos más importantes que los chicos deben aprender y la razón es simple: puede reducir los resfriados, la gripa y otras infecciones por un 50%. Eso son muchos malestares que pueden evitar al lavarse las manos con frecuencia especialmente antes de comer, al dirigirse al patio de recreo, al regresar de la calle y después de estornudar, toser, tocar un animal y utilizar el inodoro.

  • Hábito saludable # 2: Estornuda en tu codo

    Si tu hijo no tiene un pañuelo disponible, enséñale a estornudar en su codo, en lugar de sus manos o al aire. De esta manera, los gérmenes no terminan en el aire o sus dedos, ya que el 80% de los gérmenes se transfieren por el tacto. Esto aplica a la tos también.

  • Hábito saludable # 3: Descarta el pañuelo

    Cuando tu hijo haya aprendido a soplarse la nariz, créale el hábito de desechar los pañuelos tisú, en lugar de dejarlos por ahí cargados de bacterias. Los virus y bacterias pueden vivir hasta por dos horas fuera del cuerpo, el desechar los pañuelos es parte de este buen hábito. Lo mejor es que los echen por el inodoro.

  • Hábito saludable # 4: No compartas

    Tu hijo tendrá que aprender que ciertos artículos no se comparten, como peinillas, cepillos y sombreros, que pueden albergar piojos; también cepillos dentales, tenedores, tomar de un sorbete, pitos, y otros objetos que se llevan a la boca, estos guardan gérmenes y pueden ser vías de contagio.

  • Hábito saludable # 5: Hala la cadena y corre

    Algunos niños piensan que es fascinante ver cómo el inodoro baja, pero con cada bajada gotitas de agua con partículas -de lo que sea, orín, caca o vómito- pueden salpicar sobre tu hijo o en otras superficies. Ensénale a tu hijo a bajar la tapa del inodoro antes de bajar la cadena.

 

Seguir a Lourdes Ruiz-Toledo en Twitter: www.twitter.com/@lruiztoledo

SIGUE VOCES