Julio Bevione

Recibir actualizaciones de Julio Bevione
 

¿Por qué a algunos se les da más fácil que otros?

Publicado: 08/11/2012 12:40

Lograr Exito

lograr exito

Hacer esto para lograr aquello. Si no lo logro, hago otra cosa para lograrlo. Y si no lo vuelvo a lograr, entonces redoblo esfuerzos y sigo haciendo. Insisto, me canso. Finalmente llego. Si es que llego.

Esta es la descripción humana de cómo provocamos que en nuestra vida pasen cosas. Que pase aquello que deseamos y, si se puede, de la manera que lo deseamos. Pero si lo intentamos tantas veces y no llegamos, algo debe estar fallando. Y posiblemente seamos nosotros.

¿Por qué a algunos se les da más fácil que otros? Es la pregunta del millón. La pregunta que nos repetimos cuando vemos que la suerte pasa de largo y se estaciona en la casa del vecino. Y que nosotros la seguimos llamando, pero... ¡sigue equivocándose de dirección!

La respuesta es que aquello que llamamos suerte, que significa que nos ocurra lo que queremos de la manera más fácil y rápida posible, está más relacionada con lo que somos y menos con lo que hacemos. Ambas son importantes, pero el ser impacta nuestro destino mucho más que el hacer.

"Es que él se la cree", puede ser una frase popular que sintetice este proceso. La prosperidad persigue a los que se saben prósperos más que a los que trabajan mucho, ahorran y hacen... y hacen.

Las posibilidades se dan a aquellos que se sienten poderos y cómodos con quienes son y se alejan de los que piensan que dependen de conocer a tal persona, tener tal diploma o de ponerse de cabeza, es decir, hacer todo lo que tenga que hacer para conseguirlo.

Aquí va la pastillita: Si queremos hacer algo, comencemos por ser lo que queremos tener. En creernos la historia antes de verla realizada. En encarnar nuestro propio sueño. Luego, hagamos el resto. Pero ya con el camino abierto. Y, seguramente, muchos te dirán que en la vida tienes suerte.


¿Qué te pareció este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

TAMBIÉN VE:

GALERÍA RELACIONADA:

Loading Slideshow...
  • <strong>Por Ofelia Perez</strong> Mujer "maravilla", empieza por dejar atrás tus ínfulas de mujer perfecta en multitareas y busca tu verdadera liberación con estos tips. <strong>1.</strong> Pídele ayuda a tu pareja.

  • <strong>2.</strong> Creen una dinámica de trabajo de equipo. Involucren a sus hijos según las edades.

  • <strong>3.</strong> Alternen las responsabilidades relacionadas con los hijos, como el transporte, la supervisión de las tareas, el "corre y corre" de materiales de proyectos y otras.

  • <strong>4.</strong> Compartan las tareas del hogar a base de lo que a cada cual le disgusta más hacer, de manera que cada cual haga lo que menos le disgusta. En la casa hay tareas que disgustan a todos, pero hay que hacerlas. Altérnenlas. El propósito es que se completen las tareas, sin que ninguno de los dos se sienta recargado ni abrumado.

  • <strong>5.</strong> Observen en qué gastan el dinero y decidan asignar una cantidad para contratar a alguien que limpie la casa. A veces gastamos $60 o $70 sin darnos cuenta. Invertirlos en alguien que limpie la casa redime las energías para cosas más importantes.

  • <strong>6.</strong> Echa a un lado la vieja idea de que tu esposo, "hombre al fin", no tiene la habilidad para hacer las cosas como tú las haces. Arriésgate a que las haga. Celébralo cuando lo haga bien e instrúyelo (no te burles ni regañes) para que lo haga mejor.

  • <strong>7.</strong> Escucha sugerencias. Muchos hombres son buenos en logística y en simplificar tareas.

  • <strong>8.</strong> Comparte las decisiones y recibe nuevas ideas. A tu pareja le va a gustar participar en todo (que es la verdadera vida de pareja) y quién sabe de cuánta carga te puedes liberar).

  • <strong>9.</strong> Invítalo a coordinar sus salidas contigo o las familiares, hacer reservaciones y resolver detalles, en vez de hacerlo tú. Sugiere opciones específicas y dale seguimiento, pero déjale a él las gestiones.

 

Seguir a Julio Bevione en Twitter: www.twitter.com/juliobevione

SIGUE VOCES