Más

Julio Bevione

Recibir actualizaciones de Julio Bevione
 

Las historias que nos contamos

Publicado: 09/01/2013 09:42

Historias

historias

Estamos repletos de historias. Algunas versiones de historias vividas, otras inventadas, otras que ni siquiera sabemos muy bien cómo ocurrieron pero que por pura especulación le escribimos un capitulo para poder, de alguna manera, ser protagonistas. Esas historias son las que nos complican la vida.

Al observarnos, podremos comenzar a escucharnos. Y escucharemos las historias. Cuando decidimos ir a algún lugar, automáticamente se dispara la historia de cómo ocurrirá todo. Si estamos frente a una persona, se activa la historia de esa persona, a veces sin que sepamos quién es realmente. En segundos lo tenemos resuelto. Evaluamos, comparamos, juzgamos y condenamos a velocidad de la luz. Y en base a esa historia es que construimos nuestra historia con el mundo. ¿Se han imaginado un planeta donde nadie vea lo que es, todos inventen su propia versión y traten de comunicarse y llevarse bien? Ese es el nuestro. Y debo decir que demasiado bien vamos para la locura que representa este juego de especulaciones.

Pero hay una sola historia que nos interesa si queremos jugar al juego más fácil. Es la nuestra.

Por eso, cuando nos observemos, hagamos silencio y empecemos a escuchar las historias que nos contamos. Lo que nos contamos de las personas que nos rodean y las que ni siquiera conocemos. Por ejemplo, nos contamos historias de musulmanes quizás sin conocer alguno de ellos. O quizás sólo conocimos uno, pero uno no hace la historia de todos. Así nos pasa con las personas más cercanas también. Una actitud negativa de alguien, lo convierte en una persona negativa. Y nos contamos esa historia para siempre. O con nosotros mismos. Si alguna vez hemos errado, nos contamos la historia del fracasado. Y nos quedamos en esa historia.

Observarnos. Escuchar nuestra historia. Reconocer que es sólo una historia. Y que las historias, son sólo historias. Porque cuando las creemos, las creamos. Y allí es más largo el camino para desandar. Comencemos escuchando nuestras historias. En silencio, escuchándonos.

TAMBIÉN VE:

Loading Slideshow...
  • <strong>Por Ofelia Perez</strong> Mujer "maravilla", empieza por dejar atrás tus ínfulas de mujer perfecta en multitareas y busca tu verdadera liberación con estos tips. <strong>1.</strong> Pídele ayuda a tu pareja.

  • <strong>2.</strong> Creen una dinámica de trabajo de equipo. Involucren a sus hijos según las edades.

  • <strong>3.</strong> Alternen las responsabilidades relacionadas con los hijos, como el transporte, la supervisión de las tareas, el "corre y corre" de materiales de proyectos y otras.

  • <strong>4.</strong> Compartan las tareas del hogar a base de lo que a cada cual le disgusta más hacer, de manera que cada cual haga lo que menos le disgusta. En la casa hay tareas que disgustan a todos, pero hay que hacerlas. Altérnenlas. El propósito es que se completen las tareas, sin que ninguno de los dos se sienta recargado ni abrumado.

  • <strong>5.</strong> Observen en qué gastan el dinero y decidan asignar una cantidad para contratar a alguien que limpie la casa. A veces gastamos $60 o $70 sin darnos cuenta. Invertirlos en alguien que limpie la casa redime las energías para cosas más importantes.

  • <strong>6.</strong> Echa a un lado la vieja idea de que tu esposo, "hombre al fin", no tiene la habilidad para hacer las cosas como tú las haces. Arriésgate a que las haga. Celébralo cuando lo haga bien e instrúyelo (no te burles ni regañes) para que lo haga mejor.

  • <strong>7.</strong> Escucha sugerencias. Muchos hombres son buenos en logística y en simplificar tareas.

  • <strong>8.</strong> Comparte las decisiones y recibe nuevas ideas. A tu pareja le va a gustar participar en todo (que es la verdadera vida de pareja) y quién sabe de cuánta carga te puedes liberar).

  • <strong>9.</strong> Invítalo a coordinar sus salidas contigo o las familiares, hacer reservaciones y resolver detalles, en vez de hacerlo tú. Sugiere opciones específicas y dale seguimiento, pero déjale a él las gestiones.

ADEMÁS:

 

Seguir a Julio Bevione en Twitter: www.twitter.com/juliobevione

SIGUE VOCES