Más

Jovanka Ciares

Recibir actualizaciones de Jovanka Ciares
 

Cómo comer saludable (y orgánico) con bajo presupuesto

Publicado: 12/03/2013 08:51

comida organica

Cuando empecé mi negocio empresarial, pasé meses viviendo con un presupuesto muy estricto, mientras que desarrollaba mi práctica. Sin embargo, como consultora en nutrición y entrenadora de bienestar, era importante para mí para predicar con el ejemplo, que incluía el consumo de productos orgánicos, granos integrales y suplementos, y practicar rutinas de ejercicios que incluyen el yoga y la danza. Así que tuve que ser creativa y desarrollar algunas estrategias sencillas para comer alimentos saludables y orgánicos con un presupuesto limitado.

Come porciones más pequeñas
Puede parecer extraño al principio, pero en realidad es bastante práctico. Si comes menos, gastarás menos. Además de los beneficios financieros de comer porciones más pequeñas, esto también puede ayudar a mejorar la digestión, reducir la hinchazón y eliminar pulgadas de tu cintura. No es necesario morirse de hambre, pero la realidad es que el reducir un el tamaño de tu porción por tan poco como una tercera parte te ayudará a reducir tu factura de supermercado también. Trata de usar platos más pequeños cuando te sirvas. Esto ayuda a engañar el ojo a creer que tienes más comida en el plato. Además, esperar de 5 a 10 minutos antes de obtener una segunda porción ayudará a activar neuro-receptores que se comunican con tu cerebro y avisar que has tenido suficiente para comer.

Elimina los alimentos procesados
Los alimentos envasados y procesados puede parecer baratos al principio, pero la falta de nutrientes en estos alimentos hará que tu cuerpo siga anhelando los nutrientes que tanto necesita, lo que hará que compres más para comer más. Es un ciclo sin fin que dará lugar a un mayor gasto al final del día (sin hablar de un montón de problemas de salud en el futuro). Corta o mejor aún, elimina los alimentos procesados y gasta el dinero extra comprando ingredientes altamente nutritivos y alimentos frescos.

Cocina en el hogar
Hoy en día, la gente en el mundo occidental hacen más del 50% de sus comidas fuera del hogar. Es una cuestión de conveniencia pero solo ayuda a la epidemia de obesidad que azota al mundo occidental (el tamaño de la porción media es mucho más grande en los restaurantes) y puede ser muy problemático cuando se trata de mantenerse dentro de un presupuesto limitado. Cuando tomas un poco de tu tiempo para cocinar tus comidas en casa, tiendes a hacer menos alimentos y comes menos también.

Mediante el uso de ingredientes orgánicos y recetas interesantes, puedes crear comidas que son sabrosas y saludables. Esto también te dará la oportunidad de aprender acerca de los alimentos, especias y condimentos con los que cocinas. Para mí, pasar tiempo en la cocina ha sido la forma más fácil y efectiva para aprender a amar y disfrutar, literalmente, docenas de ingredientes.

Come más alimentos crudos
Aunque los vegetales orgánicos pueden venir con una etiqueta de precio muy alto, especialmente después de un año de bajos rendimientos de los cultivos, comer más de ellos en realidad te puede ahorrar dinero a largo plazo. Debido a que recibes más de las vitaminas, minerales, fitonutrientes, probióticos y enzimas de los vegetales crudos que de aquellos enlatados, congelados o cocidos, en realidad se puede eliminar la necesidad de suplementos. También puedes dar a tu sistema inmunológico un impulso que te mantendrá fuera de la oficina del doctor.

Compra en el mercado de agricultores locales
Si tienes la opción de comprar tus frutas y vegetales, ya sea en un supermercado o un mercado de granjeros locales, opta por el mercado local. Los agricultores pueden estar dispuestos a negociar el precio de sus productos. Además, debido a que son ellos mismos la fuente de sus productos, y son locales, no es necesario añadir los gastos de transporte o gastos adicionales del supermercado. Además, la mayor parte de lo que se encuentra en el mercado de agricultores estará en temporada y son productos orgánicos. Así gastas menos, ayudas a la economía local y la proteges el medio ambiente.

Compra granos integrales a granel (o al por mayor)
Los granos integrales y las legumbres son baratas y están llenas de nutrientes como la proteína, y la fibra, todo lo cual puede ayudarte a sentirte satisfecho por más tiempo. Trata de comprar tus granos, legumbres, semillas y frutos secos a granel (o al por mayor, dependiendo de donde los compres). Los mercados mayoristas y supermercados suelen tener una sección en la parte trasera donde se puede recoger todo lo que quieras, y pagar por kilo/libra. Dirígete a la sección a granel de tu supermercado para saber de qué artículos puedes abastecerte. Encontrarás que saltándote el envase, te resultará mucho más barato. Este tipo de alimentos también se mantendrá fresco durante mucho tiempo, así que si te encuentras con una gran venta, no tengas miedo en abastecer tu despensa.

Salta los bocadillos innecesarios
Aunque nunca está de más disfrutar de un sabroso entremés de vez en cuando, es posible que desees encontrar algunos sustitutos más saludables y menos costosos. La mayoría de las golosinas que anhelamos son altas en azúcar refinada, grasas o sal y vienen con un montón de preservativos y químicos nocivos. En lugar de comprar galletas y otras golosinas envasadas, trata de aprender a hornear tus propias versiones saludables utilizando ingredientes integrales. Hay también un montón de golosinas que utilizan substitutos naturales del azúcar, no contienen gluten, y proceden de las panaderías orgánicas. Una porción de fruta a menudo pueden satisfacer un diente dulce repentino y algunas nueces o semillas tostadas pueden saciar tu apetito por algo salado.

VIDEO RELACIONADO:

ADEMÁS:

Loading Slideshow...
  • PAPAS

    Los refrigeradores son demasiado fríos para las papas y provocan que sus almidones se conviertan en azúcar. Esto los hace algo dulces cuando se cocinan y no de buena manera. Esta azúcar extra también provoca que las papas se oscurezcan prematuramente al cocinarlas, haciéndolas menos apetitosas. Lo recomendable es guardar las papas en un lugar oscuro y seco. Guardadas de esta manera pueden durar frescas entre una a tres semanas.

  • TOMATES

    Los tomates también tienen una mala reacción al frío: se vuelven suaves y blandos. Cuando se refrigeran las membranas de las paredes celulares se dañan, lo que crea una textura granulosa. Los tomates de deben guardar en temperatura ambiente, fuera de la luz solar (lo que puede madurar la fruta de manera despareja) y con el tallo hacia arriba para evitar los golpes.

  • CEBOLLAS

    Las cebollas, al igual que los tomates se vuelven suaves en el refrigerador y estas siempre saben mejor cuando son crujientes. Las cebollas también tienen la tendencia de impartir su sabor a las otras verduras cercanas. Lo ideal es mantener las cebollas en un lugar seco y cálido hasta que se parten. Una vez partidas, las debes guardar en el refrigerador, cubiertas. De esta manera durarán unos días.<br><br> Otra cosa a recordar, nunca guardes tus cebollas y papas juntas. Las cebollas y papas liberan gases que pueden provocar que la otra se dañe más rápido.

Loading Slideshow...
  • Chocolate

    El cacao contiene flavonol, un antioxidante natural. Un reciente estudio publicado por la revista médica <em>Hypertension</em> señaló que la ingesta diaria de cacao puede reducir el deterioro cognitivo. Sobre qué tipo de chocolate elegir para gozar de estos beneficios, las barras más oscuras y algo amargas son las mejores opciones porque contienen la mayor concentración de cacao. <a href="http://salud.aollatino.com/2012/03/04/chocolate-cacao-beneficios/" target="_hplink">Lo que debes saber del chocolate</a>.

  • Manzanas

    Las manzanas son una importante fuente de flavonoides diversos como los flavonoles, catequinas y prociaciadinas. Algunos estudios han indicado que el consumo de catequinas procedentes de manzanas puede reducir la incidencia de ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de pulmón.

  • Brócoli

    Tiene propiedades antioxidantes que ayudan a eliminar toxinas y mejoran el aspecto de la piel. También protege al corazón y fortalece el sistema inmunológico.

  • Vino tinto

    El vino tinto tiene polifenoles y flavonoides, que le otorgan un efecto antioxidante. En moderación, el consumo de esta bebida contribuye a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Este beneficio se obtiene con una o dos copas al día.

  • Fresas y arándanos

    Investigadores del Instituto Salk de Biología en Estados Unidos han comprobado que la fisetina, un flavonoide natural presente en la fresa, estimula la memoria a largo plazo. Además, los flavonoides de los arándanos reducen el riesgo de desarrollar diabetes.

  • Los flavonoides en el té de Camomila, popular por su efecto relajante, actúan como antihistamínicos y alivian las alergias. <a href="http://salud.aollatino.com/2011/11/06/beneficios-te/" target="_hplink">Más beneficios del té aquí</a>.

  • Uvas

    El resveratrol, un flavonoide presente en la piel de la uva negra y roja, ha demostrado su eficacia para inhibir o bloquear el crecimiento de tumores.

 

Seguir a Jovanka Ciares en Twitter: www.twitter.com/jovankaciares

SIGUE VOCES