Más

José María Aristimuño

Recibir actualizaciones de José María Aristimuño
 

Obama ¿comunista?

Publicado: 23/12/2012 12:13

comunismo

Tildar a Obama de comunista ha sido una frase dura, pero que aún permanece en el subconsciente de muchos estadounidenses. Cabe preguntarse, a qué vino todo esto. Habría que analizarlo en su conjunto y situarnos en principio dentro del contexto histórico. ¿Cuál ha sido el camino que ha transitado Obama a lo largo de su vida?, y ¿Que piensa el pueblo estadounidense que es ser comunista?

Para Obama, ser afro-americano y de padre musulmán, son dos anclas muy poderosas que lo han etiquetado en sectores del pueblo americano con un nivel soterrado de resentimiento, donde ha recibido ataques desde todos los ángulos, exacerbando el racismo y la religión, por ser musulmanes los autores de los ataques perpetrados el 11 de septiembre.

Barack, como cualquier joven que se hace preguntas universales sobre cuál es su misión en la vida, en su tiempo busco ayuda espiritual y el camino de menor sufrimiento, eligió por su condición, pertenecer a una congregación en el cinturón negro al sur de la iglesia de Trinity Church desde donde hace 20 o más años es miembro, quería posiblemente encontrarse con sus principios originarios, la teología de la liberación negra y como hacerla coincidir con los movimientos de los derechos civiles americanos. Modelo muy claro por cierto ser asimilado bajo una dialéctica, encontrar los argumentos que lo permitieran. ¿Que buscaba Obama? Libertad de oportunidades que concluyeran en resultados positivos, sine qua non, una condición de carácter obligatorio para que esa idea fuese posible, el bienestar social de los que menos tienen, y la herramienta para lograrlo, en este caso, el estado, el que llevara la mayor carga, y dejarle el resto a la beneficencia. Solo siendo altruista se podía lograr la ayuda a los semejantes, con un nivel de desprendimiento total. Eso no es de buen gusto para mucho de los que pagan impuestos, mis taxes para ayudar a los que menos tienen no.

El hecho de hacer hincapié en su programa de gobierno en el desarrollo de políticas sociales para reducir la pobreza, tiene sus consecuencias si no se es bien explicado, además de ser caldo de cultivo para el ataque, esta política en manos de los detractores, logra que parte del pueblo norteamericano, en una sociedad de libre mercado, se confunda y que perciba que lo que se quiere es igualarlos por debajo, una sociedad igualitaria, principios del comunismo. Esto no es nada nuevo, viene a colación como comparación para el análisis como esos mismos sentimientos que se produjeron hace cuatro décadas en contra de las comunas, de los hippies, se veía solo el lado malo el plano extático de la droga y de la tolerancia social, los grados de aceptación frente a las reglas morales del momento, no se vio en aquel momento el corazón del asunto, un fenómeno social en ciernes precursor de la búsqueda de la paz de forma pacífica sin distensión, donde el confesionalismo de estado, que aun estaba enmarcado en una nación guerrera sobre principios protestantes marco la milla. Los resultados ya se ven con timidez, movimientos ecológicos, la aceptación de matrimonios homosexuales, experimento inédito, así como la tenencia de marihuana para consumo personal.

Sigue acusado frecuentemente de neocomunista por enfrentarse con tesón a la crisis moral y económica, que aqueja actualmente los Estados Unidos, Obama como cabeza visible ha tenido que hacer desde recompras en el mercado financiero para salvar la economía, una especie de nacionalización de la banca, hasta intervenir en asuntos muy serios como la salud y el empleo. Al tener como norte, la igualdad de oportunidades, desconcierta, una intervención estadal de esa magnitud, lo hace ver muy liberal, cuando lo que se persigue es defender los derechos de todos, a la vez de cumplir con los deberes asignados. Esto a la luz se ve, una intromisión, un capitalismo de estado silencioso.

Obama para lograr sus objetivos, vio en al partido demócrata una salida, un partido liberal y progresista. El partido Demócrata desde su fundación tiene muchas tendencias que confluyen sobre un objetivo, y dependiendo del momento histórico domina una sobre otra. Barack, se convirtió dentro del partido en un líder liberal, pero de condición pragmática una combinación estricta y fuerte, que logra por su estilo éxito en Washington, toma de Lincoln, la guerra de secesión, la abolición de la esclavitud, y de Kennedy, la igualdad racial y de oportunidades, por supuesto esto también tuvo su contrapartida, proyecta un evidente culto a la personalidad, otro de los ribetes del comunismo.

Es interesante para finalizar, entender, que significó la palabra adelante (forward), lema de su campaña como contradicción de la palabra atrás (comunismo) y porque fue captada por el elector, nunca hacia atrás, todos los días un paso más, para el logro de los objetivos comunes, la justicia social, y que el pueblo estadounidense se consiga de nuevo consigo mismo bajo las aristas de dignidad y respeto en un mundo globalizado, y nunca más los motes de gringo, go home, rubios que hablan torpemente o la imagen fílmica, de red neck, cuellos rojos, cerveza, y mal hablados.

Por su condición de estadista y predicador, Obama, entendió que la única manera de evitar que el pueblo estadounidense siga dividido aun más, después de esta última elección, es convencerlos que la amalgama es, el patriotismo socio-económico, que tiene cómo norte, las libertades fundamentales del individuo, con profundas convicciones de justicia social sin prejuicio de ningún tipo.

¿Sistema o Marca?

El Comunismo, en la actualidad como modelo político, al no ser ya viable tiene bastante tiempo que entro en franca decadencia prácticamente desapareció, pero el nombre como tal quedo arraigado como marca, tan fuerte como lo es hoy en día Coca cola, o Mac Donald, esta sumido en el inconsciente colectivo, como un sistema político peligroso y fracasado, donde no existe la libertad para el ser humano como tal, que busca suprimir la propiedad privada, que divide las clases para luego igualarlas, donde el objetivo final siempre será que la sociedad sea controlada por el estado, una vulgar dictadura.

 
 
 
SIGUE VOCES