Más

José María Aristimuño

Recibir actualizaciones de José María Aristimuño
 

Adiós al euro

Publicado: 29/07/2013 15:20

Euro

El euro en pocos años, a mi manera de ver, se despide del mercado financiero, se nota la costura, inverosímil. Haber pensado que Europa era un estado unificado fue la mentira económica, la falacia de finales del siglo 20.

Aun allí hoy en día, subsisten costumbres muy diferentes, los idiomas, los resentimientos inacabados, los disimiles orígenes, los latinos del Mediterráneo occidental, de religión católica, preferencia el vino, en contraste a los germánicos de clima templado, protestantes, cuyo icono siempre será la cerveza.

Europa, un continente, cierto por edad, denso en población, comunicado, desde que construyeron la vía más antigua la Apia. Hoy no es el caso, pues un mundo globalizado tiene otras maneras de enlazarse, ya la historia conocida de occidente, quedo de lado en ese territorio, no hay que dudar que tratar de homogeneizarlo fue una idea genial en cuanto a formas, pues unión da fortaleza, pero esa decisión y sus consecuencias no fue estudiada a fondo, casi traída de los cabellos, al definirla cual libro de historia, como un continente fue un error donde el internet universaliza.

No es lo mismo Estados Unidos con 50 estados, con leyes federales, una constitución, un idioma, y una moneda, donde nació el dólar, formada no por tribus, sino conquistado por inmigrantes, construido por distintas angustias para crecer, allí el vehículo que conecta funciono, el dólar, de allí la frase dólar es dólar.

¿Por qué desaparecerá el euro?

Sencillo, no hay manera de defenderlo. Tiene una crisis profunda de identidad, el mismo no sabe su origen, al final esto genera una epidemia de desconfianza, no sostenible en el tiempo, no tiene una base real, muy joven es del 2002, no es el patrón oro lo que lo sustenta sino una relación de coexistencia para todos los países asociados. Recordemos que las monedas no son barriles de petróleo, su fluctuación no es por necesidad de producto, solo el dólar se ha comportado a veces como moneda refugio por su correlación con los comodity y menos en un continente, donde existe el paralelo invisible que separa el mediterráneo del Báltico. El sur de Europa es la zona más afectada el 25% de la fuerza productiva los jóvenes está sin trabajo, en una economía donde la tradición no suelta sus cánones tiene sus días contados, ya van 4 años de recortes, subiendo los impuestos. ¿Quién aguanta esto?, ya no se oyen los agradables cantos de sirena del Reino Unido, que a pesar de tener el euro como moneda nunca soltó la libra esterlina, igual sucedió en Suiza con el franco suizo, fueron sumamente conservadores en relación a esta idea, que no hace más que cada país pierda su política monetaria autónoma.

¿Quien es el ganador?

Definitivamente Alemania, lo más parecido a un euro actual es un marco alemán, tienen con que, solamente viendo por poner un sector en el tapete, el automovilístico, las marcas, Porsche, Audi, Volkswagen BMW y Mercedes Benz, los niveles de calidad superan con creces a las demás, podríamos darnos cuenta de la magnitud del problema, el pez grande siempre se come los pequeños, ahora todos estos países deben y se vuelven economías periféricas de los teutones. Los prestamos no fueron productivos, Portugal, dos autopistas de norte a sur, donde casi no circulan automóviles, o España, con los trenes de cercanía, por colocar dos ejemplos de infraestructura, no apuntaron hacia la economía que hace crecer, agricultura tecnológica en países de esa tradición, mal que bien el aceite de oliva, y los vinos dan placeres epicureanos.

El euro esconde definitivamente una inflación, es la cara de la deuda en sí misma, pareciera fuerte, allí la trampa, es aristocrático, pero en lo pragmático exporta menos tiene las características de los príncipes que poseen el gran castillo pero no tienen como mantenerlo, vivir de la vieja gloria.

El D Mark, como lo llamaron los alemanes cariñosamente el marco alemán desde 1948, hasta 2002, fue la única moneda que inmediatamente asumió el euro como tal, los demás esperaron dos meses ¿Que dice eso? Alemania sabía lo que hacía y a donde iba, y ya no está la solución, que dejo atrás el patrón oro, el histórico pacto de Bretton Wood en 1944 de donde salió el Banco Mundial y el Fondo monetario internacional. La diatriba se presenta por los mercados emergentes que empujan Brasil, India, y la poderosa China.

China, no tiene ideología sino pragmatismo, aunque se opine lo contrario, con la moneda del pueblo el yuan subvaluado, China crece y compra, se refugia en grandes inversiones en Europa, la dejaron entrar en el mercado monetario, igual sucedió cuando los japoneses compraron el Empire State en New York.

Europa entre dos gigantes con monedas subyacentes, Estados Unidos y China, si se logra el tratado de libre comercio Estados Unidos - Unión Europea poniendo en orden aranceles, regulaciones y certificaciones, tiene que correr definitivamente hacia la paridad, un euro, un dólar, para salvarse, que en la práctica, el euro, el breve, desaparece.

Para cerrar como corolario, épsilon, el logotipo del euro, la quinta letra del alfabeto griego que en términos matemáticos siempre tiende a cero, significa la palabra vacía, símbolo de todas todas errado, decir que ponerle dos líneas para justificarlo daba estabilidad fue una locura, pues la moneda por si misma debe representar su fuerza, su fortaleza, su dureza, desde tiempos inmemoriales.

 
 
 
SIGUE VOCES