Más

Jorge Ignacio Perez

Recibir actualizaciones de Jorge Ignacio Perez
 

Varapalo al castrismo

Publicado: 27/11/2012 11:37

antoniorodilesyt

Esta vez -quizá por la pérdida de fuelle- la estrategia no salió tan bien como esperaba el régimen de los hermanos Castro, acostumbrado a desandar los caminos de la impunidad y a burlarse de sus rehenes.

El encierro arbitrario, durante 19 días, del joven físico y deportista de alto rendimiento Antonio Rodiles -excarcelado este lunes sorpresivamente- no cumplió el objetivo de amainar las protestas ciudadanas que se presentan ahora mismo en la isla de parte de una sociedad civil cada vez más temeraria, sino, todo lo contrario: Desarrolló una campaña espontánea allende los mares, de la que rápidamente tomó parte una organización tan seria como Amnistía Internacional.

Rodiles ronda los 40 años. Es un intelectual consciente de que, uniendo fuerzas en un proyecto ecuménico como el suyo (Estado de Sats), se podría avanzar lo que no se adelantó nunca en medio siglo de dictadura, porque precisamente la "inteligencia" del régimen nos ha dividido a los cubanos haciéndonos desconfiar del prójimo, incluso en el exilio.

Pero, decíamos, el proyecto de Rodiles, su campaña Por otra Cuba, no margina tendencias artísticas, estilos de vida, orientación sexual, razas, direcciones de pensamiento político. Digamos que es una avanzada de algo tan elemental en democracia: que unos amigos votantes de diferentes partidos sean capaces de tomar unas cervezas juntos sin que llegue la sangre al río.

Eso en Cuba, a día de hoy, es impensable, al menos a gran escala.

Empezando porque, legalmente, solo existe un partido político.

Claro está que el encierro a Rodiles fue una jugarreta.

El régimen castrista no tiene color político, sino la más burda ambición de continuar manejando los designios de un país geográfico, porque ya sabe que la nación se le fue de las manos.
Rodiles lo tiene todo: carisma, coherencia, juventud, lucidez, humildad. Además, vivió fuera de Cuba, nada más y nada menos que en casa del "enemigo", los Estados Unidos. Y volvió, cosa rara que no perdona la dictadura.

Mientras más lejos estén los discrepantes, mejor para ella.

Este lunes por la tarde, a pocos minutos de excarcelado, este cronista habló con él por teléfono. Sorpresivamente, no estaba mal humorado ni rabioso, a pesar de la paliza indiscriminada que recibió sin ton ni son en la vía pública, el pasado día 7, y de los 19 días que estuvo entre rejas junto a presos comunes.

Ofreció las gracias a todos los que lo apoyaron, incluso a Dios.

Habló sin rencor.

La contención de los opositores molesta mucho a las dictaduras. Ellas saben que la ecuanimidad, el pensamiento y la acción pacífica -o lo que es lo mismo, el reclamo de respeto, amparados en el Derecho Internacional- son sinónimos de cambios; ahora que el Poder ha envejecido tanto y que la estructura soviética -tan falsa que era- se vino abajo.

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 
SIGUE VOCES