Jesús Jambrina

Recibir actualizaciones de Jesús Jambrina
 

Benjamín González

Publicado: 08/01/2013 17:02

benjamin

El nombre del título corresponde a un joven graduado recientemente del Instituto Nacional de Chile, quien rompió el guión de su discurso de graduación e imputó la educación que se ofrece en el prestigioso colegio. El Nacional ha sido el Alma Mater de varios presidentes del país, incluido Salvador Allende, aunque, como González afirma, no sea este uno de los más recordados en las aulas. La valentía del estudiante todavía hace olas en las redes sociales chilenas y latinoamericanas.

González se atrevió con los temas que, pienso, definirán el futuro de la región: la reinterpretación de la historia, especialmente el nacionalismo y sus vetas fascistas, el racismo y la discriminación tan arraigados en la cultura de vastos sectores, el concepto de éxito, priorizando lo económico y para lo cual se necesita una educación deshumanizada, que él describe muy bien, y la homofobia, cáncer atávico en parte de la población. Todo un programa crítico de pensamiento que, de hecho, es una ampliación del debate social en el área.

He vuelto a ser un estudiante leyendo ese magistral discurso; particular interés me produjo ver cómo un joven universitario ha captado el profundo sentido liberador de la escritura queer de Pedro Lemebel. Es como si un graduado cubano se hubiese atrevido a usar a Virgilio Piñera como modelo revolucionario. Se imaginan.

Este es, en parte, el signo de los nuevos tiempos: la expansión del impulso liberador de lo queer hacia otras zonas de lo social. Carlos Monsiváis, Nestor Perlongher, entre otros y otras, serán los modelos de pensamiento contra el monolito de una izquierda anquilosada y una derecha recalcitrante. González asimila lo universal de la mirada queer con un profundo sentido nacional y patriótico que no nacionalista ni patriotero. Ha hablado a su país de igual a igual, sin paternalismos y basado en una idea de justicia centrada en un contexto concreto.

Aquí algunos fragmentos del discurso divididos por temas:

Historia


(...) Recuerdo claramente el segundo día de clases del 2007, cuando llegó una profesora, y nos empezó a contar la historia de este colegio, además de decir que del Instituto Nacional han salido 18 Honorables Presidentes De La República, (...) reconozco que la profesora obvió el contarnos varios detalles.

Detalles como que entre los 18 presidentes de Chile, no son pocos los que tienen las manos manchadas con sangre de este pueblo. A modo de ejemplo, Institutano fue Pedro Montt Montt, presidente de Chile que dio la orden de asesinar a 3.500 salitreros en el Norte Grande, conocida actualmente como la mayor matanza en la historia de nuestro país (después de los 17 años de dictadura, claro) hablo de La Matanza de la Escuela de Santa María de Iquique. También a mi profesora se le olvidó mencionar que Institutano fue Germán Riesco Errázuriz, presidente de la República en el periodo del auge de la "Cuestión Social" destacando la matanza a raíz de la Huelga de la Carne, la cual dejó un saldo de más de 300 muertos en las calles del centro de Santiago. Previamente, destacan dos tristes hechos en la historia de Chile en que Institutanos también han sido actores principales. Fue un Institutano Manuel Bulnes Prieto, quien sofocó la Revolución Liberal de la Sociedad de la Igualdad, causando decenas de bajas. Fue Institutano también, Anibal Pinto, presidente de Chile, quien nos condujo a una absurda guerra contra nuestros hermanos peruanos y bolivianos por intereses oligarcas. Esta guerra, la Guerra del Pacífico, causó 3 mil bajas en Chile y más de 10 mil bajas en los países vecinos.
Diego Portales también fue Institutano. Para todo el que sepa un poco de historia, cualquier aproximación resultaría vaga en tratar de explicar las obras de él. Prohibió, so pena de cárcel, el participar en chinganas. Instauró una nueva forma de castigo para los "criminales peligrosos", azotes públicos. Conocida es su frase: "Palos y bizcochuelos, justa y oportunamente administrados, son los específicos con los que se cura cualquier pueblo, por arraigadas que sean sus malas costumbres (...)


Educación

(...) El 11 de Septiembre del año que se va (2012), cayó martes. Día en el cual me tocaba por asignatura Historia electivo e Historia Común. En mi interior, cuando me dirigía al colegio pensé que por lo particular de la fecha, y por ser un curso Humanista usaríamos esas 3 horas para discutir respecto al tema. Craso error. Parece que era más importante las Batallas Napoleónicas en historia común y la Ley de oferta y demanda en historia electivo que las bombas de ruido que se escuchaban explotar en el colegio a esas horas de la mañana. Comentando con unos compañeros en el recreo la situación, recordamos que nunca, en los 6 años que llevamos en el colegio nos pasaron el Golpe de Estado (donde, paradójicamente, murió un Presidente Instituano). Es decir, haciendo el experimento que yo sólo sepa lo que me han pasado en el colegio y nada más, no sabría quién fue Augusto Pinochet en la historia de Chile. Repito: Cuarto medio humanista en el mejor colegio de Chile (...).

Éxito

(...) Desde el primer día que pisé este colegio, sentí como todos los dardos y las acciones van dirigidas a un solo objetivo: el éxito. El éxito no como un instrumento para un fin mayor y más noble (la felicidad, por ejemplo). Sino como la meta final de la vida. Un éxito aparente eso sí, un éxito centrado sólo en lo económico: ser puntaje nacional, estudiar una carrera tradicional, casarse, escalar lo más alto posible en la empresa, comprarse una camioneta para pegarle la insignia del instituto en el parabrisas. Como dirían los Fabulosos Cadillacs: "En la escuela nos enseñan a memorizar: fecha de batallas pero que poco nos enseñan de amor". Amor a lo que hacemos, amor al prójimo, amor a la clase o incluso a la humanidad. No, nada de eso. Sólo buenos puntajes para el día de mañana comprarse la camioneta 4×4 (...)

Valores

(...) Cuando miro hacia atrás, pienso: ¿Qué valores aprendí en este colegio? Si todos hemos sido testigos de horrorosas frases estilo: "corran como hombres, no como maricones" "asuman sus consecuencias como machitos" "al colegio se viene solamente a estudiar" o "dejen la población en la casa" ¿Son acaso estas frases las que corresponden a un colegio que se jacta de estar forjado sobre los valores de la ilustración? No lo creo. Apropósito de los mismo, yo personalmente no he sido testigo, y tengo la impresión que es una conducta que va en retirada, pero hasta hace sólo un par de años, era común ver a un respetado y sacralizado profesor de este colegio, echando alumnos de la sala por negro. O suspendiendo aleatoriamente (Hacía formarse a un curso y decía: un, dos, tres: suspendido. Un, dos, tres: suspendido) sólo para demostrar su hipotético poder en este colegio. Ahora bien, de lo que sí he sido testigo, es de tratos abiertamente homofóbicos por parte de profesores hacia compañeros homosexuales: "Este colegio por gente como ustedes está como está, váyanse" y, en la misma línea he sido testigo de de profesores pegándole a compañeros (no combos ni patadas, pero sí empujones) (...)


Discursio completo aquí.

 

Seguir a Jesús Jambrina en Twitter: www.twitter.com/jjambrina

SIGUE VOCES