Javier Mota

Recibir actualizaciones de Javier Mota
 

¡Felicidades Brad, Jimmie y Jeff ... y principalmente, felicidades a la NASCAR!

Publicado: 19/11/2012 15:22

keselowski win

Pie de foto: Brad Keselowski, el piloto del auto #2 Miller Lite Dodge, celebra su primer campeonato de la Copa Sprint de la NASCAR, luego de terminar la carrera Ford EcoBoost 400 en el Homestead-Miami Speedway.

¡Nunca había visto algo así!

No me refiero a la desgracia que sufrió Jimmie Johnson en el Homestead-Miami Speedway, a la victoria de Jeff Gordon en la última carrera del Chase Final de la Copa Sprint de la NASCAR en la temporada 2012 y ni siquiera al título que consiguió Brad Keselowski, tras apenas tres temporadas completas en la máxima categoría del automovilismo de Estados Unidos, que también es la primera para Roger Penske y su equipo en 40 años.

Por supuesto que cada uno de esos hechos tienen un gran peso en la historia de la NASCAR:

Para Johnson, la falla de uno de sus mecánicos al no colocar todas las tuercas en la rueda en una crítica parada a los pits cuando estaba de líder cuando se corría la vuelta 200 de 266, el consecuente castigo de vuelta para completar la maniobra para ajustar la llanta y la posterior falla mecánica en su auto #48, todo lo cual le impidió conquistar su sexto título en la historia de la NASCAR

Para Gordon, la victoria con apenas 1.028 segundos de ventaja sobre Clint Bowyer - con quien protagonizó una espectacular pelea a puños en la carrera de Phoenix apenas una semana antes lo que le costó una multa de $100,000, el triunfo en Homestead-Miami representó una dulce venganza y un excelente final de la temporada, donde nunca había ganado.

Y para Keselowski, su primer título en la Copa Sprint de la NASCAR, representa también el primero para el equipo de Roger Penske desde que comenzó a competir en esta categoría hace 40 años.

Keselowski pasó a la historia como uno de los pilotos que más rápido ha llegado al campeonato, ya que solo requirió de 125 carreras, la menor cantidad desde que Gordon se coronó con solo 93.

Sin duda, una gran cantidad de datos históricos de las hazañas en las pistas de la NASCAR, para para mi, que solo había disfrutado de las carreras de la Copa Sprint por televisión, lo increíble, fue lo que pude presenciar en vivo en el Homestead-Miami Speedway en los días previos a la carrera y el domingo en el cierre de la temporada con la coronación de Keselowski.

En primer lugar, durante las entrevistas previas a la carrera el jueves, tanto Keselowski como Johnson, mostraron un lado amable, gran sentido del humor y respeto por la competencia, sin dejar de un lado las ganas de ganar.

Ya el domingo en las horas previas de la carrera descubrí la exitosa fórmula que la NASCAR ha encontrado para enamorar a sus fanáticos, quienes tienen la oportunidad no solo de acercarse, sino de estar literalmente al lado de los pilotos, los autos, los mecánicos y la propia pista, algo impensable en otros deportes como el béisbol de las Grandes Ligas, el football de la NFL o el baloncesto de la NBA, donde las estrellas de esos deportes y sus escenarios son mantenidos a distancia de los aficionados por lo general por guardias de seguridad que casi siempre hacen de la experiencia algo desagradable.

En la NASCAR, todos los aficionados que compran un HOT PASS para las carreras, pueden caminar tranquilamente por toda el área de los pits, ver, tocar y tomarse fotos con los pilotos, posar al lado de los autos y, como dije antes, pasearse sobre la propia pista apenas unos 20 minutos antes del inicio de la carrera.
Hace unas semanas, tuve la oportunidad de entrevistar a Gordon y una de mis preguntas en esa ocasión fue sobre qué debíamos hacer los aficionados para entender y disfrutar más de las carreras de la NASCAR y quitarnos los prejuicios sobre equivocados sobre estas competencias. Esta fue su respuesta:

"[...] a veces la televisión no le hace justicia a la dificultad para manejar estos autos, todo el poder que tienen y la velocidad que desarrollan, así que ver un evento en persona, generalmente, es lo que engancha a los fanáticos. Cuando tienen la oportunidad de ver una carrera en vivo, es difícil no emocionarse y ver lo que la televisión no te puede dar", me explicó Gordon.

Gordon tenía y tiene absoluta razón, estar en vivo en una carrera de la NASCAR es algo que te engancha Y poder estar a un paso de las estrellas de la NASCAR, es realmente increíble.

Ahora, tras el final de la temporada de la Copa Sprint de la NASCAR 2012 con la coronación de Keselowski, habrá que esperar hasta el 19 de febrero para volver a vivir y sentir la emoción de estas carreras en las legendarias 500 millas de Daytona en el inicio de la temporada 2013.

Ojalá que para entonces más fanáticos hispanos se "enganchen" a la NASCAR, y tengamos más pilotos amables, simpáticos y ganadores como Keselowski, Johnson y Gordon, que también hablen español.

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 

Seguir a Javier Mota en Twitter: www.twitter.com/@javiermota

SIGUE VOCES