Jaime Romay

Recibir actualizaciones de Jaime Romay
 

Cuando cuánto es Todo

Publicado: 22/11/2012 13:20

Jaimeromay

jaimeromay
¿Que significa en realidad cuántos años tienes? ¿Cuántas vueltas ha dado la tierra alrededor del sol desde que llegaste a este mundo material? o ¿Cuántas vueltas sobre su propio eje? ¿Cuántos segundos, días, meses o años tienes de existencia? ¿Cuántos huesos tiene tu sistema? ¿Cuántos ojos? ¿Cuántas manos? ¿Cuántos dedos? ¿Cuántos átomos componen tu ser? ¿A cuántos latidos por minuto late tu corazón? ¿Cuántos grados es el promedio de tu temperatura corporal? ¿Cuántos ciclos llevamos en la tierra? ¿Cuántos ciclos lleva la tierra en el universo? Entonces ¿Todo es cuantificable?

El despertar espiritual es masivo e innegable aunque todavía mucha gente no lo perciba, cada vez somos más los corazones receptivos y las mentes abiertas a los temas relacionados con la energía de la naturaleza. Para mi debut en The Huffington Post quisiera compartir la experiencia que me llevó por los senderos espirituales y me ayudó a conectarme de manera intrínseca con las llamadas ciencias ocultas.

Yo desde niño siempre sentí un fuerte magnetismo con la energía del universo, con la de la tierra y la del cielo, con la del reino mineral y el reino vegetal, me sentí atraído por la esencia del viento y del fuego, la del sol y la luna, la de la luz y la sombra, pero no fue pasados los 25 cuando tuve un despertar interno muy profundo al encontrarme atravesando un momento de inflexión en la vida. Entonces de pronto empecé a percibir que un número aparecía constantemente durante los días, como un impulso a través de mi visión periférica el 22 se hacía presente, en el reloj, en el periódico, en un libro, en un muro, en las placas de los coches, poco a poco penetrando en mi inconciente.

A menudo me encontraba cuestionando por que a mí y por que este número, hasta que un día por intuición decidí sumar los dígitos de mi fecha de nacimiento de esta manera 02-02-1980 = 2+2+1+9+8 = 22. Cuando descubrí a la numerología el asombro desbordó, fue uno de los momentos más enriquecedores en mi vida e inmediatamente me puse a investigar y a estudiar al respecto hasta convertir esta práctica en parte de mi vida cotidiana. Me sorprendió que fue sabio filósofo griego Pitágoras quien desarrolló hace miles de años todo lo que actualmente se conoce en el mundo occidental sobre esta práctica, esta herramienta que permite medir vibraciones e intenta revelar los ordenes ocultos de las cosas y de la personalidad humana.

Según Diógenes Laercio (200 d.C), importante historiador griego, "Para los pitagóricos el principio de todas las cosas era la monada o unidad; de esta monada nace la dualidad indefinida que sirve de sustrato material a la mónada, que es su causa; de la mónada y la dualidad indefinida surgen los números; de los números, puntos; de los puntos, líneas; de las líneas, figuras planas; de las figuras planas, cuerpos sólidos; de los cuerpos sólidos, cuerpos sensibles, cuyos componentes son cuatro: fuego, agua, tierra y aire; estos cuatro elementos se intercambian y se transforman totalmente el uno en el otro, combinándose para producir un universo animado, inteligente y esférico, y la tierra misma también es esférica y está habitada en su interior. También hay antípodas, y nuestro 'abajo' es su 'arriba'". Para Pitágoras y sus discípulos la religión y la ciencia se fundían en un solo concepto puesto que pensaban que si la armonía musical dependía de un número entonces también la armonía universal dependía de un número.

Podrán existir muchas dudas con respecto a la numerología que ya tendré la oportunidad de profundizar más adelante pero para mí está claro que este despertar fue verídico y la numerología el impulso que me hizo entrar por la vereda espiritual y llegar a conocer al verdadero mundo esotérico.
Me percaté entonces que este número 22 contiene un valor bíblico, un misterio o código oculto puesto que los antiguos oráculos constaban de 22 elementos: La 22 letras de la Cábala, las 22 Runas celtas, los 22 arcanos del tarot y los 22 canales o dimensiones que conectan a las sefirot. Este número también se presenta en los 22 huesos de la cabeza humana, en los 22 capítulos del Apocalipsis, 22 del Avesta y sus 22 plegarias. También encontramos el número 22 en la naturaleza, determinando parte de la biología especialmente la del ser humano ya que existen 22 aminoácidos esenciales para la vida y 22 pares de cromosomas autosómicos no sexuales que fundamentan la esencia orgánica de la persona o en los equinoccios al producirse entre los días 21 y 23, en los ciclos de 22 años de las manchas solares o los 22 elementos celestes de la astrología.

Me parece que no podremos entender la verdadera esencia de la existencia humana si no nos disponemos a estar más receptivos a las señales que nos llegan desde las entrañas del sabio universo. Los linderos de la ciencia terminan donde comienza la espiritualidad, terminan cuando se manifiesta el espíritu de lo divino, el de la naturaleza sagrada, el del Todo. Ahora creo y siento que somos recipientes de amor, contenedores de energía vital que fluye constantemente y se manifiesta a través de diferentes maneras, a través de luz, a través de ondas y vibraciones numéricas. Creo que el mundo en el que vivimos es un enigma y está lleno de maravillas, de otras realidades que no podrán captar nuestros sentidos si no tenemos abiertos al cosmos el corazón y la mente.

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

Visita su página oficial: www.jaimeromay.mx

 
SIGUE VOCES