Más

Jaime Romay

Recibir actualizaciones de Jaime Romay
 

Bienvenida la nueva era

Publicado: 20/12/2012 12:00

Amanecerjjromay

amanecerjjromay

Falta un día del supuesto fin del mundo o cambio de era o final de ciclo o salto de dimensiones o transformación cuántica y sea cual sea nuestra interpretación de estos conceptos es verídico que para la antigua civilización maya este 21 de diciembre terminaba un ciclo de tiempo (y empezaba otro puesto que su calendario era cíclico) que dura aproximadamente 5125 al que denominaban "la cuenta larga".

El New Age o Nueva Era es un término que surgió en los años 70 en Estados Unidos y su fundamento se encuentra profundamente vinculado a la cosmovisión de esta civilización mesoamericana. Esta ideología hace referencia a la era astrológica entrante, llamada era de acuario o era de oro y adopta a la espiritualidad y el misticismo como estilo de vida, al pensamiento mágico y al desarrollo de las capacidades de la percepción extrasensorial y fenómenos paranormales tales como telepatía, clarividencia y precognición. Propone a la meditación, la oración y el yoga como camino a la iluminación, al uso de la medicina alternativa y a las terapias holística como refuerzo de la medicina moderna.

Para la astrología lo que sucede es que nuestro sistema solar se encuentra atravesando un "límite de tiempo" o gap entre 2 de las 12 eras del zodiaco, la era de piscis y la era de acuario. Este cambio de eras incluso coincide también con fenómenos astronómicos de este año tales como el final del ciclo solar de 11 años o la "precesión de los equinoccios" donde un ligero movimiento en el eje de la tierra provoca que aproximadamente cada 2160 años la constelación visible en el cielo cambie.

Todas estas misteriosas concordancias entre predicciones numéricas y fenómenos astrológicos, además de la difusión de mucha información en Internet y medios masivos tienen a millones de personas alrededor del mundo con digamos, la "curiosidad" (en mayor o menor medida), de que "algo" va a suceder mañana y no quisiera pensar como estarían pasándola nuestros ancestros.

Los escenarios apocalípticos son: la colisión de un asteroide o planeta con la tierra, una tormenta solar de grandes proporciones que acabe con nuestro sistema eléctrico, un rayo de luz que llega al sol de un agujero negro en el centro de la galaxia y cambia la polaridad planetaria o una invasión extraterrestre.

Para otros la nueva era presagia la unión de toda religión, el fin de paradigmas culturales, el desapego material, el despertar espiritual colectivo, Internet como medio para la conexión divina, la adopción del pensamiento mágico, la cúspide de la iluminación colectiva y al corazón cómo parte del motor del amor universal. Para el libro sagrado central de la sabiduría de la Cábala; el Zohar, en esta etapa surge el despertar del hombre super-consciente y el descubrimiento de todos los enigmas ocultos de los tesoros celestes. Para el Zohar todos los símbolos de eras olvidadas contienen conocimientos geométricos ocultos en la naturaleza que en esta era entrante se empiezan a manifestar por la nueva inclinación de la tierra para revelar su energía a través de los rayos de luz que provienen del sol.

Lo cierto es que este es un momento muy importante no solo para los mayas del pasado o los new agers sino para todos en conjunto, es atípico que la energía de millones de personas en el mundo se encuentre conectada por el fenómeno 2012. Parece una invitación masiva para cuestionar nuestra propia existencia y reflexionar sobre aspectos esenciales de la vida, un punto de inflexión en nuestra evolución, una introspección que nos debemos de hacer como raza humana, como conciencia colectiva que debe de reconectarse más armoniosamente con su propia esencia divina.

TAMBIÉN VE:

Loading Slideshow...
  • Los mayas poseían una cultura altamente sofisticada. Astrónomos y matemáticos fueron parte de una civilización muy avanzada, admirada por científicos de la actualidad. Estos astrónomos Mayas señalaron que el 21 de diciembre de 2012, se producirá una alineación cósmica perfecta entre Venus, la Tierra, Júpiter y la Galaxia, pero no un desastre universal, como muchos creen, sino el comienzo de una nueva etapa, luminosa para la humanidad.

  • Cuando hablamos de una nueva etapa, ésta supone grandes cambios espirituales y de gran apertura mental. Un cambio de conciencia. Una invitación a superar el individualismo y a estar en sincronía con el planeta, a fortalecer la unión espiritual con la Madre Tierra y el cosmos. A trabajar contra la marginación y las guerras, y unirnos en torno a los objetivos del equilibrio, la paz y la felicidad entre los pueblos. Sanar el planeta que nos cobija.

  • ¿Cómo se comienza? Con el pensamiento. Tus pensamientos dominantes se manifiestan: atraes a tu vida aquello que piensas. Presta atención a tus emociones, concéntrate en tus deseos y tus sueños, no pienses en aquello que no deseas. Si tus pensamientos son negativos, enfócate en lo que deseas conseguir, “cambia de sintonía”, y tu estado de ánimo mejorará.

  • El ser humano está aprendiendo siempre, y las crisis son para evolucionar. Sostenerse en la esperanza de que algo mejor vendrá es la mejor manera de evolucionar interiormente y conocer nuestros propios alcances.

  • A medida que la conciencia cambia, la realidad física también, primero de manera sutil, hasta llegar a cambios significativos y notables. Menos depresión, mayor seguridad. Menos irritabilidad, mayor tolerancia a situaciones difíciles. Lo que comienza como un trabajo interior, se refleja en los demás, comenzando una cadena, un círculo de sanación.

  • Una nueva era planetaria comienza, una nueva etapa cósmica. El cosmos marca una división, la señal de un cambio que se está gestando y los seres humanos tendremos la posibilidad de renacer hacia una nueva conciencia global. Recibir las señales del cosmos constituye una muestra de esa sintonía necesaria e imprescindible en esta nueva era, y todos debemos fortalecerla.

  • Las energías planetarias que nos conducen al año 2013 nos piden escuchar la voz de nuestro corazón. Es tiempo de iniciar un proceso sanador, un tiempo de elecciones: ¿Amor o indiferencia? ¿Desarrollo o estancamiento? ¿Expansión o contracción de nuestros límites? La respuesta está en tu interior. Los mensajes del cosmos se manifiestan de manera sencilla y cotidiana, sólo debemos estar abiertos a reconocerlos.

  • Mahatma Gandhi:

    No debemos perder la fe en la humanidad, que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias

Loading Slideshow...
  • Por <em><b>Diana, la astróloga</b></em> Cada año, la energía positiva de esta celebración se respira en el ambiente que nos envuelve, y es por eso que podemos recurrir a ella en busca de iluminación, paz interior y deseos de superación. Resulta vital estar preparados para recibir este día que nos ofrece toda su fuerza, poniendo en práctica diversos rituales para potenciar nuestras propias energías.

  • Comenzaremos a despedir el año viejo al atardecer, preparando el hogar de la manera más simple: una buena limpieza. Con energía, barre tu casa de adentro hacia afuera para sacar las malas vibras que se han ido acumulando; lo ideal es que las ventanas de la casa estén abiertas y recuerda que la música o el sonido de campanas son de gran ayuda para limpiar el hogar. Es el momento ideal para deshacernos de objetos rotos, que impiden el buen flujo de la energía.

  • Y ahora nos concentramos en recibir el nuevo año con nuestra mejor mesa, nuestras mejores ropas y predisposición, una verdadera fiesta de la abundancia, una abundancia que no tiene que ver con el dinero, pero sí con el buen humor, la energía, la risa y la mejor disposición para que se manifieste con naturalidad una gran alegría.

  • Prepararemos como centro de mesa un velón dorado, amarillo o blanco. La vela representa al fuego, y ese fuego está asociado a lo sagrado y constituye una fuerza vital de la naturaleza. Las llamas de las velas son de gran ayuda para lograr que nuestros deseos se conviertan en realidad. Puedes colocar alrededor de la vela unas monedas de chocolate envueltas en papel dorado, que simbolizan prosperidad, puedes también colocar rosas rojas, que estimulan la cordialidad y los buenos lazos familiares, y jazmines o alguna flor blanca para abrir vías de sanación y pedir por nuestra salud.

  • La presencia de la familia, los seres queridos alrededor de una mesa, brinda una oportunidad única para el crecimiento personal: cada uno a su manera, y espontáneamente, confecciona mentalmente una lista de deseos y anhelos para el año que se inicia. Las personas reunidas alrededor de la mesa, deben brindar por la paz y por la felicidad como de costumbre, a la hora cero. Al finalizar los saludos, se encenderá el velón para iniciar el sencillo ritual para dar la bienvenida al nuevo año. Uno de los integrantes de la reunión, que previamente ha sido elegido como guía, pedirá que todos los presentes se tomen de la mano y cierren los ojos.

  • Con las palabras que broten espontáneamente de su corazón, les pedirá a quienes estén reunidos que imaginen que la luz de la vela comienza a brillar por encima de sus cabezas. Una luz blanca y radiante que ayudará a cada uno a encontrar paz, equilibrio, prosperidad, y que será la encargada de mantenerlos unidos durante el año que se avecina, cumpliendo sus deseos y dotándolos de una poderosa energía positiva. En este momento, cada uno puede meditar por unos segundos acerca de las ilusiones puestas en el nuevo año, lo que desea alcanzar, o superar. etc. Finalmente el guía invitará a sus seres queridos a abrir los ojos y reunirse en un abrazo fraternal. Sin darnos cuenta, en ese instante contamos con una energía especial para que se concreten todas nuestras ilusiones. La concentración energética colectiva que se produce nos ayuda a abrir nuestros canales hacia el afianzamiento de nuestro desarrollo espiritual, y a iniciar inconscientemente el sendero que nos llevará a concretar nuestras aspiraciones.

  • Rituales como el que acabamos de compartir, nos ayudan a atraer las vibraciones positivas a nuestra vida, pero es muy importante destacar también, que es un momento que debemos aprovechar para aprender a descubrir el lado bueno de las cosas, aceptar que todo tiene una razón de ser y que aún aquello que lastima sirve para fortalecernos. Aprende a descubrir aquello que tal vez siempre has tenido frente a tus ojos y nunca recuerdas agradecer: en este Nuevo Año que comienza, no olvides que la Vida es el mejor regalo que Dios nos ha dado, celebremos todos los días del año dando gracias por ese maravilloso don que nos ha dado nuestro Señor.

 
SIGUE VOCES