Más

Horacio Mancilla

Recibir actualizaciones de Horacio Mancilla
 

Los Angeles y sus demonios: La Chilindrina pudo ser americana

Publicado: 09/10/2012 09:02

ransom guapa

Foto. Cortesía Bárbara Ransom, imagen publicada en El Heraldo de México (diario ya desaparecido en ese país). Imágenes expuestas abajo son del diario Excelsior y otorgadas al bloguero Horacio Mancilla para la ilustración de este blog.

Una Chilindrina rubia, de ojos azules, alta, delgada, y con un suave acento norteamericano. ¿Te la imaginas en la vecindad del chavo? Pues aunque parezca absurdo, así pudo ser el célebre personaje de Roberto Gómez Bolaños. La actriz original que él llamó para formar parte de su elenco cómico, no fue María Antonieta de las Nieves como todos pensamos, sino una actriz estadounidense que después de una breve pero exitosa carrera en el cine, el teatro y la televisión mexicanas, desapareció un día sin dejar rastro. Se llama Bárbara Ransom, vive en Los Angeles y ésta es su historia.

¿Cómo fue que una actriz gringa terminó trabajando con Chespirito?, le preguntó en un acogedor restaurant yucateco en Pasadena, California.

"Nací en Chicago, pero a mis papás les encantaba viajar y tener diferentes experiencias culturales. Así llegaron a México. Yo tenía entonces nueve años y aprendí el español en dos meses". Años después, Bárbara estudió actuación con el legendario maestro Zeki Sano quien fuera discípulo directo de Stanislavzki.

"Cuando tenía dieciocho años le dije al maestro Zeki Sano que me regresaba a Estados Unidos a intentar una carrera acá. ¿Te vas a ir a los Angeles a ser una babystar?, me dijo con su acento japonés. El quería que me fuera a estudiar con los grandes maestros de Londres, pero me vine a Los Angeles. Aquí me afilié a los sindicatos, conseguí un agente y hacía audiciones todo el tiempo, pero la competencia era terrible."

b_ransom

¿Y por eso te regresaste a México?

"No, me regresé porque tenía un romance y se acabó". Me responde con una carcajada que desnuda su carisma para la comedia.

"Me sentía muy triste y quería estar con mi familia que seguía en México. Cuando llegué allá me ofrecieron trabajo en la telenovela "Estafa de Amor" con Maricruz Olivier".

¿Cómo conseguiste ese papel, hiciste casting?

"En esa época no se hacían castings. Me escogieron así nada más."

"Eran finales de los sesentas y las puertas se seguían abriendo para la rubia. Vendrían cinco telenovelas más, como "El derecho de nacer" al lado de Enrique Lizalde. También subió a los escenarios teatrales con "Hello Dolly" al lado de Libertad Lamarque y Vaselina con Julissa".

ransom comica

¿Y cómo fue conociste a Roberto Gómez Bolaños?

"El era el escritor de una película que hice con Capulina "El Zángano".

Chespirito tenía un ojo clínico impresionante para elegir a sus actores. ¿Por qué crees que te escogió a ti?

"Yo creo que al ver la película de Capulina, le gusto mi actuación. El estaba haciendo un grupito para hacer sketches y un día me llamó para ser parte del elenco de "Los Supergenios de la mesa cuadrada".

Bárbara no lo sabía, pero ahí se reunirían por primera vez los actores que más tarde integrarían "El Chavo del ocho": Gómez Bolaños, Rubén Aguirre y Ramón Valdez. Se transmitía por Televisión Independiente de México (canal ocho) y originalmente era sólo un segmento del programa "Sábados de la fortuna".

¿Qué recuerdos tienes de Chespirito?

"Lo quise mucho, era una persona divina, un pan. El me enseñó a tener fe ciega en mis compañeros. En un sketch que hacíamos en el programa él me decía una palabra y yo me desmayaba. Me tenía que dejar ir con todo el cuerpo y él me cachaba. Pero él estaba de espaldas a mí. Me podía haber estrellado muchas veces pero él siempre me detenía a centímetros del piso. Me decía: yo no te voy a dejar caer nunca, tú te tienes que dejar ir y no vas a voltear. Y cada vez que me caía yo sabía que él me iba a cachar. Y eso me ayudó a tener confianza absoluta en la gente".

¿Cómo lograba Chespirito esa magia en el escenario que ha hecho que sus programa aún sigan siendo exitosos?

"El tenía total confianza en sus instintos y se dejaba llevar por ellos. Confiaba en sus actores y los dejaba desarrollar sus personajes. Cuando veía algo que no le gustaba decía: no hagas eso y cuando veía algo que sí le gustaba te decía: haz más de eso. Me daba rienda suelta. El me alentaba siempre a hacer lo que yo quería"

¿Por qué lo dejaste?

"Me vieron en el programa de los Supergenios y querían hacer la version mexicana de la serie Laughing. Luis de Llano le dijo a Raúl Astor, esta chica tiene algo. Y me fui con él a hacer "la Cosquilla" al Canal Dos.

¿Y cuando le dijiste a Chespirito cómo lo tomó?

"Estaba muy decepcionado pero lo entendió. El canal dos tenía la fuerza de la familia Azcárraga, era un canal más grande y me pagaban mejor. Nadie sabía si el ocho iba a poder sobrevivir o no. Y al final no sobrevivió y lo acabó comprando Televisa porque sabían que siempre iba a ser una competencia muy dura para ellos. Chespirito me dijo: Me da mucha pena, mucha tristeza, pero entiendo que tienes que elegir. Y se puso a buscar a una sustituta".

¿Qué crees que hubiera pasado si te quedas con él?

"Creo que me habría frustrado. A mi siempre me ha gustado hacer muchas cosas. Y algo que me encantaba de trabajar en México es que podías hacer cine, teatro y televisión al mismo tiempo. Aquí en Estados Unidos no puedes hacer eso".

¿Quién inventó a la Chilindrina, Chespirito o María Antonieta?

"Yo creo que fue idea de Chespirito porque yo con él ya hacía muchos personajes de niña chiquita. Todavía tengo por ahí guardado un vestidito".

¿Si tú te hubieras quedado en el canal ocho, habrías sido la Chilindrina?

La actriz busca con calma su respuesta en el humo del café.

"Es lo más lógico".

Bárbara Ransom no se arrepiente de su decisión. Su paso fugaz por los escenarios mexicanos sería la envidia de cualquier estrella: "La cosquilla" fue un programa exitoso que serviría de trampolín a grandes actores como Hećtor Bonilla y Héctor Suarez. Además, once películas dan fe de su paso por México.

"Yo siempre supe que quería hacer dos cosas en mi vida: ser actriz y ser mamá".

Se casó con el actor David Estuardo y regresó a Estados Unidos a criar a su hija. Nunca volvió a los escenarios mexicanos. Sus ojos azules brillan cuando le hablo del país y de la Ciudad de México. Las carcajadas inundan el restaurante yucateco. El café está cargado de deliciosos recuerdos. Y después de reír con ella por más de dos horas, no me queda ninguna duda: Bárbara Ransom habría sido una espléndida Chilindrina americana.

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 

Seguir a Horacio Mancilla en Twitter: www.twitter.com/horaciomancilla

SIGUE VOCES