Guillermo Dietrich

Recibir actualizaciones de Guillermo Dietrich
 

¿Hacia donde van las ciudades?

Publicado: 20/12/2012 19:00

La creciente urbanización, expansión económica y cambios demográficos están generando profundas transformaciones en las diferentes ciudades del mundo, con el consiguiente impacto en el transporte. Grandes masas de población acceden a centros urbanos de todo el mundo, en auto, tren, colectivo. De Nueva York a Tokio, pasando por Ciudad de México, Johannesburgo, París, San Pablo y Buenos Aires, los gobiernos enfrentan desafíos crecientes.

Específicamente en las capitales de países emergentes, como Argentina, donde la combinación de expansión económica, crecimiento de la población, consolidación de las clases media en términos de mayor consumo en general y de vehículos en particular, las presiones sobre los sistemas de logística y transporte es mucho mayor. Que los desafíos son similares, quedo bien claro hace unos meses en Budapest, Hungría, donde juntos con otras 60 ciudades, expusimos sobre las reformas que estábamos implementando en Buenos Aires.

La mayoría coincidió con nuestro enfoque centrado en el ciudadano, en mejorar la movilidad del habitante de la ciudad, ya sean los que viven en esta o provienen de otras provincias, al mismo tiempo que agilizar la logística para facilitar el transporte comercial, relacionados con espacios de supervisión nacional, como puertos, aeropuertos y carreteras. Finalmente, los mejores sistemas de transporte y movilidad de una ciudad aproximan el problema de manera integral, incluyendo la circulación de las personas, bienes y servicios, cuidando el medio ambiente y el derecho de todos.

Estamos basando esta transformación en cuatro pilares fundamentales. En primer lugar, darle prioridad al transporte público, que además de ser el utilizado por la mayoría de la población, casi un 80%, también es el más eficiente, menos contaminante y más fácil de expandir. En segundo lugar, estamos promoviendo la movilidad sustentable, como las bicicletas, el caminar, pero acompañado de un profundo ordenamiento y seguridad vial, donde tratamos de conectar logística comercial, de puertos, aeropuertos y transporte, con la seguridad de los ciudadanos para movilizarse. Todos los años, por la ciudad pasan millones de millones de dólares de transacciones comerciales, que utilizan algunos de estos espacios logísticos como parte del comercio local e internacional. Es fundamental para el desarrollo económico y la calidad de vida, que la infraestructura de logística funcione adecuadamente, integrada al ritmo de la ciudad.

En cuarto lugar, estamos introduciendo tecnologías para mantener al ciudadano informado en todo momento, para involucrarlo no solo en los desarrollos de la ciudad, sino para ayudarlo a tomar la decisión de movilidad más eficiente en cada momento del día. En estas iniciativas estamos consolidando esquemas de trabajo de abajo hacia arriba, donde los habitantes contribuyen con nuestros equipos técnicos brindándonos información en tiempo real que es procesada y reconvertida en información útil para todos los vecinos, logrando mitigar los efectos de la congestión y mejorar la experiencia de viaje en la ciudad.

Porque estas reformas las lanzamos en base al desarrollo de un análisis inicial de la ciudad, que combinaba no solo las necesidades de transporte, sino un cruzamiento con la matriz productiva de la ciudad, una economía principalmente de servicios. Desde la ciudad no se tiene supervisión sobre puertos, carreteras o aeropuertos, pero las hemos contemplado, ya que son medios logísticos fundamentales para nuestro desarrollo económico, y además impactan directamente en los desafíos de tráfico, y la calidad de movilidad del ciudadano.

Desde la introducción de tecnología para mejorar el otorgamiento de la licencia de conducir, pasando por el cambio de mano de la Avenida Pueyrredon, las ciclovías, o la construcción del Metrobus, todas estas iniciativas están conectadas, buscando darle una mejor calidad de vida al ciudadano.

 

Seguir a Guillermo Dietrich en Twitter: www.twitter.com/guillodietrich

SIGUE VOCES