Más

Grace Fuller

Recibir actualizaciones de Grace Fuller
 

¿Puede nuestra mentalidad poner límites a nuestra salud y bienestar?

Publicado: 13/11/2012 09:07

bienestar

Recuerdo como si fuera ayer el día en que el médico que venía tratándome de un problema severo de asma que sufría desde la infancia, me dio la posibilidad de considerar una vida libre de esa enfermedad simplemente con ayudarme a pensar de una manera más positiva sobre mi salud.

A punto de dejar mi ciudad natal, Lima, para estudiar en el extranjero, acudí a su consulta en busca de nueva medicación de control y un plan de acción en el caso de que me afectaran las condiciones meteorológicas una vez en España.

El comentario de mi neumólogo sigue resonando en mi memoria: "¿Por qué quieres llevarte contigo la enfermedad, Grace?", me preguntó sorprendido. "¡Déjala aquí!".

Al parecer eso fue lo que hice mentalmente ese día. Las crisis asmáticas desaparecieron, así como los síntomas asociados a factores genéticos y atmosféricos de esta afección.

Aunque no lo pudiera entender en aquel momento, quedó en mí la inquietud de que la desaparición de la enfermedad había estado inequívocamente ligada a un cambio de mentalidad. Fue como si la declaración del médico hubiese penetrado profundamente en mi pensamiento, abriéndome a la posibilidad de que no se trataba de una condición biológica sino mental.

La catedrática de psicología de la Universidad de Harvard, Ellen Langer, podría ofrecer alguna pista en este sentido. Con once libros publicados, los casos de pacientes excepcionales son el punto focal de su investigación de más de 30 años. Langer desafía algunas de las nociones tradicionales acerca de la salud.

"Con el tiempo he llegado a creer cada vez menos y menos en que la biología determina nuestro destino", señala en su libro Counterclockwise: Mindful Health and the Power of Possibility (En sentido antihorario: salud consciente y el poder de la posibilidad).

Su investigación sugiere que hay algo más cultural (patrones condicionados de pensamiento) en este proceso y presenta la premisa de que "si la mente está en un lugar verdaderamente saludable, el cuerpo podría serlo también -de manera que podríamos cambiar nuestra salud física cambiando nuestra mentalidad".

Un número cada vez mayor de científicos defensores de la relación mente-cuerpo viene investigando el potencial que tiene la espiritualidad para mejorar la mente humana, y como es que ésta a su vez afecta la acción y condición del cuerpo.

La búsqueda de mi propia espiritualidad me fue de gran utilidad cuando doce años atrás tuve que volver ocupar la silla de paciente con otra enfermedad difícil de curar. En esa ocasión, mi actitud positiva y expectativas no fueron suficientes para sanarme.

Desde hacía algún tiempo me venía considerando una persona agnóstica. Pero después de este diagnóstico, empecé a explorar. A repensar. Y durante los siguientes años me adentré en las enseñanzas religiosas.

Cultivé una práctica de reflexión haciéndome preguntas profundas sobre Dios y considerando las implicaciones de poner atención a los aspectos espirituales de nuestra vida.

Considerar que la dimensión espiritual de nuestra existencia no está limitada por nuestra experiencia física, me impulsó a obtener y a vivir en mi día a día una comprensión práctica de Dios como la totalidad del bien que puede traer sanación.

Esto trajo curación a mi cuerpo una vez más, y tuve una sensación de paz que no recordaba haber sentido desde la infancia. Pero, aún más, también me ayudó a cultivar el hábito de poner mayor atención a lo que tiene más valor para mí.

En el pasado trataba de solucionar los problemas de un cuerpo orgánico y creía que descubrir las posibilidades del amor era una cuestión externa a mi persona y desligada de mi bienestar físico, mental y emocional.

Ahora veo las cosas de manera diferente.

Después de un viaje interior extraordinario aplicando las enseñanzas del Cristianismo, un logro muy importante para mí ha sido el haber aprendido a honrar este anhelo de dar y recibir amor como una expresión natural de mi ser. El expandir mi mentalidad más allá de lo material ha demostrado ser un método eficaz para el cuidado integral de mi salud.

Pero mi caso no es único. Puede que ello explique porqué la oración está siendo objeto de numerosos estudios científicos. Las preguntas que se hacen los investigadores están relacionadas con su acción curativa: ¿Tiene que ver con su efecto sobre las creencias religiosas del individuo? ¿Actúa disminuyendo el estrés que complica la evolución de la enfermedad? ¿O se trata de alguna forma de interacción más profunda del hombre con una entidad mayor, como muestran algunos estudios neurológicos recientes?

Este es sólo el comienzo de una investigación científica seria y necesaria sobre los beneficios de la oración y la espiritualidad. Pero no necesitamos esperar resultados que prueben científicamente su eficacia para considerar un sentido de lo sagrado.

Comprueba por ti mismo que, seamos conscientes o no de ello, nuestra práctica espiritual puede enseñarnos cómo alcanzar la salud verdadera.

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 

Seguir a Grace Fuller en Twitter: www.twitter.com/@wigwise

SIGUE VOCES