Más

Gabriel Sanchez Zinny

Recibir actualizaciones de Gabriel Sanchez Zinny
 

Políticas educativas y mercado de trabajo: Mejor educación para más empleos

Publicado: 17/08/2012 08:25

educacion blog

Varios estudios recientes resaltan la necesidad de lograr una mayor articulación entre el sistema educativo (con acceso a una educación de calidad) y el mercado laboral en América Latina, que permita a los jóvenes lograr empleos decentes.

Diversas estadísticas provenientes de fuentes nacionales e internacionales muestran que los jóvenes son grupo poblacional con los mayores problemas de inserción en el mercado laboral a nivel mundial. No solamente padecen mayores porcentajes de desempleo que otros grupos etarios sino también peores condiciones laborales, niveles de ingreso más bajos y sobrecalificación. Por ejemplo, en Brasil existe un nivel de desempleo de jóvenes de 20 por ciento, y en México alcanza el 9.5 por ciento.

Dentro de este grupo, las mujeres sufren mayores tasas de desempleo que los hombres de su misma edad, reciben ingresos más bajos y padecer situaciones de discriminación en el proceso de selección laboral. En América Latina, los hombres ganan un promedio de 17 por ciento más que mujeres. En Brasil, la diferencia de ingresos sube un promedio de 30 por ciento más para los hombres de la misma edad y nivel de educación.

En América Latina estas situaciones se dan en un contexto de desigualdad social, crecimiento de la economía informal, importantes diferencias salariales, precarización de las condiciones de trabajo y exclusión de gran parte de la sociedad de la protección social contributiva. A pesar del aumento de la asistencia escolar en general, algunos de los principales problemas de los sistemas educativos de la región pasan por la dificultad para completar los estudios secundarios, el retraso escolar, la baja calidad de la educación y la inclusión de niños y adolescentes sin escolarizar que hace que los jóvenes aún encuentren serias dificultades insertarse laboral y socialmente.

Ante estos problemas es fundamental avanzar hacia políticas educativas orientadas a las capacidades específicas que los jóvenes deberían adquirir de cara al mercado laboral actual, como el pensamiento crítico, la colaboración en redes, el liderazgo, entre otras. Distintos estudios, como más recientemente lo del Banco Inter-Americano de Desarrollo titulado, "Desconectados: Habilidades, Educación y Empleo en América Latina" señalan a la inserción laboral temprana como una de las claves para la adquisición de las capacidades mencionadas así como de hábitos de trabajo valorados por los empleadores y contactos que aumenten sus posibilidades laborales futuras.

La capacitación en empresas es otra herramienta señalada para fomentar la inserción laboral, pese a la desigualdad entre empresas grandes y PYMES en términos de tamaño y recursos para políticas de formación, además de la variación en las prácticas de capacitación según el sector de actividad y la jerarquía de los empleados. Ante este déficit, los gobiernos latinoamericanos han desarrollado políticas que incluyen instancias de capacitación para empresarios y trabajadores y propician la participación activa de organizaciones de empleadores y liceos técnicos.

A través del apoyo de organizaciones multilaterales como el Banco Inter-Americano de Desarrollo, gobiernos latinoamericanos han enfocado en la capacitación de trabajadores jóvenes en particular. En las últimas décadas, programas de capacitación laboral del BID han involucrado a 200.000 jóvenes en 120 programas distintas en 22 países de la región. Un programa exitoso es el iniciativo "A Ganar," que ofrece capacitación profesional para jóvenes en combinación con actividades deportivas. En la primera fase del programa, que empezó en Brasil, Uruguay, y Ecuador, 70 por ciento de participantes adquirieron empleo, inspirando a otros gobiernos como los de México, Colombia, y Argentina a implementar sus propias versiones. Actualmente "A Ganar" está ayudando a trabajadores jóvenes en 13 países.

Es fundamental también prestar atención a las instituciones de regulación del mercado de trabajo, los ciclos económicos de un país y el impacto de los shocks económicos. Adicionalmente, se menciona la necesidad de reintegrar el modelo institucional y curricular para avanzar hacia la implementación de sistemas de formación continua y certificación de competencias permitiendo pasar del generalismo a la formación profesional específica. En este sentido, se menciona la necesidad de contar con estudios acerca de la demanda del mercado laboral y de los saberes y habilidades necesarios para responder a ellas. Esto permitiría una vinculación entre educación, capacitación y mercado laboral, que sea específica y acorde a las necesidades particulares de los jóvenes y la producción local.

El crecimiento económico en si mismo no siempre produce mayor empleo en la misma proporción, ya que existen factores como la falta de capacitación y formación, las regulaciones del mercado laboral, y las políticas impositivas, que muchas veces frenan el desarrollo laboral. Los gobiernos de la región, y el sector empresario, tienen una responsabilidad principal de articular sus políticas para que el boom económico en América Latina sea también fuente de mayores empleos y disminución de la inequidad social.

Vídeo relacionado:

 
SIGUE VOCES