Más

Gabriel Sanchez Zinny

Recibir actualizaciones de Gabriel Sanchez Zinny
 

La revolución de Salman Khan

Publicado: 14/11/2012 11:56

salmakhanyt

Los sistemas educativos están enfrentando profundas transformaciones, tanto en los países desarrollados como en los emergentes, con una clara conciencia en ambos de la necesidad de mejorar la calidad de la educación, enseñando habilidades y conocimientos a los alumnos, acorde con las demandas sociales, culturales y laborales del siglo 21. El consenso sobre una mayor calidad es prácticamente unánime; mucho más difícil es encontrar las fórmulas para alcanzarlo. La tecnología podría ser un catalizar de estas reformas.

Tal vez una de las mayores disrupciones en la forma de enseñar y aprender que se han visto en los últimos años es la que trajo Khan Academy al mundo de la educación. Fundada por Salman Khan, un ex analista de inversión en Estados Unidos, esta Academia, una organización sin fines de lucro, ha traído al debate de políticas públicas la educación combinada, o personalizada, mediante el uso de tecnologías. Ha popularizado el uso de videos, lecciones, ejercitaciones y evaluaciones online.

La tecnología permite personalizar la enseñanza, y presentarla a medida de las capacidades e intereses de los estudiantes. Si usted está leyendo este artículo, probablemente asistió durante 12 años a la escuela con otros 30 alumnos, donde todos tenían que aprender de la misma manera, los mismo contenidos, y al mismo ritmo. Como dice Khan en su reciente libro The One World Schoolhouse, publicado por Hachette Book Group, "no era claro que este fuera el mejor sistema hace 100 años, pero con certeza no lo es más actualmente".

La visión de Khan Academy es proveer una educación de primera clase a todos, en cualquier lugar del mundo. Actualmente los sistemas educativos no lo logran. Los mejores maestros terminan la mayoría de las veces en las mejores escuelas, y los estudiantes más marginados asisten a escuelas con los peores recursos, infraestructura, y maestros. La tecnología puede cambiar todo esto, puede homogeneizar la calidad educativa hacia arriba, hacia mayores niveles de calidad, para todos. Como sostiene Khan en su obra "no existe una razón económica para que estudiantes en cualquier lugar, no tengan acceso a las mismas lecciones que recién los hijos de Bill Gates".

¿Cuándo se concentran más los alumnos? ¿Aprenden mejor matemática por las mañanas o las tardes? ¿Retienen más conocimientos cuando sus padres están en la casa o de viaje? Por supuesto que la respuesta depende de cada individuo, sostiene Salman Khan, en su libro. Y continua: "dadas todas estas variaciones que afectan el aprendizaje de los niños, ¿porque todavía insistimos que la enseñanza y el aprendizaje tienen que darse en una clase, al impersonal ritmo de campanas y timbres?"

Muchos de estos cambios ya se han visto a nivel universitario, donde las instituciones educativas han sido más innovadores en incorporar nuevas tecnologías, y han surgido variadas iniciativas que están transformando el sector, como Udacity, Cousera (creado por profesores de Stanford, Michigan, Penn, y Princeton) y la empresa conjunta EdX, una colaboración entre Harvard y MIT. De a poco estos cambios se están viendo también en las escuelas secundarias, y uno solo puede predecir que seguirán creciendo.

Desde el 2004 hasta la fecha, Khan Academy ha recibido más de 6 millones de visitas únicas a sus videos, clases y ejercicios, y estos videos han sido vistos más de 200 millones de veces. Escuelas y alumnos de todo el mundo están utilizando estos contenidos para educarse, entendiendo que ayudan a una formación más a medida de los intereses y ritmos de aprendizaje, permiten volver a la lección aunque sea antes o después del colegio, y contribuyen a una mayor retención de lo aprendido.

La tecnología permite combinar la enseñanza tan personalizada como era la de una institutriz, con la masividad de acceso a la educación que surgió con las nuevas demandas de la revolución industrial. Si bien esta tecnología es sola una herramienta, un instrumento que se puede utilizar mejor o peor, tiene realmente la capacidad de transformar la forma de enseñar y aprender, poniendo al alumno en el centro del sistema educativo y aumentando la calidad de enseñanza para todos.

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

.

 
SIGUE VOCES