Recibir actualizaciones de Fabian Mauricio Rozo
 

¿Por qué ha "enCuadrado" Pékerman en Colombia?

Publicado: 18/11/2012 09:05

josé nestor pekerma

Del primer partido que dirigió José Néstor Pékerman como seleccionador nacional de Colombia en febrero pasado al más reciente en la noche del miércoles existe un común denominador que resume perfectamente la transformación que desarrolló el argentino en cuestión de meses: Juan Guillermo Cuadrado.

Para su debut frente a México en Miami, el técnico convocó al entonces jugador del Lecce, que no había sido tenido en cuenta por su antecesor Leonel Álvarez y esporádicamente por Hernán Darío 'Bolillo' Gómez. Aparte de citarlo, le dio la confianza de entrada y el menudo mediocampista hizo de la franja derecha toda una autopista que conectó con el camino del triunfo en el estreno, rubricando incluso su obra con el segundo gol de aquel 2-0.

Cuadrado mostró decisión, atrevimiento, sorpresa y contundencia, justamente los valores que ha inculcado Pékerman en estos 10 meses de trabajo al frente de Colombia, y que ratificó el miércoles también en suelo estadounidense, esta vez en Nueva Jersey frente al siempre respetado Brasil, anfitrión de la próxima Copa del Mundo y a donde aspira a llegar la tricolor luego de perder tres pasaportes mundialistas en línea.

El empate contra los auriverdes, más allá de tener la coincidencia de registrar de nuevo un gol del ahora volante del Fiorentina, cerró un año inolvidable para la selección, en el que de ser una más de la eliminatoria, pasó a convertirse en protagonista de primer orden, venciendo con autoridad a los dominadores del último tiempo como Uruguay, Chile y Paraguay, para situarse en zona de clasificación directa.

El notable cambio lo ha reconocido la FIFA en su reciente escalafón, donde Colombia apareció de octava. Muchas señales positivas en poco tiempo realmente, pero lo mejor es que esa imagen renovada no parece ser un maquillaje momentáneo sino permanente, diseñado por un grupo de profesionales, seleccionados todos por el DT, que en su momento fue cuestionado ante su alto número, pero que hoy nadie cuestiona a la luz de los resultados (seis victorias, un empate, una derrota, 16 goles a favor y tres en contra).

Pékerman fue silenciando las críticas y hoy tiene a un país volcado hacia la selección, que es otra bajo su mando y que ratifica juego tras juego, los valores anteriormente mencionados que ya son prácticamente parte del nuevo ADN cafetero...

Decisión. Si algo le sobra al argentino es determinación y su idea de ir siempre al frente, exponiéndose incluso por momentos, arriesgando en otros más de la cuenta, es innegociable. Esa personalidad la refleja el grupo al jugarle de tú a tú a cualquiera, así esté al frente el campeón de América o el 'Scratch'.

Atrevimiento. En Chile perdía inmerecidamente con la Roja y para el segundo tiempo, sacó al capitán Mario Yepes, mandó a uno de los volantes centrales (el polivalente Edwin Valencia) al fondo y le abrió espacio en la mitad al siempre efectivo Cuadrado, para ir al frente, así Abel Aguilar se quedara solo en la contención. El resultado no pudo ser mejor: 1-3 en Santiago.

Sorpresa. Si bien ha mantenido una base desde que asumió, en planteamientos o cambios durante los partidos, Pékerman ha sido capaz de dar vuelcos absolutos al plantel en procura de un mejor juego, sin el más mínimo margen de duda. Y en la mayoría de los casos, le ha dado resultado. Tal vez contra Ecuador en Quito, con Amaranto Perea de lateral derecho, y el miércoles frente a Brasil, al experimentar tres hombres en el fondo, sean los únicos lunares.

Contundencia. Si en tu equipo tienes a goleadores de raza como Falcao García, 'Teo' Gutiérrez o Jackson Martínez, a cualquier rival se le puede hacer daño y de eso convenció el argentino al grupo para que explotara el olfato de semejantes artilleros.

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí


Fabián Mauricio Rozo es articulista de La Ciudad Deportiva.

 

Seguir a Fabian Mauricio Rozo en Twitter: www.twitter.com/@fabianrozo

SIGUE VOCES