Elena Shore

Recibir actualizaciones de Elena Shore
 

Una causa común une a líderes de derechos de las mujeres, LGBT y de los inmigrantes

Publicado: 27/11/2013 18:31

HOUSTON - Eddy Arias no sabía que era indocumentado cuando llegó a los Estados Unidos a la edad de 14 años. Eso no impidió que las autoridades de inmigración detuvieran a Arias hace dos años, durante una parada de tráfico de rutina.

Pasó 61 días en un centro de detención de inmigrantes - y porque él es gay, fue puesto en confinamiento solitario.

"Sentí que estaba perdiendo la cordura, día tras día, en una celda de seis pies por siete", dijo Arias.

Presos LGBT en detención de inmigrantes a menudo son puestos en confinamiento solitario, al parecer por su propia protección de la población general de los detenidos.

Pero Arias dijo que nunca sintió que los otros detenidos representaban una amenaza a su seguridad. Estar en aislamiento, dijo, sólo lo hizo sentir como si estuviera volviéndose loco.

Su abogada fue capaz de ayudarlo a salir del aislamiento después de una semana, y, finalmente, pudo salir del centro de detención. Ahora Arias está siguiendo adelante con su vida, tomando clases para que pueda solicitar su ingreso a la escuela de medicina.

Pero los otros detenidos, que no tenían representación, no tuvieron tanta suerte.

"Las otras personas con quienes estaba han sido deportadas", dijo Arias. "Estoy aquí ahora, pero ellos no lo están. Eran exactamente como yo. No eran ni mejores ni peores que yo".

Arias habló en un reciente foro comunitario en Houston, donde unos 50 organizadores por los derechos LGBT, derechos de las mujeres y derechos de los inmigrantes se reunieron para discutir cómo podrían trabajar juntos para defender los derechos de todas sus comunidades.

Los organizadores dijeron que el foro, presentado en conjunto por New America Media y la organización sin fines de lucro Neighborhood Centers, Inc., fue el primer debate público en la ciudad de su tipo.

"No creo que realmente hemos tenido esa discusión aquí en Houston", dijo Frances Valdez, una abogada de inmigración con Neighborhood Centers, que representó a Eddy Arias durante su caso de inmigración. "Tenemos a gente trabajando en todas esas cosas, pero no hablan [entre sí]".

El abogado de inmigración John Nechman señaló que hasta el año 1990, los Estados Unidos prohibió la entrada a las personas sólo porque eran homosexuales.

No fue hasta 2003 que la Corte Suprema de los EE.UU., en la histórica decisión de Lawrence v Texas, anuló la ley contra la sodomía de Texas, haciendo las relaciones sexuales del mismo sexo legal en cada estado de EE.UU..

"Las personas gay ya no eran criminales", dijo Nechman, "y eso realmente ayudó en mis casos de asilo porque yo [estaba argumentando que] eran criminalizados en su país de origen [por ser gay] - pero estábamos haciendo la misma cosa aquí".

Hoy, los que luchan por los derechos de los inmigrantes LGBT han visto algunos avances: la Corte Suprema echando abajo la parte de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA por sus siglas en inglés) que permite a las parejas del mismo sexo que están casadas legalmente solicitar una tarjeta de residencia para el cónyuge indocumentado, un derecho que durante mucho tiempo ha sido disponible sólo para parejas heterosexuales.

Pero el matrimonio entre personas del mismo sexo aún no es legal en la mayoría de los estados, incluyendo Texas, y los inmigrantes indocumentados - tanto gay como heterosexual - siguen enfrentando deportaciones en récord, que se espera sobrepasar los 2 millones bajo la administración de Obama.

"Hemos logrado la igualdad para las personas LGBT en la ley de inmigración, al menos sobre el papel, tendremos que esperar y ver si sucede en la práctica", dijo Nechman. "Ahora necesitamos una reforma migratoria".

Texas ha exitosamente derrotado proyectos de ley antiinmigrantes siguiendo el modelo de la ley estatal de Arizona de inmigración SB 1070. Pero los activistas dicen que es un lento camino hacia el progreso.

"Las mujeres en Texas están absolutamente bajo ataque. Los latinos en Texas están absolutamente bajo ataque", dijo Ray Guerra, quien asistió al foro y se describe como "un ingeniero durante el día y un activista y organizador por la noche".

Las mujeres están luchando contra una nueva ley del aborto que podría cerrar un tercio de las clínicas del estado y hacer que el acceso al aborto en las zonas rurales sea prácticamente imposible.

"En Texas, tenemos un doble golpe", dijo Rogene Gee Calvert, cofundador de la Clínica HOPE, que proporciona servicios de atención médica en varios idiomas en el suroeste de Houston. "No sólo no estamos participando con el mercado [de la atención de salud], sino los servicios de salud de la mujer se están recortando drásticamente".

Gordon Quan, quien en 1999 fue el primer asiático-estadounidense en el Consejo de la Ciudad de Houston, dijo que una vez le preguntó al congresista Mike Honda de California por consejos en la aprobación de leyes que amplían los derechos de los inmigrantes.

"Yo dije, 'Mike, ¿cómo consiguen que estas leyes se aprueben?' Me dijo: 'Salimos y le trabajamos y logramos que estas comunidades salgan a las urnas".

Pero los organizadores dijeron que también hay un papel para las movilizaciones locales, como los Dreamers en Arizona que fueron capaces de detener un autobús lleno de deportados en un acto de desobediencia civil en agosto.

"Estos activistas hicieron lo que ni siquiera podíamos hacer a veces por los clientes", dijo la abogada de inmigración Valdez.

Activista de los derechos de los inmigrantes María Jiménez ha estado trabajando con Water Station, una organización sin fines de lucro de California, que enseñó a organizadores de Texas como construir estaciones de agua en el desierto para reducir las muertes relacionadas con el calor.

Jiménez dijo que han desarrollado relaciones con los ganaderos, incluyendo un hombre que ha salvado 60 vidas en su solo rancho.

"Podemos mirar un problema complicado, como la militarización de la frontera, y encontrar algunas soluciones locales", dijo Jiménez. "No [son] soluciones completas, sino [son] algo".

Los organizadores de hoy, dijo Nechman, también pueden aprender de activistas del VIH de hace décadas - quienes llegaron a aliados en diferentes comunidades para fortalecer el apoyo a su causa.

En un momento en que "el gobierno negaba la existencia de que personas se estaban muriendo de esta enfermedad", dijo Nechman, "un grupo extraordinario de personas se reunieron", haciendo manifestaciones en Wall Street, en el CDC y la FDA para exigir medicamentos eficaz y asequible contra el VIH.

"Los grupos gay se acercaron a las mujeres y dijeron: 'Este es un asunto de mujeres'. Se acercaron a los inmigrantes y dijeron: 'El gobierno no los está admitiendo a causa de su condición de VIH'", dijo Nechman. "Ellos cambiaron la forma en que la gente pensaba de eso".

Mientras que las deportaciones continúan a un ritmo récord en Texas - que tiene más camas de detención de inmigrantes que cualquier otro estado - Arias recordó a los asistentes que las personas que están siendo deportadas eran como ellos mismos.

"Yo soy un ser humano 'ilegal'", dijo Arias. "Ese fue el crimen de que estaba acusado, un crimen que no elegí cometer cuando llegué aquí como un niño".

"Cuando estuve allí en el centro de detención, realmente no me encontré con personas que eran una amenaza para la sociedad", dijo. "Sólo se les detuvo durante una parada de tráfico o algo insignificante. Estas son las personas que estamos deportando".

Durante su tiempo en solitario, Arias pensó en los otros detenidos que vendrían después de él.

"Les dejé un mensaje de esperanza escrito en la pared", dijo Arias. "'Dios está aquí, Él nunca te desamparará'".

 
SIGUE VOCES