Más

Elena Shore

Recibir actualizaciones de Elena Shore
 

Es Sacramento, no Washington, que marca el paso para la reforma migratoria

Publicado: 18/09/2013 18:22

SAN FRANCISCO -- Líderes locales de grupos LGBT, de derechos de las mujeres y los grupos de derechos de los inmigrantes recurren a Sacramento, no a Washington, como la mejor esperanza para el cambio.

Con la reforma migratoria federal estancada en la Cámara de Representantes, los activistas aquí están volcando su atención a una serie de proyectos de ley en la legislatura estatal controlada por los demócratas que podrían hacer de California uno de los estados más amigable a los inmigrantes en el país -- cerca de 20 años después que el gobernador republicano Pete Wilson impulsó a negar atención de salud y educación pública a los inmigrantes indocumentados.

"El paisaje [nacional] ha cambiado en las últimas dos semanas", desde los acontecimientos en Siria, dijo Ben de Guzmán de la Alianza Nacional Queer Asiático e Isleño del Pacifico en Washington, DC. "No sabíamos lo que iba a suceder sobre la reforma de inmigración, tenemos [incluso] menos sentido de lo que va a pasar ahora".

Pero una cosa está clara: Para muchos defensores de derechos de los inmigrantes, la mayor esperanza para la reforma puede estar en Sacramento, no en Washington.

Mujeres líderes del Área de la Bahía, inmigrantes indocumentados y activistas LGBT -- que han tomado posiciones en la vanguardia de las protestas de la reforma de inmigración -- dijeron en una reciente reunión de estrategia que estaban centrando su atención en los proyectos de ley estatales y locales para impulsar por los derechos de sus comunidades. La reunión fue patrocinada por New America Media y otras 15 organizaciones.

"El movimiento no es la gente tras puertas cerradas que toman decisiones en DC -- somos nosotros, son las hermanas que han sido arrestadas", dijo De Guzmán , refiriéndose a más de 100 mujeres que fueron arrestadas la semana pasada frente a la Casa de Representantes para protestar la inacción de la Cámara sobre la reforma integral de inmigración.

En julio, Alex Aldana de la Coalición de Jóvenes Inmigrantes del Este de la Bahía ayudó a organizar una sentada de inmigrantes indocumentados en la oficina del gobernador Jerry Brown para exigir que firme la Acta de Confianza (TRUST Act), un proyecto de ley que limitaría a quienes las autoridades estatales y locales pueden detener para su deportación a petición de los agentes de inmigración.

"Los undocuqueer están poniendo en riesgo su identidad para crear un cambio social", explicó Aldana, quien llegó a Estados Unidos desde Guadalajara, México cuando tenía 16 años y se identifica como queer e indocumentado.

Ahora los defensores de derechos de los inmigrantes como Gabriela Villarreal, directora de política del Centro de Política de Inmigración de California, están alabando los proyectos de ley relacionados con los inmigrantes que han sido aprobados en la legislatura estatal y se dirigen al escritorio del gobernador.

La semana pasada, Brown firmó la ley AB 1195 (asambleísta Susan Eggman, D -Stockton), para garantizar que los inmigrantes víctimas de un delito puedan acceder a sus denuncias de delitos sin temor a ser negados debido a su estatus migratorio.

La ley podría tener un impacto de vida real para los inmigrantes como Lourdes Pérez, que se ofrece como voluntaria con Mujeres Unidas y Activas y es originaria de México.

"A mi hijo lo golpearon y tenía miedo de llamar a la policía", explicó Pérez a un grupo de unos 50 activistas el jueves. "Me dijo: 'Si yo les llamo, ¿me van a deportar?' Yo dije: '¿Por qué tiene que ocurrir esto simplemente porque alguien no tiene papeles?' Es por eso que necesitamos una reforma migratoria".

Un número de otros proyectos de ley relacionados con los inmigrantes están en espera de la firma del gobernador.

Brown dijo que iba a firmar un proyecto de ley que autoriza a los inmigrantes indocumentados a obtener licencias de conducir, después de que el asambleísta Luis Alejo, demócrata de Watsonville, aceptó enmiendas que harían que las licencias indiquen claramente que el conductor es indocumentado.

La ley de licencias de conducir, AB 60, ha sido criticada por algunos defensores de los derechos de los inmigrantes por exigir una marca especial y notación para diferenciar las licencias de los inmigrantes indocumentados.

El Senado estatal de California votó para aprobar un proyecto de ley (AB 241) de una Carta de Derechos para Trabajadores Domésticos. Si la firma Brown, California se convertirá en el tercer estado después de Nueva York y Hawái de garantizar protecciones laborales a los trabajadores domésticos. El pasado septiembre, Brown vetó una versión anterior de la ley, del mismo autor, el asambleísta Tom Ammiano (D -San Francisco).

La Asamblea de California aprobó una versión enmendada de la Ley TRUST, también escrita por Ammiano. La medida va ahora al gobernador, quien ha dicho que firmaría la versión modificada del proyecto de ley después de vetar una versión anterior el año pasado.

La Ley TRUST, introducida por primera vez en 2011, fue un intento de enfrenta lo que Stacy Umezu, codirector de programas de Comunidad Unida en Contra de la Violencia, llamó un "programa completamente defectuoso y mal llamado Comunidades Seguras".

El programa, dice Umezu, estaba "aprovechando los temores racistas y xenófobas, como resultado de la recesión económica en los Estados Unidos".

Bajo Comunidades Seguras, las huellas dactilares de todos los detenidos son enviados a las autoridades federales de inmigración. El programa, diseñado a perseguir a los criminales, ha llegado a la deportación de cientos de inmigrantes indocumentados en el Área de la Bahía, muchos de los cuales no tenían antecedentes penales o sólo habían sido acusados de delitos menores.

Comunidades Seguras todavía está en vigor, pero una medida presentada por el supervisor de San Francisco, John Avalos, prohibiría la detención de los inmigrantes indocumentados a petición de las autoridades federales que luego los recogen para su posible deportación. Umezu hizo hincapié en la importancia de aprobar la ordenanza sin modificarla para limitar las garantías del debido proceso.

"Esto no es sólo un asunto de inmigración, esto no es sólo un asunto latino. Este es un tema que nos afecta a todos" , dijo Umezu. "Como una comunidad LGBT", dijo, "sabemos lo que significa ser criminalizado".

Otros proyectos de ley aprobados por la legislatura estatal podrían proteger a los consumidores del fraude de inmigración, impiden que los empleadores tomen represalias contra los trabajadores inmigrantes, y permitir que los inmigrantes indocumentados obtengan una licencia para ejercer la abogacía.

California no es el único estado que ha tomado la iniciativa de promulgar sus propias leyes de inmigración.

Un nuevo estudio publicado por el Proyecto de Política de Inmigración de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales encontró que 43 estados y Washington, D.C. han promulgado 146 leyes y 231 resoluciones relacionadas con los inmigrantes legales e indocumentados, migrantes y refugiados durante la primera mitad de este año -- un aumento de 83 por ciento respecto a la primera mitad de 2012.

Las medidas estatales incluían legislación orientada a la aplicación de la ley en las legislaturas controladas por los republicanos en estados como Indiana y Utah, a medidas que extienden beneficios a los inmigrantes indocumentados en estados controlados por los demócratas como Colorado y Oregon.

Para Amy Lin, estudiante de UCLA que se identifica como undocuqueer, los derechos de los inmigrantes, las comunidades LGBT, y las mujeres están intrínsecamente conectados.

Lin, que se ofrece como voluntaria con el grupo de estudiantes indocumentados asiáticos ASPIRE, llegó a los Estados Unidos de Taiwán cuando tenía 12 años de edad. Le dijo a su madre que era gay cuando estaba en la high school.

"Le dije: 'me gustan las chicas, también. ¿Está bien?' Ella me miró y me dijo: 'No importa. Para eso es América'".

¿Cuál es la solución a la cuestión migratoria?

VOTA

Loading Slideshow...
  • Los Angeles: Miles reclaman reforma migratoria

 
SIGUE VOCES