Elena Shore

Recibir actualizaciones de Elena Shore
 

La estrategia de agosto: el activismo pro derechos de los inmigrantes se calienta

Publicado: 06/08/2013 13:44

Cerca de 40 líderes de organizaciones de defensa de la reforma migratoria fueron arrestados la semana pasada en el Capitolio. El grupo estaba allí como parte de una protesta destinada a presionar al Partido Republicano de la Cámara de Representantes a aprobar una reforma migratoria con una vía a la ciudadanía.

Tomando el ejemplo de los jóvenes inmigrantes indocumentados, o Dreamers, nueve de los cuales fueron arrestados en la frontera de Arizona el mes pasado, los activistas veteranos bloquearon el tráfico en una calle adyacente al Capitolio mientras gritaban una consigna popular entre los Dreamers: "¡Indocumentado, sin miedo!"

La acción se llevó a cabo un día antes de que los congresistas dejaron Washington, DC, para su receso de agosto. Dio inicio a una serie de manifestaciones, asambleas y eventos organizados por los defensores de derechos de los inmigrantes durante el mes de agosto.

El objetivo, según Angela Kelley, vicepresidenta de política de inmigración del Centro para el Progreso Americano con sede en Washington, DC, es utilizar el receso de agosto para ganar tanto impulso en apoyo de una reforma migratoria que "cuando regresen, hay un aire de inevitabilidad" en torno a solucionar el problema.

"En realidad estoy más segura de lo que he estado nunca de que nuestro movimiento está a punto de ganar el argumento [para la reforma migratoria] en agosto", dijo Kelley el jueves en una sesión informativa nacional de medios étnicos organizada por New America Media.

Las mujeres toman la iniciativa

Wida Amir, quien supervisa el programa de derechos de los inmigrantes en el Foro Nacional de Mujeres Asiáticas del Pacífico (NAPAWF, en inglés), nació en Afganistán y llegó a Estados Unidos cuando tenía 16 años. Su madre, una viuda, tenía que tomar "la decisión más difícil que alguien tiene que hacer", de reunir a sus hijos y salir de su país durante la invasión soviética de la década de 1980.

"La reforma migratoria es algo que siento muy personal", dijo Amir. "Es una misión en la vida".

Las mujeres representan el 51 por ciento de los inmigrantes en Estados Unidos, sin embargo, "muchas de nuestras leyes de inmigración actuales no siempre las incluyen", según Amir. Por ejemplo, bajo la Ley de Reforma y Control de Inmigración de 1986, se exigió a los inmigrantes presentar pruebas de que estaban trabajando -- sin embargo, la mayoría de las mujeres ocupan puestos de trabajo en la economía informal, de cuidado domestico hasta trabajadoras en salones de manicura, dijo. Las mujeres también llegan a los Estados Unidos principalmente a través de visas familiares, añadió Amir, que tienen límites y retrasos que pueden ser de hasta 20 o 25 años en algunos países asiáticos.

La directora de NAPAWF Miriam Yeung fue una de los arrestados en la protesta la semana pasada en el Capitolio. La organización, que forma parte de la campaña We Belong Together -- cuyo objetivo es traer más atención a la cuestión de género en el debate sobre la inmigración -- ayudó a traer cientos de mujeres líderes de 25 estados a una audiencia en marzo que presentó la senadora Mazie Hirono (D -Hawaii) sobre el impacto de la reforma migratoria en las mujeres.

Líderes LGBT: Esta es nuestra lucha también

La decisión del Tribunal Supremo en junio de derogar una disposición clave de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA) permitió a los extranjeros solicitar la legalización a través de un cónyuge del mismo sexo por primera vez.

Pero, de acuerdo a Dave Montez, director en funciones de GLAAD, el fallo DOMA es sólo el comienzo.

"La inmigración es un tema LGBT", dijo Montez. Su organización es parte de una coalición de alrededor de una docena de organizaciones LGBT, incluyendo el Centro Nacional para los Derechos de Lesbianas, el Grupo de Trabajo Nacional Gay y Lesbiana y la Federación de Igualdad, que están trabajando por la reforma migratoria.

"El fallo de la Corte Suprema sólo afecta a alrededor del 10 por ciento de los indocumentados inmigrantes LGBT en los Estados Unidos", dijo Montez.

De los aproximadamente 267 mil inmigrantes indocumentados LGBT aquí, sólo 30.000 están en relaciones binacionales. "El otro 90 por ciento no lo están ... por lo que necesitarían un camino a la ciudadanía", dijo. "El trabajo para el otro 90 por ciento todavía tiene que continuar".

Presión de la derecha

Ese esfuerzo puede haber encontrado un aliado poco probable.

Kelley dice que el movimiento de la Cámara de Representantes en el DREAM Act por sí solo es una señal de un "cambio radical". El líder de la mayoría Eric Cantor (R-VA) y el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes Bob Goodlatte (R-VA) - ambos votaron en contra del DREAM Act - ahora están trabajando en una versión republicana del proyecto de ley.

A pesar de que la KIDS Act, como se le llama al proyecto de ley, "no hace lo suficiente", Kelley dice que esta medida significa un cambio en la posición de los republicanos sobre la reforma migratoria.

Pero una división dentro del Partido Republicano sigue. El miembro de la Cámara de Representantes Steve King (R-Iowa) insinuó recientemente que muchos soñadores eran traficantes de drogas, mientras que Paul Ryan (R-Wis.) le dijo a su distrito electoral en una reunión que pronto habría un proyecto de la Cámara de Representantes para legalizar a los inmigrantes indocumentados.

Sin embargo, la presión para la reforma también está llegando de parte de los líderes de las comunidades empresariales y religiosas.

La semana pasada, dos cartas distintas fueron enviadas a los republicanos de la Cámara de Representantes pidiendo una reforma. Una fue firmada por más de 400 empresas y cámaras de comercio, la otra por más de 100 donantes republicanos, entre ellos el estratega republicano Karl Rove.

La carta de los donantes del Partido Republicano argumentó que los republicanos tienen que ser vistos como tomando acción sobre la reforma migratoria para el bien de su partido: "Los republicanos deberían acoger a los inmigrantes y ser vistos como haciéndolo. Creemos firmemente que con una acción significativa sobre la reforma migratoria, existe una oportunidad tanto para una buena política y buena política para los republicanos".

Las comunidades religiosas también tienen una poderosa influencia en el Partido Republicano, dice Kelley. Los evangélicos conservadores, por ejemplo, han sido una voz activa para la reforma como parte de la campaña Biblias, Insignias y Negocios organizada por el Foro Nacional de Inmigración.

Según Kelley, un importante líder demócrata en el Congreso le dijo recientemente a su organización que la comunidad de fe era "más importante que cualquier cosa" en presionar a los republicanos para actuar sobre la reforma migratoria.

Un reciente sondeo de CBS publicado el lunes encontró que siete de cada 10 conservadores están dispuestos a aceptar un "camino a la ciudadanía" para los inmigrantes indocumentados con condiciones.

El mes de agosto, concuerdan activistas y defensores, será fundamental para ver si eso pasa y si, como dice Kelley, pueden "ganar la narrativa" sobre la reforma migratoria.

 
SIGUE VOCES