Dr. Salomon Jakubowicz

Recibir actualizaciones de Dr. Salomon Jakubowicz
 

Fatiga crónica: curarse (antes de ir al médico)

Publicado: 03/06/2012 10:30

Fatigagetty

Fatigagetty

Acabo de ver a una paciente con el gen de la felicidad. Comía cuando sentía hambre, dormía bien y a veces le provocaba hacer ejercicio. Aun teniendo algunos problemas ella no sentía fatiga. Lo había heredado de su padre. Tener ese raro gen la hacía "irremediablemente" más optimista. En sus citas médicas me contaba lo bello que es un atardecer y cómo disfrutaba estar consigo misma.

El resto de las personas no tenemos este gen. Rara vez nos provoca hacer ejercicio, sentimos cansancio y ansiedad entre 4-6 PM.

La mayoría se resigna a aceptar su destino genéticamente programado, porque no es fácil pelear contra el Cerebro de Gordo que nos quiere controlar.

Cómo curar la Fatiga crónica (antes de ir al médico)

Tener el gen de ojos verdes, hace que los ojos sean verdes. En cambio, el gen de la felicidad es maleable. Los siguientes cambios en tu estilo de vida ayudan a ver el vaso medio lleno y curar la fatiga crónica.

Estilo de vida sano

CambiosHormonasConsecuencias
Desayuna aun sin hambre, hasta estar más que satisfecho. Incluye proteínas en tu desayuno.DopaminaControl de la ansiedad por comer. Ni Una Dieta Más no es para sustituir la comida.
Desayuna al levantarte (<60 min)CortisolControl del apetito Previene la Fibromialgia, el colesterol, los triglicéridos y el ácido úrico alto.
Incluye tu carbohidrato favorito en el desayuno.IncretinasControl del Cerebro de Gordo. Ayuda a adoptar el estilo de vida para siempre.
Nunca realizar ejercicios en ayunas.AdrenalinaEvita sentir ansiedad en la tarde. Evita “auto-devorarse” los músculos y perder colágeno. Previene la artrosis.
Ejercicio intenso (mínimo 5 mins. al día).EndorfinasAcelera el metabolismo. Mejora la fibromialgia.
Merienda dulces sin azúcar.InsulinaDisminuye el apetito.
Dormir mínimo de 12 a 5 am.SerotoninaMejora tu metabolismo. Previene la grasa abdominal, el hígado graso.

Quien cree que no desayuna se está engañando: se come sus propias proteínas, se auto devora. El cuerpo desata su mecanismo de emergencia cuando el desayuno no empieza 60 minutos después de levantarnos de la cama.

La fatiga aparece cuando finalmente comemos y se apagan las alarmas.

Antes de perder totalmente los ahorros de energía, el Cerebro decide provocar ataques de hambre que aparecen en la tarde. Los alimentos ingeridos con ansiedad en la noche provocan que en la mañana del día siguiente no sea fácil comer el desayuno volviendo al principio de este círculo vicioso.

Enfermedades relacionadas con la fatiga crónica

Solo algunas veces mis pacientes con fatiga crónica realmente tienen enfermedades como Hipotiroidismo y Resistencia a la Insulina.

Medicamentos relacionados con la fatiga crónica

Aunque el medicamento Metformina (Glucofage) puede ser útil contra el síndrome de fatiga crónica, no reemplaza un estilo de vida sano. Además, muy frecuentemente causa debilidad o somnolencia, especialmente en las personas que no duermen suficiente.

Algunos medicamentos como las pastillas anticonceptivas, Postinor y glucosamina pueden ser causa de la fatiga crónica. Tampoco es recomendado el uso de algunas medicinas para bajar de peso como: Pastillas chinas, Fruta Planta o Carnitina.

Algunos medicamentos aumentan tanto la Serotonina que no sería necesario escribir este artículo, lamentablemente son adictivos y su efecto solo dura unos días.

Recomendaciones médicas

Yo no creo tener ese gen pero mientras atendía a mi paciente pensé: el desayuno funciona porque estoy sonriendo.

¿Ustedes creen que heredaron el gen de la felicidad?

MÁS CONSEJOS SOBRE NUTRICIÓN Y EJERCICIO:

Loading Slideshow...
  • Limita el tamaño

    <strong>Por Yined Ramirez-Hendrix</strong><br /><br />Un snack debe ser de unas 100 y 200 calorías, si estás a dieta limítate a las 100. Procura que esa merienda contenga carbohidratos complejos, proteína y un poco de grasa saludable. Los carbohidratos te darán energía, mientras que la digestión más lenta de la proteína y la grasa te mantendrá llena por más rato.

  • Merienda al momento correcto

    El pasar mucho rato sin comida (cinco horas o más) disminuirá tu metabolismo, provocando que tu cuerpo queme menos grasa que lo normal. Esto puede provocar alzas en la hormona de la insulina, haciéndote sentir hambrienta. Los expertos en nutrición recomiendan una merienda tres horas después del desayuno y otras tres horas después del almuerzo.

  • Haz las matemáticas

    Muchos razonan que 100 calorías no son algo para alarmarse y pueden consumir hasta tres de esas bolsitas. Estas meriendas divididas en 100 calorías suelen ser galletitas o papitas, no alimentos que te mantendrán satisfecha por mayor tiempo. Si gustas de estos paquetes de 100 calorías trata de acompañarlo de otra merienda rica en nutrientes que sea 100 calorías o menos.

  • Mezcla y cambia

    La mayoría de los norteamericanos no consumen las porciones de fruta, vegetales y granos enteros recomendadas. Las meriendas pueden ser la oportunidad de completar los requisitos de tu dieta. Trata de incorporar una porción de frutas frescas, vegetales, granos enteros, nueces y lácteos bajos en grasa en tus meriendas.

  • Esconde la comida chatarra

    Las personas suelen consumir más dulces de una jarra de vidrio que de una jarra opaca, demostró un estudio de la Universidad de Cornell. La razón es simple: mientras más vemos comida, más la queremos. Esta estrategia también funciona si eliges desplegar frutas frescas en tu cocina o una jarra de vidrio con surtido de nueces, trail mix. Para no sabotear tus esfuerzos, guarda los snacks menos saludables.

  • Engaña a tu panza

    Cuando de sentirse satisfecho se trata, los ojos son tan potentes como el estómago. Mientras más grande la porción, mayor satisfacción se espera. Las meriendas con agua y aire (como palomitas bajas en sal) y sopas te permiten consumir más por menos calorías.

  • ¡Mímate!

    Los expertos consideran que es preferible darte uno o dos antojos a la semana que ignorarlos por completo. Lo recomendable es limitar las meriendas a 200 calorías, pero si sabes que saldrás a comer tacos, procura que tu merienda post-desayuno sea de 100, para darte "espacio". Te tientan una papitas, consume unas 50 calorías y procura balancear con algo más nutritivo como nueces o pasas.

 

Seguir a Dr. Salomon Jakubowicz en Twitter: www.twitter.com/drniunadietamas

SIGUE VOCES