Huffpost Voces
Diego Baner Headshot

Diferencias y similitudes entre ateos y agnósticos

Publicado: Actualizado:

Hoy en día la gente no creyente se suele identificar utilizando diversas terminologías. Por ejemplo en Estados Unidos las estadísticas más serias indican que hay aproximadamente un 20 por ciento de personas que no se identifican con ninguna religión en particular.

Es un número bastante considerable dado que estamos hablando de unas 65 millones de personas que se identifican ya sea como ateos, agnósticos, libres pensadores, seculares, escépticos, humanistas o panteístas entre otras terminologías.

Y luego tenemos el caso de gente que se considera una mezcla de ateo con panteísta, agnóstico con humanista, etc. Por ejemplo, Albert Einstein tenía todas las características de un panteísta. No creía en un dios personal ni tampoco en la separación del alma con el cuerpo ni en una vida después de la muerte.

Sin embargo para Einstein el universo y la naturaleza representaban una sola cosa, conectada - digna de respetar y admirar. Einstein mantuvo su identificación Judía, pero fue un Judío no creyente, algo que se da muy comúnmente en la religión Judía. El mismo David Ben Gurión quien fue fundador y primer ministro de Israel fue un Judío no creyente.

Charles Darwin era agnóstico. La persona agnóstica no cree en un dios personal, pero tampoco niega que exista tal posibilidad. Es decir que se coloca en una posición de "no sé, y usted tampoco lo sabe."

El agnosticismo sostiene que no hay evidencia suficiente para creer en la existencia de un dios pero también sostiene que no hay evidencia para negar dicha existencia. Sin embargo llevado a la práctica, la persona agnóstica es un no creyente, y continuará en dicha posición, a menos que haya pruebas suficientes que puedan demostrar la existencia de algún dios, cosa como ya sabemos altamente improbable.

Thomas Paine fue un libre pensador. Los libres pensadores tampoco creen en la existencia de un dios personal. El libre pensador, es aquél que se toma la libertad de pensar libre y abiertamente, y sostiene que las posiciones con respecto a la verdad deben ser formadas sobre la base de la lógica, la razón y el empirismo, en lugar de la autoridad, la tradición, o de otros dogmas.

Dentro del ateísmo encontramos nombres como Bertrand Russell, Richard Strauss, Katherine Hepburn y por supuesto el famoso Christopher Hitchens.

¿Qué es entonces el ateísmo?

Los ateos no creen en la existencia de ningún dios. Uno de los grandes errores que mucha gente religiosa comete es pensar que los ateos odian a dios. No se puede odiar a aquello en lo cual uno no cree que exista. Es decir, usted no puede odiar al fantasma de su casa si no cree que exista un fantasma en su casa.

El ateísmo sostiene al igual que todos los otros grupos, que no hay ninguna evidencia para creer en la existencia de ningún dios.

A diferencia del agnosticismo, el ateísmo sostiene que no es necesaria una prueba o evidencia para probar la no existencia de dios. En otras palabras y volviendo al ejemplo del fantasma, uno no tiene que probar la no existencia del fantasma dentro de la casa para no creer en dicha existencia.

Es decir que en la práctica los integrantes de estos grupos no creen en la existencia de un dios, más allá de las razones que argumentan. En definitiva todos pertenecen al grupo ateo.

Mucha gente religiosa sostiene extraños prejuicios contra la gente atea, producto de cientos de años de discriminación y persecución de parte de la Iglesia Católica. Pero el ateísmo no es un movimiento, ni una filosofía y desde luego mucho menos una creencia.

No nos olvidemos que la gran mayoría de las personas llevan la religión de sus padres. Es decir que no es algo con lo cual uno nace, sino que uno es indoctrinado por sus propios padres y en muchos casos escuelas, a creer en cierta religión y cierto dios.

No hay ninguna otra especie viviente que crea en dioses. Cualquier persona que tenga un perro o un gato en su casa, habrá notado que la razón por la cual el animal no trata de matarlo cada vez que usted se da vuelta, no es porque su gato o perro leyó la Biblia o cree en dios, sino porque es algo que se da naturalmente.

Muchas de estas personas no creyentes se identifican también como seculares. El secularismo mantiene una firme separación entre el estado y la iglesia. Sin duda los Estados Unidos fue fundado por grandes pensadores seculares como Thomas Jefferson, Thomas Paine y John Adams entre otros.

Todos los padres fundadores sabían muy bien sobre los desastres que ocasionó la unión entre el estado y la iglesia entro del continente Europeo.

La Inquisición fue sin duda un claro ejemplo de los riesgos enormes que se corren cuando un grupo religioso toma poder dentro de un gobierno. Hoy en día lo podemos ver en muchos países árabes, en donde el Islamismo toma el poder estatal causando todo tipo de injusticias y abusos contra su población, o también en países como Uganda, en donde el Cristianismo, alentado por Evangelistas norteamericanos, domina al gobierno causando leyes discriminatorias contra la comunidad gay.

Si bien los Estados Unidos fue fundado bajo las ideas de separación entre el estado y la iglesia, es decir como país secular, hay movimientos Cristianos que intentan constantemente cambiar la historia.

Los países seculares son hoy por hoy los más exitosos del mundo en cuanto a bienestar, bajos crímenes, y prosperidad económica. Claros ejemplos son Suecia, Dinamarca, Austria, Australia, Noruega, Islandia y Francia entre otros. Irlanda por ejemplo es uno de los países en donde el ateísmo tomó un fuerte crecimiento, dando excelentes resultados. De ser un país marcado por batallas religiosas, es hoy uno de los países más seguros y tranquilos para vivir.

En todo el mundo (con raras excepciones) el grupo de los no creyentes es el que más rápidamente está creciendo. La tecnología, el acceso a la información y los avances científicos dejan cada vez más a las religiones como mitos del pasado sin ninguna razón lógica de existir, mas allá de la necesidad de mucha gente a creer en la existencia de un dios o una vida luego de la muerte.

Pero no olvidemos que una cosa es el deseo de creer y otra es la evidencia y la verdad.

También en HuffPost Voces las razones de por qué los hispanos abandonan el catolicismo:

¿Por qué abandonan el catolicismo?
de
Compartir
Twittear
PUBLICIDAD
Compartir esto
cerrar
Esta imagen