Diana Montaño

Recibir actualizaciones de Diana Montaño
 

'Amor que mata'

Publicado: 06/12/2012 09:36

violencia domestica

Rosana Torres todavía recuerda con tristeza los días en que tuvo que dormir en su automóvil junto a sus hijos. Luego de varios años de violencia doméstica finalmente su ex marido los abandonó dejándola prácticamente en la calle.

"Fueron los 4 días más terribles de mi vida. Dormimos sentados en el auto, con miedo, con hambre, con mucho temor. Luego, logré que nos aceptaran en un albergue para desamparados donde vivimos durante 8 meses".

Torres es una sobreviviente del flagelo de la violencia doméstica y aunque aún quedan secuelas en su mente y corazón, se siente afortunada de poder contar su experiencia.

"A pesar de los golpes y los insultos que recibí durante tanto tiempo, me siento feliz de poder contar mi experiencia. Vilet no puede hacerlo" contó.

Vilet Torres (quien no tienen ninguna relación con Rosana) desapareció el 30 de marzo pasado. En sus primeras declaraciones, Cid Torres, su esposo aseguró que su mujer no llegó a dormir. Vilet, madre de tres hijos y de origen nicaragüense llevaba, varios meses separada y le había pedido el divorcio a su marido según contaron sus familiares.

"La última vez que hablé con mi hermana me dijo que le había pedido a Cid el divorcio" nos contó Nayiva Blanco.

Aunque Cid Torres aseguró a los medios de comunicación que su esposa no había llegado a la casa, un video de vigilancia muestra el momento en que Vilet entra con su camioneta a su complejo habitacional, la misma noche en la que supuestamente desapareció.

"A nosotros nos pareció sospechoso que si ella no llegó a dormir el viernes, su marido nos contactara hasta el lunes por la mañana. No tiene sentido" me siguió contando Nayiva.

Pero hace casi dos semanas, la policía de Miramar, en la Florida, arrestó a Cid Torres bajo cargos de asesinato en primer grado.

"Siempre sospeché de él. No dejaba que mi hermana se maquillara, o se arreglara. No quería que trabajara ni que tuviera amigos. Le molestaba que estuviera con nosotros. Varios de sus amigos dicen que ella se quejó con ellos de violencia doméstica, aunque a nosotros nunca nos dijo nada" contó Javier Blanco, hermano de Nayiva y Vilet.
"En realidad hay poco que se pueda hacer por una víctima de abuso físico o sexual. Los familiares pueden ver señales como el hecho de que se alejan de ellos, o se vuelven esquivas, o intentan justificar las acciones violentas de sus parejas, pero en realidad, la decisión de detener el abuso sólo puede venir por parte de la víctima" me dijo Marcia Olivo directora de Sisterhood of Survivors, una organización sin fines de lucro fundada por víctimas de la violencia doméstica.

Hace poco en Miami, el asesinato de Gladys Machado y sus dos hijitas pequeñas a manos de su marido conmocionó a la ciudad. Luis Alberto Sierra, esposo de Machado tenía un historial delictivo y luego de estar preso por un año volvió a casa de su pareja. Luego de asesinarla la violó, al igual que a una de las niñas de tan sólo 8 años.

"Uno se queda anonadado ante casos tan espantosos como esto" me contó Wanda Gómez, mi amiga y también sobreviviente de la violencia doméstica. "Pocos comprenden que se trata de un círculo del que es muy difícil salir".

Afortunadamente Rosana Torres puede contar su odisea y ahora es una activista para lograr que el estado de la Florida pueda otorgar el seguro de desempleo a todas aquellas mujeres víctimas del abuso.

"Muchas mujeres se quedan en la relación por miedo a quedar desamparadas económicamente como me pasó a mi. Pero si logramos que se apruebe este beneficio estaremos ayudando no sólo a las mujeres abusadas, sino a sus hijos quienes no tienen la culpa de los errores de sus padres" afirmó Torres.

Hay amores que matan.

 
SIGUE VOCES