Más

Diana Montaño

Recibir actualizaciones de Diana Montaño
 

"Cuando los abuelos se enfrentan a sus propios hijos, por amor a los nietos"

Publicado: 19/09/2012 09:39

abuelosgetty

Cuando la familia Cruz me escribió contándome su historia, pensé que tal vez exageraban al asegurarme que habían sido víctimas de maltrato físico por parte de un miembro de su familia. Además, decían estar pasando por una terrible situación: un pleito legal por la custodia de dos de sus nietos...con Ana, su hija mayor.

"Estamos desesperados. Es una mala madre, maltrata física y emocionalmente a sus hijos. Usa drogas y no trabaja. Queremos la custodia de nuestros dos nietos, porque si no, todo podría acabar en una desgracia" dijo Graciela Cruz.

Graciela y Jorge Cruz, me recibieron en su casa donde viven con Adrián, de 14 años de edad, primogénito de Ana Haedo y cuya custodia ganaron también en Corte, luego de que acusaran a su hija y su ex pareja de negligencia y abuso infantil.

"Maltrataban al bebé, le pegaban, no le cambiaban los pañales y lo dejaban solito en casa. Ella es una mujer muy violenta. Ha golpeado a sus hijos y los ha expuesto a una vida espantosa. "Lamento hablar así de mi propia hija, pero esa es la verdad" dijo la abuela.

Entre lágrimas, Graciela dijo que desde pequeña la mujer había sido problemática y rebelde y que tanto a ella como a su esposo los había golpeado en diversas ocasiones. Adrián, me contó frente a cámaras de televisión, que su madre nunca lo había querido y que él había visto como maltrataba a su hermano Darián, de 10 años y quien a diferencia de él, siempre ha vivido con ella. Tanto el joven como sus abuelos, están preocupados no sólo por Darián, sino también por Daniel, el hijo menor de Ana, de 4 años de edad y quien desde que nació había estado al cuidado de sus abuelos hasta que Ana, luego de una discusión con su familia, decidió recogerlo de la casa de sus padres y llevárselo. Desde entonces, los abuelos no han vuelto a ver al niño.

"No es justo. Nosotros lo hemos cuidado desde que nació. Lo queremos de vuelta en nuestra casa. El niño debe estar sufriendo mucho. Queremos a nuestros tres nietos viviendo con nosotros" dijo Jorge Cruz, quien aunque no es el padre biológico de Ana, lleva 19 años casado con Graciela y considera a los tres niños como sus nietos.

"Mi madre miente, nunca la he golpeado, no consumo drogas, no tengo antecedentes criminales, no maltrato a mis hijos" me dijo Ana luego de que me contactara para negar las acusaciones hechas por su familia.

Sin embargo, la familia de Ana nos mostró varios documentos -que incluyen reportes policiales, citatorios, documentos de corte y hasta la transcripción de una grabación (misma que tuve la oportunidad de escuchar) en donde Darián declara a su abuela paterna, que ha sido obligado a fumar y que su mamá no es buena- que dan fe que efectivamente hay algo que no está bien.

"La hemos reportado al Departamento de Niños y Familias de la Florida, pero aunque la investigan, ella los engaña y terminan creyéndole" dijo la abuela.

"Mi madre me acusa injustamente, no puedo creer que se atreva a denunciarme y a ensuciarme de esta forma" afirmó Haedo.

Aunque la ley ampara a Ana por ser la madre biológica de los niños, Adrián, su hijo mayor insiste:

"Mi madre no es buena, temo por mis hermanitos, ellos deben estar aquí, conmigo y con mis abuelitos. Aquí van a recibir cuidados y mucho amor".

Puede ver más sobre este caso en:
SEVCEC A FONDO
SEVCEC A FONDO

Para información sobre derechos de custodia para abuelos:
Kmkaplanlaw.com

¿Te gustó este artículo?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

TAMBIÉN VE:

Loading Slideshow...
  • El papá que abandona

    <b>Por Ofelia Perez</b> Este espécimen tiene dos variantes: el que abandona a la futura madre tan pronto ella le anuncia el embarazo y el que desaparece de su vida después, cuando ella menos se lo espera. Obviamente no tiene sentido de compromiso. Tal vez consigas una pensión alimentaria que vas a tener que perseguir. A veces quieres ilusionarte con que el hombre cambiará de opinión o justificas su conducta, pero esta te debe hablar por sí sola. No tienes mucho qué esperar.

  • El papá que se divorcia de los hijos

    Se divorció de la madre de sus hijos y se dio por divorciado también de los hijos. Si a la fuerza recuerda la pensión alimentaria, olvida las visitas paterno-filiales. A menudo se olvida de ambas obligaciones. No se interesa ni siquiera por los cumpleaños ni las actividades importantes. Las pocas veces que ve a los hijos juega el papel de víctima e indispone a los hijos con su madre, echándole la culpa a ella por su falta de visitas. Entonces te toca a ti apoyar, sanar las heridas, demostrar lo contrario y esperar que el tiempo haga ver a tus hijos quién es quién. Mientras tanto, no les hables mal de él a tus hijos, pero tampoco les hables bien ni lo justifiques. Aunque tus hijos sufran, déjalos que vean la verdad por ellos mismos.

  • El papá abusador

    Los hijos quisieran que se fuera de la casa. A veces su esposa lo reconoce como lo que es y se defiende, pero con frecuencia entra en negación y miedo, y le permite destruir el presente y el futuro de ella y de sus hijos. Si cuando eran novios, no te diste cuenta de lo que este hombre era, sálvate y salva a tus hijos a tiempo. El cementerio y el mundo de mujeres heridas emocionalmente están llenos de aquellas que pensaron que "él no es capaz de tanto".

  • El que tiene las prioridades equivocadas

    Siente y actúa como soltero. No internalizó ni el matrimonio ni el compromiso de ser padre, ni admite que su vida cambió. Insiste en hacer su vida porque el hijo es tuyo. Te conviertes en "baby sitter" de tu propio hijo mientras él la pasa bien. Proclama su paternidad a los cuatro vientos, pero es incapaz de cargar al bebé ni de ir a la escuela de sus hijos. A tiempo, podría ser educable y recapacitar con los consejos de una figura de respeto, mucha paciencia y contigo como entrenadora inteligente.

  • Papá que solamente es proveedor financiero

    Aprendió en su casa que lo más importante o lo único que tiene que hacer un padre es proveer. Quizás hubo escasez en su casa y quiere asegurarse de que sus hijos no la tengan. Trabaja afanosamente para su familia y se asegura de que no falte nada. Pero sus hijos apenas lo ven, no tiene tiempo ni energía para participar en las actividades escolares ni ayudar en las tareas...ni siquiera para compartir cuando está en la casa. Por otra parte, en tiempos cuando hay tantos varones evadiendo responsabilidades, yo sugiero paciencia con los que se ocupan de la provisión económica.

  • El papá inexpresivo

    Puede ser buenísimo y tener unos sentimientos hermosos por sus hijos y por ti. Tal vez tú lo aceptas y lo entiendes, pero los niños no. Este es el padre a quien hay que adivinar porque su rostro no expresa nada ni positivo ni negativo. Crea en sus hijos mucha inseguridad. Al menos en apariencia, está emocionalmente ausente. Si tiene otras buenas cualidades que tú viste cuando lo escogiste, conversa con él y ayúdalo a hacer cambios en su estilo de relacionarse con sus hijos.

  • El papá ignorante

    Se convirtió en padre y no tiene idea de lo que eso conlleva. No le enseñaron en su hogar o no tuvo un buen modelo de padre. Igual que el anterior, piensa en las cualidades que te llevaron a pensar que sería un buen esposo y padre de tus hijos, y entusiásmalo para que aprenda. Hay libros, videos, buenos padres entre sus amigos y estás tú para guiarlo. Si te das cuenta de su ignorancia al inicio de tu embarazo, involúcralo en todo el proceso. Mi lema es: "Si gozó creando, que goce criando".

  • El papá sicótico

    Pertenece a la oficina de un buen psiquiatra o a una clínica siquiátrica; no a tu casa. Las mujeres somos rescatistas y cuando amamos no queremos ver conductas ni expresiones que son evidencia de problemas de salud mental. Todavía la falta de salud mental es un estigma del cual queremos proteger a los que amamos, a riesgo del resto de la familia. Sin embargo, no le hacemos ningún favor. El enfermo mental es incapaz de ser un buen padre y es una amenaza para los hijos en más de un sentido. Necesita una ayuda que tú no le puedes dar porque eres esposa, no profesional de la conducta. Si tus hijos tienen este padre, resuelve este problema.

ADEMÁS:

 
SIGUE VOCES