Más

David Castro

Recibir actualizaciones de David Castro
 

Vicente Escobedo, derrotado antes de subir al ring

Publicado: 25/07/2012 17:21

escobedo vs borner

El pasado sábado, Vicente Escobedo cayó derrotado en el ring. Pero un día antes, había sido una víctima más del negocio del boxeo profesional.

Su rival, el estadounidense Adrien Broner, había marcado 133.5 libras en el pesaje oficial para el combate titular super pluma (130 libras). Reportes de diversas fuentes indicaron que luego de negociaciones, ambos equipos acordaron que Broner no debería pasar de 140 libras la mañana del sábado. Sin embargo, el invicto Broner llegó en 143.2 libras.

Tras más conversaciones, eventualmente Escobedo optó por continuar con el combate. Se reportó que el peleador de ascendencia mexicana recibió hasta casi el doble de su bolsa original de $150,000. También se indicó que Escobedo podría tener una futura oportunidad preferencial para disputar la corona super pluma de la Organización Mundial de Boxeo.

Una vez en el cuadrilátero, Broner dominó por cinco asaltos hasta que la esquina de Escobedo tiró la toalla. Así culminó un episodio más de una tendencia preocupante en el boxeo.

Las divisiones de peso existen para que un peleador no tenga una abrumadora superioridad de corpulencia sobre su rival. Cuando un boxeador no se sacrifica para llegar en el peso reglamentado, mientras que su rival sí, entra al ring con una clara ventaja física y mental. Lamentablemente no es la primera vez que se ha visto una situación similar.

Sául 'Canelo' Álvarez no marcó el peso intermedio de 150 libras para su pelea contra Matthew Hatton en marzo de 2011. En el 2009, Floyd Mayweather Jr. hizo lo mismo para su combate desigual ante Juan Manuel Márquez, llegando dos libras por encima del límite pactado de 144.

En ambos casos, los púgiles que sí marcaron el peso estipulado recibieron un dinero adicional, producto de multas al rival, y las peleas siguieron en pie. Quizás por eso Broner ni se molestó por llegar en las 140 libras que se le habían requerido el sábado.

Podría ser inútil pedir justicia y equidad en los manejos del boxeo profesional. Pero ambos elementos deben servir de base para su práctica dentro del cuadrilátero. Si no se siguen las reglas más elementales, estamos ante poco más que peleas callejeras televisadas.

Qué bien que Escobedo pudo sacarle provecho económico a lo ocurrido. Pero la trampa descarada de Broner y sus manejadores no se debe olvidar.

"Pude ver cada aspecto del negocio del boxeo con lo que sucedió en estos dos días locos", Escobedo declaró.

Los fanáticos también lo vieron. Y lo que quedó retratado no fue nada alentador.

 

Seguir a David Castro en Twitter: www.twitter.com/@davidcstro

SIGUE VOCES