Más

Christopher Barquero

Recibir actualizaciones de Christopher Barquero
 

El perdón, un proceso en 6 pasos

Publicado: 12/11/2013 09:07

Forgiveness
Getty

Perdonar no es olvidar, es recordar sin que te duela. Pero llegar a ese punto no es cosa rápida ni fácil en algunas ocasiones, pero tampoco imposible, y deshacernos de la carga emocional y del dolor que nos causan las heridas de quienes nos han decepcionado, traicionado o herido, no tiene precio.

En un curso aprendí que el perdón es un proceso que se da paulatinamente, no de la noche a la mañana y que requiere 6 pasos a realizar de manera honesta, sincera y transparente. Claro está, es una decisión propia, luego de una gran introspección.

"Un perdón dado demasiado rápido no aliviará a nadie. Es aconsejable esperar que el perdón se imponga casi por el mismo, dejar pasar el tiempo al mismo tiempo que uno mantiene una actitud pro-activa durante el proceso. Un perdón otorgado demasiado rápido puede ser percibido por el culpable como una absolución," explica Nicole Fabre.

Gabrielle Rubin y Nicole Fabre, son dos psicoanalistas francesas que han publicado sendos libros sobre este tema ("Du bon usage de la haine et du pardon" y "Les Paradoxes du pardon"). Estas autoras reconocen un proceso de 7 pasos, similar al que te voy a compartir en las próximas líneas.

Samuel Socquet-Juglard en la Revista Francesa Psychologies, comenta: "perdonar a un padre verdugo, a un atacante, a alguien que nos ha defraudado, al conductor que se ha llevado por delante uno de nuestros seres queridos, se trata de un viaje interior que puede ser largo y exigente, difícil de desear emprender recorrer.

Para algunos, perdonar es un acto de coraje, para otros, una confesión de debilidad, cuando la situación en la que estamos parece no dejarnos otro camino que 'preferir la venganza', es muy difícil que lleguemos a poder conceder el perdón".

Y agrega: "Todas las víctimas que han perdonado están de acuerdo en decir que tal trámite los ha liberado, que inclusive les ha insuflado una nueva energía a sus vidas. Porque el perdón sirve ante todo para liberarse a sí mismo. [...] Ya sea que lo solicitemos o lo concedamos, es el fruto de un verdadero trabajo sobre nosotros mismos cuyo resultado permanece sin embargo incierto: es posible llegar a perdonar sinceramente a alguien sin forzosamente llegar a comunicárselo ya que el proceso se opera a partir de nuestra toma de consciencia".

Pues bien, dedicado a quienes me han solicitado estos pasos por mensaje a mi Facebook y para que experimentes el verdadero perdón o empieces a escarbar qué te ha dañado en la vida y perdonar, te comparto el proceso de seis pasos que yo aprendí en un curso de sanación, los cuales te explico según mi propia cosecha.

1. Reconocer el daño: ¿Cómo sabemos que tenemos algo que perdonar? Cuando sentimos dolor, daño, heridas. Pregúntate: ¿qué sucedió?, ¿quién lo hizo?; ¿qué efectos tuvo sobre mí?

Muchas veces reconocemos el dolor, pero no hemos enfrentado la causa. (La mayoría de veces) Hay personas que frecuentemente dicen: "odio tal cosa", "ya no me harán llorar", "odio mi infancia" -no sé porqué-, pero la odio". Esto es frecuentemente porque vivimos una interpretación (el dolor), pero no nos hemos dedicado a buscar, a escarbar, a sanar lo que nos hirió, la causa.

Ir a buscar en qué etapa de nuestra vida nos sucedió algo que nos marcó negativamente es básico, recordar el daño es el primer paso para entender que debemos perdonar. Es la raíz de eso que has estado viviendo por muchos años. Cuando lo hemos identificado es fácil, ya tienes este paso dado. Hay quienes no tienen que escarbar mucho, pues dicen: "recuerdo eso cada día como si fuera ayer". La idea es buscar, enfocarnos en lo que causó la herida más que en el dolor. La mayoría de las veces descubrimos, que intencionalmente o no los errores de los demás nos marcan, que se manifiestan en el segundo paso: emociones.

2. Identifica las emociones implicadas: una vez que eres consciente de qué es lo que ha causado el dolor en tu vida, las heridas, es necesario identificar lo que has sentido. Hay tres sentimientos básicos que solemos sentir cuando se nos hiere:

-Miedo: generalmente hay muchas situaciones que nos marcaron cuando fuimos niños, por lo que en la edad adulta es natural que todo lo relacionado con eso que nos hicieron, nos cause miedo;

-Culpa y vergüenza: tendemos a culparnos por cosas que no hemos hecho o sentirnos avergonzados de quienes somos;

-Ira: cuando nos enfrentamos con lo que nos ha causado el dolor, la ira sale a la superficie; el enojo, la rabia, se asoman y esto lo trasladamos a todas las áreas, a nuestra vida laboral, personal, de pareja, en familia, es una reacción de haber sido dañados.

Es importante entonces, reconocer de dónde se genera esa ira, el miedo o la culpa y porqué nace, cómo surge.

3. Expresa tu dolor e ira: no lo contengas, no la apliques ni te dejes llevar tampoco por ella, porque si tomas decisiones o ejecutas acciones cuando estás con ira, las consecuencias no serán nada agradables. No obstante, no la reprimas, no dejes de sentir dolor, exprésalo, evita acumularlo. Es válido estar enojado, lo que no es válido es tirar todo lo que sientes en los demás ni que llegues al extremo de que en tu vida el dolor sea una constante. Todo tiene su momento, su tiempo, vive un luto, por decirlo así.

Recuerda: no basta con sentir, es necesario expresar lo que sientes, deshacerte de eso, exprimirlo, sacarlo de tu vida y esto puedes hacerlo hablando con alguien de confianza, escribiendo una carta a esa persona que te hirió -pues aunque no se la entregues vas a sacar todo--, poniendo una silla en frente y hablándole como si fuera esa persona que te causó daño imaginándote que está sentada allí, también por medio del auto diálogo, con afirmaciones positivas para reprogramare, sacar todo lo que no corresponde, eligiendo hablar y pensar lo bueno.

4. Pon límites para protegerte a ti mismo: es importante y saludable, aprende a establecer límites. Los límites son derechos. Por ejemplo: hay mujeres que revisan la cartera de su esposo, hombres que esculcan en la bolsa de su mujer, madres que revisan los cajones de los hijos, gente que entra a la oficina sin pedir permiso o tocar la puerta. Estos son casos sencillos, pero siempre es necesario poner un límite a los demás.

5. Cancela la deuda: en este paso es deshacernos, por nuestro propio bien, más que por el de la otra persona que nos hizo daño, de lo que sucedió. Es el tiempo de perdonar cuando tenemos el sentimiento de que alguien nos debe algo. Es el momento justo para enterrar los errores de los demás que te hicieron daño, quemar todo lo que dejaste que te marcara y liberarte.

6. Considera la posibilidad de la reconciliación: este paso es conveniente cuando se puede, mientras dependa de tu parte, puedes buscar a la persona y confrontarla primero agradeciendo y luego dejándole saber lo que te hizo, con el fin de estar en paz. Es muy importante tomar en cuenta que el perdón es unilateral, eres tu quien decide perdonar a alguien, para la reconciliación, no obstante, se necesitan ambas partes, por lo que no siempre es posible.

¿Cómo saber si hemos verdaderamente perdonado? Cuando ya no sentimos más enojo, ni rencor al reencontramos con aquel que nos ha hecho sufrir.

"Cuando todo sentimiento de culpabilidad por aquello que pasó ha desaparecido"-agrega Gabrielle Rubin- es que podemos considerar que lo hemos perdonado.

Otro signo indudable de que el perdón ha sido otorgado es según Nicole Fabre: "la recuperación de la actividad, que conduce al retorno de la movilidad en nuestra vida".

Recuerda que el perdón empieza por uno mismo.

¡Sonríe, agradece y abraza tu vida!

Sobre todo: ¡a despertar a la vida, gente! Para VIVIR.

TAMBIÉN VE:

 

Seguir a Christopher Barquero en Twitter: www.twitter.com/@ChrisBarquero

SIGUE VOCES