Christopher Barquero

Recibir actualizaciones de Christopher Barquero
 

Cuéntale a Dios cómo te sientes

Publicado: 23/10/2012 12:34

Habla Dios

habla dios

Por años protagonicé con maestría el papel de arrogante y de pronto hasta de villano. En medio de "mil errores atrás" cómo dice la canción de mi querida Yuri, de grandes vacíos emocionales, carencias sentimentales hacia el amor propio, mejor llamado falta de autoestima, fui especialista en atropellar a la gente, pues cargaba tanta basura interna que la descargaba en quien primero se pusiera en mi camino.

Era tan inseguro que asumía que pegando cuatro gritos y humillando a los demás -háblese de familia, amigos, compañeros de trabajo o de universidad-, me daba mi lugar. Realmente era insoportable. Tanto, que cuando trabajé en un noticiero en mi país había un chico que era practicante y el día que terminó su pasantía estas fueron las palabras con las que me "agradeció": "a Dios le pido que nunca en la vida le vuelva a poner en mi camino, espero NUNCA volver a tener que trabajar con usted ya que es un infierno, hay personas insoportables y usted". (Y bien dicen que nunca digas nunca porque él ahora es uno de mis socios. ¿Qué tal? -Pero ese, es enano de otro cuento, es decir tema de otra columna-).

Gran parte de mi vida fui demasiado estructurado y exigente. Sí, todavía más de lo que actualmente soy -afirmarían quienes me conocen-. Sin embargo, cuando empecé a transitar el camino del crecimiento y desarrollo personal y espiritual, la sola idea de hacer un berrinche o despotricar contra la vida misma o de andar atropellando a las personas con groserías y una actitud no correcta e impulsada por cantidad de carencias, vacíos, complejos e inseguridades, quedó fuera de cualquier consideración -según yo-, pues había asimilado que en la vida todo se agradece, que todo pasa para algo, así como que siempre hay un lado amable, que nada se soluciona enfocándonos en la queja.

Renegar no fue la opción, por varios años, pero nada es siempre y llegó el día en el que me percaté de que no estaba postulado para ser el sucesor de la Madre Teresa ni que tampoco era el Dalai Lama. Afronté un aterrizaje forzoso que me llevó directo a salirme de la burbuja zen en la que vivía a comprender que por más proceso espiritual sigo siendo tan humano como todos. Me di cuenta porque me caí, que digo me caí, me hundí. Tuve que enfrentar una situación en medio de la cual no encontré cómo aplicar toda la teoría tan bien aprendida por años para mantener el equilibrio. No encontré, en ese momento, fuerzas para ponerlo en práctica.

Desde que tomé conciencia de que mi vida tiene un propósito que va más allá de lo que yo diga, haga o quiera, le dije a Dios: "que se haga tu voluntad, yo acepto lo que venga y es como tú digas". Pero eso, confieso, por muchos años fue de mis labios para afuera, no brotaba desde el corazón, porque en el momento que las cosas no resultaban como yo creía que iban a salir y tras seis años de espera, el Niágara se me vino encima y me ahogué en tremenda furia contra Dios, él fue quien pagó los platos rotos. Sí, me abalancé contra el mismo que reside en mi corazón, que me pulsa y me impulsa. Mi paciencia de años atrás se había agotado.

Resentimiento, furia, tristeza, desolación, depresión, angustia, decepción y demás situaciones se hicieron presentes en mi vida cual visita inesperada -y nada grata por cierto-. Me di cuenta que como bien dicen, se vale caer. Tanto era mi malestar que hasta llegué a decirle a Dios: "soy un auto sin combustible y la verdad no sé si quiero gasolina ni si quiero volver a echar a andar. Mejor dejemos este viaje hasta acá".

Fue muy raro tener esos pensamientos (que habían sido la constante en la época de mis 20 años gracias al estado depresivo en el que vivía eternamente) pues a través de mi proceso he aprendido a honrar la vida y sobretodo porque se supone que en terapias, cursos, talleres y certificaciones he trabajado ya no ser una persona llena de complejos, inseguridad, sentimiento de inferioridad, ególatra y demás que una vez fui. Pero sucedió y me tocó como dicen de donde vengo: "bailar con la más fea".

Le di el protagonismo a la desesperanza. Y no porque no se diera lo que yo quería, sino porque no entendía qué era lo que Dios, la vida, el universo, la fuerza, la energía -como quieras llamarle a lo superior que existe- quería de mí en ese momento y tras tantos años de espera, de confiar, de tener paz y tratar de fluir. ¿Por qué no me daba las señales? Sentía una lluvia de meteoritos contra mí, uno tras otro y con tremenda puntería pues yo no lograba esquivar uno solo.

Simplemente le dije a Dios sus cuatro cosas (bueno más que cuatro para ser exactos) y Él en vez de ignorarme me habló, como siempre lo hace. Precisamente en ese momento estaba re-leyendo "Una Vida con Propósito", de Rick Warren y justo ese día me tocaba el capítulo 12 en el cual se comenta sobre cómo desarrollar la amistad con Dios y menciona: "Si quieres ser amigo de Dios, debes ser sincero con él, comunicarle lo que de verdad sientes, no lo que piensas que deberías sentir o decir. Es posible que necesites confesar una rabia oculta o algún resentimiento contra Dios en ciertas partes de tu vida donde sientes que no te trató con justicia o te decepcionó".

Más claro el mensaje ni el agua. Ese mismo día, le escribí a mi amigo Marcos Witt (pastor, cantante y escritor). Le dije: "hoy he hecho tremendo berrinche a tu jefe de allá arriba. Que se decida porque NO lo comprendo".

La respuesta de Marcos Witt fue:

"Lo más hermoso de todo lo que escribiste es que estás hablando con Él. Eso es lo más importante. Dios entiende que tú no entiendes. Pero aún sin entenderlo sigue hablando con Él. Aún si son reclamos, no dejes de hablar con Él cada día. Recuerda que aún las mejores relaciones tienen sus discusiones apasionadas. Igual tu relación con Dios".


No quiero con esto justificarme ni decir que la idea es que la vida se convierta en constantes reclamos, peleas, berrinches y agarrones con Dios. Pero lo que sí es que entendí que es válido también enfadarse con Él. Como bien dijo Regina Brett en su libro Dios Nunca Parpadea: "puedes enojarte con Dios, Él lo resiste".

Hablarle a Dios, según me dijo Marcos, nos asegura seguir teniendo su respaldo a pesar de nuestro malestar. "Él no se molesta con nuestras molestias. Pero le duele cuando buscamos soluciones fuera de Él. Por eso, dile de todo, pero díselo en su cara, de frente. Él conoce tu malestar. No lo sorprende. Pero como en todo, díselo en su cara, no a sus espaldas".

Mi amigo Israel, uno de esos ángeles que la vida me ha dado en México, me decía: "siéntelo, saca todo eso que llevas bueno, es que eres tan estructurado que ni eso te permites y no es bueno que lo lleves dentro, déjalo salir, te vas a desahogar, así sea en contra de Dios, Él te escuchará". Insisto, más claro ni el agua. Una vez más la vida misma, Dios, se encargó de hablarme por varias vías, como lo hace siempre. Y lo sigue haciendo sin rencores tras la paliza verbal que yo le dí.

Luego, hablando con mi querida Yuri -la cantante--, a quien Dios hizo que me encontrara en una actividad en esos días intensos, ella me daba las palabras clave, me motivó a confiar, a tener paz, a soltar y no atribularme y sobretodo una vez más el mensaje fue: "habla con ÉL, pero no en una discoteca, en un avión o en el trabajo, sino todos los días debes dedicarle un espacio y pedirle que te hable, que te guíe, en una conversación entre ambos donde todo lo necesario sea puesto en la mesa". Me recordó que una vez leí que es importante mantener la comunicación con nuestra Fuente, con la Luz, con Dios, durante todo el día pero que además hay que dedicarle tiempo a una conversación fluida y sin intervenciones, algo así como cuando se medita. En fin, a la hora que sea y durante todo el día, la línea de comunicación debe ser directa para recibir sus mensajes por medio de un libro, de una película, de las palabras de alguien con quien interactúas, de una valla publicitaria, de la televisión, de una canción. La cuestión es estar alerta, porque de que sucede, sucede.

Con esta experiencia me quedó claro que sea con Dios, con los demás o contigo mismo, expresar nuestro resentimiento y revelar sentimientos es el primer paso para la recuperación de lo que sea que tengamos que sanar para seguir adelante.

Analiza, reflexiona y ¡hasta compártelo!

Y recuerda: ¡A sonreír, agradecer y abraza tu vida!

¿Cómo te comunicas con Dios?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

TAMBIÉN VE:

GALERÍA RELACIONADA:

Loading Slideshow...
  • Por Diana, la astróloga

    Sí, es posible. Esta afirmación que parece un derroche de optimismo en realidad es un hecho probable y casi científico. Lo divino siempre actúa a través de nosotros mismos. Los milagros indefectiblemente parten de nuestro interior, es decir del alma que Dios nos ha dado. En la vida cotidiana se manifiesta a través de nuestras acciones. "Milagrosamente" las fuerzas divinas superiores están instaladas en nuestras vidas y accionan a causa de nuestra fe. En un mundo que parece un tanto perdido, la esperaza y la fe se convierten en palabras demasiado abstractas, pero hay un mundo mejor formado por personas que sin llegar hacer absolutamente puras, luchan para que la esperanza y la fe no sean solo palabras.

  • La Virgen que cuida enfermos

    "Fui durante muchos años enfermera del turno de la noche en el Hospital Ángeles de la ciudad de México D.F. En el invierno del 76 durante una noche de tormenta en la que me tocó estar de guardia, los pasillos del hospital se veían muy solitarios y había en el aire una especie de intranquilidad. De pronto, veo salir de una habitación a una mujer vestida con ropas azul claro y con una larga trenza rubia que parecía iluminar la oscuridad del pasillo. No sé por qué tuve un extraño impulso y la necesidad de acercarme y tocarla, entonces ella me miró con los ojos más dulces que he visto en mi vida, y me dijo con una voz melodiosa: "no te preocupes, Laura, tus pacientes estarán muy bien" (sigue la historia...)

  • La Virgen que cuida enfermos

    Luego la deliciosa mujer se perdió en los cuartos del ala azul. Lo maravilloso de esta experiencia fue que cuando le comenté lo sucedido a una de las enfermeras más antiguas del turno de noche, ella me dijo con toda naturalidad que esa mujer de la trenza rubia era la Virgen que paseaba por las habitaciones durante las noches de tormenta para traer tranquilidad a las personas internadas. Desde esa noche creo absolutamente en los milagros y espero siempre volverme a encontrar con la divina Virgen que sabía mi nombre y que acarició mi corazón". Este testimonio pertenece a la enfermera Laura Alcuza, residente del DF.

  • La Virgen sana enfermos

    Existen muchos relatos en los cuales la Virgen María se aparece para traer paz al alma de las personas que sufren. Se dice que los caminos de Dios son insondables y que él y Cristo accionan a través de nosotros mismos. Un periodista argentino que falleció el año pasado llamado Víctor Sueiro recorrió durante años el mundo buscando testimonios sobre milagros. En unos de los pasajes del libro "Milagros más que nunca", el escritor relata las vivencias de la madre de un niño desahuciado que le pidió a la Virgen la salvación de sus hijos. Y ella les concedió los milagros. Uno de los relatos más impresionantes es el de la doctora Achaval. Ella tenía a su niño internado en la sala de oncología del hospital Gárrajan de la ciudad de Buenos Aires. "Mi Danielito tenía un cáncer terminal. Todos habían perdido la esperanza y esperaban que en cualquier momento mi niño se fuera (sigue la historia...)

  • Angelito cuida enfermo

    Extrañamente y a pesar de mis grandes conocimientos en el terreno médico, yo era la única de la familia que conservaba la esperanza y que interiormente sabía que había una pequeña posibilidad para mi hijo. Esa tarde en la que todos lo lloraban como si ya se hubiera muerto, dejé a mi Danielito solo y fui hasta la capilla del hospital a prometerle a Dios que si salvaba a mi niño, yo entregaría mi vida para curar a todos los chicos enfermos. Volví caminando y en el pasillo me encontré con los seres que lo amaban muy desesperados. Entonces con la mayor seguridad del mundo les prometí que Daniel no iba a morir y así fue. Mi muchacho ahora tiene 30 años y ya me dió 2 nietos. Esa tarde en que su salvación parecía imposible, cuando entré a su habitación él estaba despierto. Me dijo con su vocecita de duende que en sueños lo había visitado un ángel y que entre caricias y sonrisas lo hizo sentir mejor. A partir de la milagrosa salvación de mi hijo nunca dejé de poner a mis pacientes en la manos me Dios y los resultados están a la vista. Soy una doctora muy exitosa. Les cuento que mi Daniel también es un maravilloso médico pediatra".

  • Milagros del ángel guardián

    Los milagros que Dios, la Virgen y Cristo realizan a través de nuestra propia fe se dan de manera mágica e inesperada. Miriam del Hospital Alemán relata lo siguiente: "Era una noche de tormenta y yo dormía junto a una ventana. En un momento en el que la lluvia y el viento eran muy fuertes, de pronto, me levanté de la cama como impulsada por una fuerza superior y vi con desesperación como el cristal de la ventana se rompía y los vidrios caían como puñales sobres las frazadas. Entonces supe que mi Ángel guardián y que mi fe inquebrantable en él me habían salvado de quedar debajo de los vidrios en punta". Generalmente, la gente viene a mi consultorio a contarme sus historias, y en sus dichos a veces hay muchos relatos fantásticos. No tengo el espacio suficiente para contarles mis experiencias pero sí puedo decirles que el milagro es posible y que nosotros mismos somos sus artífices.

  • Milagros de la vida cotidiana

    En un edificio del barrio de Caballito de la Cuidad de Buenos Aires un niño cayó del noveno piso por el hueco del ascensor cuando los vecinos, su madre y el portero corrieron desesperadamente a buscarlo en la planta baja, lo encontraron un poco asustado, pero perfectamente sano y milagrosamente lúcido, entonces el niño llamado Brian con voz muy temblorosa les dijo que antes de llegar al suelo lo había sostenido "un colchoncito de plumas y que en el aire se sentía un perfume muy rico". ¿Fue un ángel? o ¿fue la Virgen? , ¿quién sabe?, pero por las dudas no nos olvidemos del milagro de la fe que definitivamente lo mejora todo en la vida.

 

Seguir a Christopher Barquero en Twitter: www.twitter.com/@ChrisBarquero

SIGUE VOCES