Christopher Barquero

Recibir actualizaciones de Christopher Barquero
 

10 claves para mejorar la motivación

Publicado: 04/12/2012 12:08

Claves Motivacion

claves motivacion

Ser almas con una experiencia humana implica que necesitamos de alimento espiritual y de motivación diaria para avanzar adecuadamente en esta excursión llamada vida.

Por más libros que hayamos leído, conferencias y talleres a los que asistamos, terapias que tomemos, películas que veamos, hay situaciones o momentos en los que, como si fuéramos un celular se nos va la cobertura o nuestra pila se agota y es donde se hace necesario recargarnos nuevamente. Nadie, a menos de que haya alcanzado un grado de iluminación como el que vivió la Madre Teresa de Calcuta o el de Buda, vive un mundo color de rosa, pero si elegimos vivir motivados, la mayor parte de nuestra existencia puede ser muy placentera.

Una persona desmotivada, abraza la tristeza, la angustia, desesperación y hasta depresión y eso afecta cualquier aspecto de su entorno.

La motivación es la gasolina principal que echa a andar nuestro motor diario, el cual nos impulsa y mantiene rumbo a nuestros sueños, a pesar de todo lo que debemos de enfrentar para hacerlos realidad. Es el motivo también del porqué hay quienes logran todo lo que se proponen mientras que otras se resignan a vivir la vida que tienen a pesar de que no se sientan satisfechos con ella.

Estar motivado te impulsa a actuar, a moverte, a mantenerte en el camino, a seguir andando aunque no veas la meta, a disfrutar del proceso, a creer en ti y a confiar en tus posibilidades.

Cuando la batería se me apaga lo veo todo gris y a veces hasta negro azabache, pero cuando yo mismo me toco el hombro para recordarme que darle poder a esos pensamientos y sentimientos negativos no me llevan a nada, es entonces cuando trato de enchufarme de nuevo a la realidad, a lo que deseo sea mi realidad, a elegir estar bien y entonces, al dar los pasos para motivarme, vuelvo a creer en mí.

Una gran parte de las personas carecen de motivación y en vez de ser los protagonistas de su propia película, se resignan a verla desde afuera. Lo bueno es que si reconocemos que estamos bajos de pila, podemos encontrar fuentes de donde recargarnos, enchufarnos nuevamente y así avanzar para lograr lo que nos proponemos.

Cuando estás motivado sientes que no hay nada que pueda interponerse entre tus objetivos y tú, te empoderas. El entusiasmo, alegría, persistencia y creatividad fluyen por tus venas. Crees en ti y en tus capacidades y por ende, eso te ayuda a ser persistente para lograr lo que quieres, a moverte y te lleva a la acción. La motivación es una fuerza tan poderosa como el amor, porque lleva hasta donde nosotros lo permitamos, el límite lo ponemos nosotros.

También, está comprobado, que sentirse motivado aclara los pensamientos, aporta optimismo y positivismo, aumenta la productividad, proporciona estabilidad, se propaga y se multiplica, te hace ser más flexible y aumenta notablemente la salud.

Caer es permitido, levantarse, las veces que sea necesario es obligatorio, pero todo depende de ti. Y claro está, existen algunos pasos que nos ayudan a levantarnos, a motivarnos y volver a encontrar esa emoción por la vida que nos impulse cual cohete de la NASA hacia la realización de nuestros deseos.

A continuación te comparto algunos pasos que he aprendido para mejorar, lograr o aumentar motivación en mi vida.

  • Identifica objetivos: qué es lo que deseas lograr. Sé lo más específico posible en cuanto lo que deseas ya que es muy difícil llegar a una meta que no has definido. Ten claro además que esa meta es un deseo que fue depositado en tu corazón y no que lo que deseas alcanzar es para superar o compararte con alguien. ¿Qué es lo que realmente te mueve y hace brincar el corazón de emoción de solo pensar que lo vas a lograr?
  • Por qué quieres lograrlo: descubre las razones por las que quieres eso, así tendrás tu "meta final".
  • Visualiza tus metas: imagina que tu misión está cumplida, cierra los ojos y permítete sentir e imaginar al máximo todo lo que sientes como si ya hubieras logrado objetivo. Siéntelo, pálpalo como una realidad, emociónate, ríe, asúmelo ya como parte de tu vida. Permítete disfrutar de eso como si realmente fuera tuyo. Dalo por hecho constantemente cada día.
  • Escribe tus metas: colócalas en un lugar visible, te estarás enfocando en ellas todos los días, podrás seguir centrado en el resultado que quieres y además tenerlo a la vista hará que sigas avanzando. Ponlas de fondo de pantalla de tu celular, en el techo para que cuando abras los ojos sea lo primero que veas, en la oficina en un lugar visible, alrededor del espejo en el baño, en el dash del auto. Además, hazlo a mano de afirmación o decreto y en presente. Por ejemplo, si lo que deseas es solucionar tu situación económica, afirma: "mis ingresos superan mis gastos, tengo todo lo necesito". ( Si necesitas apoyo para cómo escribir afirmaciones, te recomiendo seguir a @HoyAfirmo en Twitter)
  • Paso a paso: de poquito en poquito se llena el jarrito, no desesperes. Analiza desde dónde estás qué debes hacer para llegar a lograr lo que deseas y qué necesitas hacer para avanzar. Como bien dicen: "solo da el primer paso con fe, no tienes que ver toda la escalera".
  • Crea un plan y ponlo en acción: cuando tengas identificados los pasos que debes dar, empieza a darlos, quizás vayas teniendo que cambiar de ideas o ajustar ciertas cosas en el camino, sin embargo, tendrás un panorama más claro de todo lo necesario para cumplir tu meta. Muchas cosas las puedes averiguar previamente y otras las irás descubriendo. Cada día ejecuta algo que te acerque a tu meta, por mínimo que sea.
  • Reconócete: toma un tiempo para reconocerte los pequeños pasos que has logrado, y si diste un paso hacia atrás, lo que has aprendido. Prémiate, date una cena, un spa, un dulce, hay que tener pequeños reconocimientos en el camino, palmaditas de vamos bien y vamos por más.
  • Un espacio favorable: trata en la mayor manera posible de que el espacio en el que te desenvuelvas sea agradable o hacerlo agradable, tu eres el encargado de que esto ocurra, solamente tú puedes cambiar tu manera de pensar y transformar tu entorno. Hay momentos en los que tendrás que superar desafíos, y si eres capaz de hacerles frente sentirás una gran satisfacción. No desesperes ni desistas porque no sale a la primera o como tú crees. Analiza los contratiempos, recuerda que el viaje es lo que cuenta, no solo llegar a la meta como todos creen. Toma la vida de una manera relajada.
  • Eres co-creador de tu vida: acepta que eres el único que puede llegar donde quieres estar. Nadie puede hacerlo por ti, así que recuerda: tú puedes hacerlo, lograrlo, realizarlo; es cuestión de tomarte en serio tus objetivos y trabajar por ellos. Lo que vives es parte de tus decisiones. ¡Tu eliges! ¡Elige estar bien!
  • Todos somos uno: apóyate en los que te rodean o rodéate de personas que te apoyen, no que te digan lo que deseas escuchar, pero sí de quienes te tiendan una mano, de quienes le enseñen o acompañen en el camino a tus metas, que te acompañen en momentos que de pronto quieres desistir, en caso de que se presenten. Existen ocasiones en las que debemos ser humildes y buscar ayuda profesional o alguien que nos pueda aconsejar.


Adicional a estos pasos, ten en consideración que tu cuerpo es la máquina y tu mente el motor que mueve tu vida, por lo que es importante que se encuentren saludables y condiciones óptimas, lo cual logras con ejercicio y nutrición balanceada.

Muy importante y básico que debes tomar en cuenta a diario: enfoca en positivo tus palabras, la energía y tus pensamientos.

¿Cuáles son tus objetivos principales? ¿Qué es aquello que más quieres lograr? Enciende o aumenta esa ilusión que te permite alcanzar tus metas. ¡Inicia ahora mismo! Nunca es demasiado tarde para intentar conseguir aquello que de verdad deseas.

Y recuerda: ¡Sonríe, agradece y abraza tu vida!

Hay días que como celulares perdemos cobertura o bien, la pila se baja.

¿Qué te pareció este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

TAMBIÉN VE:

GALERÍA RELACIONADA:

Loading Slideshow...
  • <strong>Por Ofelia Perez</strong> Para meditar no hay que ser budista, hindú, musulmán, cristiano, trascendental, yoga, místico ni extraterrestre. Aunque hay tantos sistemas de meditación como creencias, la meditación puede ser una práctica sencilla, en silencio contigo misma, sin connotaciones extrañas ni temibles.

  • Meditación es estar contigo misma en silencio durante al menos 20 minutos, sin pensar ni permitir pensamientos revoloteando en tu mente. Son 20 minutos donde lo único que quieres es no decir ni pensar nada, ni obligarte a resolver nada. Es tu momento de soltar todo lo que tiene tu mente tan ocupada que no puedes discernir con claridad.

  • A mí me han dado resultado tres formas de meditación. Esta es la más sencilla: Si vas a estar pendiente de que se cumplan los 20 minutos, mejor usa un minutero para que no ocupes tu mente en eso. Entonces recuerda una palabra que te represente paz y felicidad. Cierra los ojos y relájate, dejando ir tus pensamientos sin luchar contra ellos ni ponerte tensa. Cada vez que te llegue un pensamiento, repite esa palabra.

  • La segunda técnica de meditación que uso es la que llama el Dr. Wayne Dyer, "Meditación Japa". Consiste en respirar hondo y repetir la letra "A" tres veces al empezar, y mientras te relajas y despejas tus pensamientos. Puedes también decirte afirmaciones positivas sobre ti y sobre tus situaciones, y repetir la "A", aplicando diferentes intensidades de emociones. ¿Por qué la "A"? Porque es la letra que usamos para expresar emociones y se relaciona con el sonido del nombre de Dios y la máxima deidad en otros idiomas y religiones.

  • La tercera técnica, también promovida por el Dr. Dyer en su libro "Getting into the Gap", se basa en acceder mentalmente los espacios entre las palabras. La teoría es que cuando sumergimos nuestra atención en esos espacios entre palabras, podemos integrarnos a nuestro ser interior y encontrar respuestas a la vida y sus retos. Antes de meditar, busca o construye una afirmación positiva, una oración o un verso bíblico. Cierra los ojos y después de respirar tres veces, visualiza, palabra por palabra, que la vas escribiendo en tu mente. Cuando escribas la segunda palabra, concentra tu atención en el espacio entre esta y la palabra anterior. Haz lo mismo, palabra por palabra, con toda la afirmación, hasta que llegues al último espacio entre las palabras.

  • La meditación en general está reconocida como parte de la medicina complementaria. Se ha probado que... 1. Baja la presión arterial. 2. Normaliza los latidos del corazón. 3. Reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés. 4. Aumenta la agudeza y la claridad mental. 5. Aumenta el relajamiento. 6. Ayuda a los pacientes de asma, ADHD, traumas, depresión, fobias, Alzheimer y cáncer, entre otros. 7. Reduce la ansiedad. 8. Aumenta la capacidad de resolver las situaciones.

  • Yo no puedo explicar por qué, cuando medito, las tareas del día y las personas con quienes me relaciono fluyen fácilmente y todo cae en su lugar con un esfuerzo menor. Hasta parezco atraer a mi vida mejores situaciones. ¿Te parece tan difícil dedicarte a ti misma 20 minutos de paz al comenzar el día? El resultado puede hacerte muy feliz.

 

Seguir a Christopher Barquero en Twitter: www.twitter.com/@ChrisBarquero

SIGUE VOCES