Más

Cesar Leo Marcus

Recibir actualizaciones de Cesar Leo Marcus
 

Revoluciones Literarias

Publicado: 24/01/2013 00:24

Al principio el hombre se expresó literalmente con sus manos... en distintas cuevas encontradas alrededor del mundo, vemos dibujadas en la pared las manos de nuestros ancestros, luego dibujaron animales, ciervos, leones y escenas de la vida cotidiana que intentan transmitirnos alguna historia que aún desconocemos. Esas paredes de cuevas que todavía se conservan, son la primera obra literaria del ser humano. Es difícil saber que nos quisieron decir con estas imágenes, que pasaba por la mente de nuestros abuelos lejanos al plasmar estos ideogramas, pero de algo estamos seguros, en ese momento comenzó la transmisión física de la cultura, que hasta entonces era únicamente oral, se perdía con los hombres, y también en ese momento nace la literatura, que es una forma escrita, (letra y/o imagen) de un conjunto de obras que cuentan los saberes, creencias y pautas de conducta de los miembros de un grupo social. Mucho después, en la edad del bronce, se crearon los jeroglíficos egipcios y cretenses, los símbolos ideográficos chinos, los alfabetos sumerio y semítico, y las inscripciones epiolmecas, y mixe-zoque, que son "por ahora" los primeros escritos conocidos de la América precolombina.

La Revolución de la Imprenta
La historia nos cuenta que antes del año 1500 era muy poca la población de la tierra que sabía leer, tampoco era necesario ya que había muy pocos libros, en su mayoría de corte religioso que se copiaban manualmente en los monasterios y llegaban a muy poca gente, había profesiones como la de escriba, que eran quienes leían o escribían notas o cartas que se enviaban entre diferentes ciudades, las noticias e historias eran transmitidas por los juglares, que recorrían las ciudades cantando. Aunque los romanos tuvieron sellos que imprimían hojas alrededor del año 440 aC, entre el 1040 y el 1200 dC, los chinos y coreanos fracasaron con el primer sistema de imprenta de letras removibles, y fue recién en el año 1440 que el alemán Johannes Gutenberg creo la imprenta tipográfica, luego perfeccionada por Johann Fust y de Peter Schöffer. La invención de Gutenberg, revoluciona la vida social, ya que el desarrollo cultural y literario se hizo a pasos agigantados, para la época. En poco tiempo las imprentas se diseminaron por el mundo, permitiendo que los libros se comercializaran a precio accesibles para la clase media, porque antes eran muy caros, solo para reyes y religiosos. La imprenta revoluciono la educación, y los libros fueron distribuidos logrando la alfabetización masiva de la sociedad.

La Revolución del Cine
Fue el 28 de diciembre de 1895, cuando los hermanos Lumière proyectaron públicamente la salida de obreros de una fábrica francesa en Lyon, la demolición de un muro, la llegada de un tren y un barco saliendo del puerto. La invención del cinematógrafo marco significativamente el mundo literario, supongo que la primer obra literaria llegada al cine fue Frankenstein en 1818, la novela de Mary Shelley, fue rodada en cine mudo y cámara fija, en plano general durante toda su duración. La película original está perdida, una copia directa del original fue encontrada en 1997 por un coleccionista. A partir de allí el cine y la literatura se fusionaron y muchas obras literarias fueron reconocidas gracias al cine, a tal punto que muchas personas creen que Moisés, Ben Hur y El Cid Campeador se parecían a Charlton Heston.

La Revolución de la Televisión
A pesar que las primeras emisiones públicas de televisión las efectuó la BBC en Inglaterra en 1927, y la CBS y NBC en Estados Unidos en 1930, las emisiones con programación se iniciaron en Inglaterra en 1936, en Francia y en el Reino Unido en 1937 y en Estados Unidos el día 30 de abril de 1939, coincidiendo con la inauguración de la Exposición Universal de Nueva York. Esto llevó a un rápido desarrollo de la industria y al aumento de telespectadores, aunque los televisores eran muy caros. La ventaja de la adaptación de libros a la televisión sobre el cine, es que ha sido capaz de desarrollar un lenguaje propio gracias a que es posible seguir el argumento de un libro en concreto en varios capítulos o series, sin tener que condensar la historia en menos de dos horas y, además, es capaz de enriqueciendo la narración con nuevos hilos argumentales. Aunque si hablamos de personajes literarios que se transformaron en series de televisión, el género detectivesco fue el mas famoso, y es inevitable recordar al Inspector Morse de Colin Dexter, a Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle y por supuesto a Hercule Poirot de Agatha Christie.

La Revolución de Internet
La literatura en Internet tiene actores y detractores, algunos proclaman que los libros nunca morirán y desprecian los ebook, otros gritan la muerte de los libros (como fue mencionado), gritan otras personas simplemente y se fascinan por las facilidades que Internet, desde comprar y leer libros que antes eran incunables, (la biblioteca Cervantes ha digitalizado obras invaluables), hasta encontrar sitios dedicados a escritores, con todos de sus trabajos, y en estos puntos es donde Internet ha jugado un rol importante en el desarrollo literario, marcando la literatura en el siglo XXI. Hacer una búsqueda en Google acerca de temas literarios termina en una cadena de links, donde un blog nos lleva a un artículo, y ese artículo cita a otros, y así, recorremos las autopistas literarias en pocos minutos, cuando antes podíamos pasar meses investigando en una biblioteca física. La literatura se ha beneficiado mucho del Internet, principalmente como una herramienta de difusión e investigación.

La Literatura es revolucionaria... siempre.
En el pasado no había libros y se dice que en el futuro tampoco los habrá, la tecnología ha revolucionado el campo de la enseñanza de una manera poco imaginable hace algunos años, los profesores son simples tutores, frente a Wikipedia, y en los países industrializados cada día más estudiantes llevan sus Tablet o lector de ebook a la escuela. Indudablemente debemos comprender que un libro no es una obra literaria, un libro es un envase que contiene una obra literaria, el contenido es lo que interesa de verdad, y en ese sentido el cine, la televisión e Internet son envases para que la literatura no se pierda. Hamlet o El Quijote serán bellas obras literarias en un libro, en el cine, en la TV, en un ebook o en un UBS. La discusión sobre si la literatura depende de los libros impresos, es como discutir si un cuadro pintado al óleo es mejor que uno de tempera, o si una estatua de piedra es superior a una de bronce. Por supuesto que nada suplantara el olor a humedad que tienen "las librerías de viejos". Seguramente el libro impreso desaparecerá en algún momento, pero no nos quedaremos sin literatura, tal vez la revolución literaria nos ayude a redefinir la palabra literatura, adaptándola al tecnológico siglo XXI.

 
SIGUE VOCES