Cesar Leo Marcus

Recibir actualizaciones de Cesar Leo Marcus
 

Promesas a la comunidad gay

Publicado: 15/06/2012 07:00

matrimonio gay

Desde Agustín Lara hasta Armando Manzaneros las promesas fueron el argumento general de las letras de los boleros, el bolero debía prometer amor eterno o rencuentro en la eternidad para ser auténtico. Recuerdo en mi juventud, hace mucho tiempo, hacíamos promesas imposibles de cumplir, porque quien prometía "el sol, la luna y las estrellas a cambio de tu amor", realmente "decía": "te prometo cualquier cosa, con tal que te acuestes conmigo".

Pero no todas son promesas románticas, existen las promesas económicas, (prometo pagar mi deuda), promesas sociales, (prometo recordar tu cumpleaños), promesas de salud, (prometo comenzar el régimen), promesas de trabajo, (prometo entregar su pedido mañana sin falta). Incluso, hoy en día, muchas familias están luchando contra el "prometedor compulsivo"... prometo no tomar más, prometo no jugar más, prometo no engañarte mas, prometo no pegarte mas, prometo que voy a cambiar, pero la mayoría de las parejas saben que son falsas promesas, y que nunca cumplirán lo prometido. Pero muchos aceptan la promesa y prueban por milésima vez, porque realmente, el problema no lo tiene el "prometedor compulsivo", el problema lo tiene quien le cree...

Barack Obama y la comunidad Afroamericana

Recuerdo en el año 2008, cuando en los días de campaña, el candidato a presidente y "prometedor compulsivo" Barack Obama, prometía a la comunidad afroamericana que solucionaría los graves problemas de pobreza en los que están sumergidos, obteniendo una respuesta del 70% de la comunidad afroamericana en noviembre de ese año, que llevo al candidato a la presidencia.

Recuerdo en el año 2010, el ya Presidente Barack Obama, volvió a prometer a la comunidad afroamericana, soluciones a sus problemas de salud, vivienda y educación, promesas que nunca se cumplieron. Incluso recuerdo cuando el 9 de noviembre del 2011, Barack Obama interrumpió una conferencia política de la comunidad afroamericana, en la Casa Blanca, para decir: "Nuestros abuelos han pasado por tiempos difíciles. Nuestros padres han pasado por tiempos difíciles. Sabemos luchar en los tiempos difíciles. Si somos persistentes, si estamos unidos, y no perdemos la esperanza, mejores días están por venir", pero como era lógico, fueron otras falsas promesas.

En febrero del 2012, el actor Samuel L. Jackson, que hizo campaña por Barack Obama en el 2008, declaró en una entrevista en la publicación afroamericana Ebony, "Voté a Barack porque es negro, es por eso por lo que la gente vota por otra gente, por identificación, en el fondo esperaba que cumpliera algo de lo que había prometido, ya sabía que los políticos mienten, ahora sé, que al fin y al cabo Barack Obama no es negro ni blanco, simplemente es un político". En mayo del 2012, Malik Zulu Shabazz, presidente del New Black Panthers Party o Partido de las Nuevas Panteras Negras (NBPP), declaro: "Los negros somos las amantes maltratadas de los demócratas, embarazadas en la noche, y abandonadas al día siguiente de las elecciones", y agregó Shabazz, "La comunidad negra no está mejor hoy que antes de que él llegara al cargo, quisiéramos saber por curiosidad cual es su agenda para las personas de raza negra en Estados Unidos, o si él tiene algún programa que nos incluya".

Barack Obama y la comunidad Latinoamericana

El 68 por ciento de los latinos apostaron en el 2008 por las promesas de "esperanza" y "cambio" del candidato demócrata, y gracias a ellos Barack Obama llego al poder, todos escucharon con avidez sus discursos de campaña, donde prometía una reforma inmigratoria integral, donde explicaba que la separación de las familias era algo inhumano, donde afirmaba que la comunidad latina es un pilar de la sociedad americana, donde decía que ningún joven debía dejar de estudiar aunque no tenga papeles.

"Lo que puedo garantizar es que tendremos, en el primer año, una propuesta migratoria que yo pueda apoyar", dijo el candidato y "prometedor compulsivo" Barack Obama en el 2008, ahora dice para justificar, que un congreso republicano no apoya una ley de esta naturaleza, pero la pregunta es: ¿Que hizo los dos primeros años de mandato, cuando ambas cámaras eran demócratas y aprobaban todas las leyes que enviaba la Casa Blanca? Pero existe un tema grave del cual no puede deslindar responsabilidades, esto es la deportación masiva de inmigrantes. En los ocho años de la administración de George W. Bush la cifra máxima anual de deportaciones nunca supero las 350 mil personas, en la era de Barack Obama estas cifras rozan las 400 mil personas anuales, totalizando el millón y medio de personas en tres años y medio, dividiendo familias, desprotegiendo a los niños e impidiendo terminar sus estudios a alumnos que esperaban concretar sus sueños educativos. Como dijo el periodista Jorge Ramos: "El Presidente rompió su promesa porque el Presidente te prometió a ti y a mí, que durante su primer año de gobierno iba a presentar una propuesta migratoria, y dijo claramente las palabras, Yo puedo garantizarte que durante nuestro primer año vamos a tener una propuesta migratoria. Y no la hizo", señaló el periodista, "El Presidente dice que apoya la reforma migratoria y el Dream Act, pero la realidad es que cuando pudo, y cuando tuvo la oportunidad de demostrarlo, no lo hizo", concluyo Jorge Ramos.

Barack Obama y la comunidad gay y lesbiana

Al tratar de averiguar porque legalmente es tan difícil consensuar una ley de matrimonio igualitario, me encontré que la principal dificultad es la Ley de Defensa del Matrimonio (en inglés DOMA, Defense of Marriage Act), que es una ley federal, promulgada por el presidente demócrata Bill Clinton el 21 de septiembre de 1996 que define el matrimonio a escala federal como una unión legal entre un hombre y una mujer, y mientras no se derogue esta ley no podrá avanzar ninguna otra.

Pero otra cosa que descubrí es que el tema no es únicamente religioso, la campaña de oposición en los medios está financiada por grupos económicos mucho más poderosos que las iglesias, aunque estas muestren su "cara" ante la prensa, convenciendo a la ciudadanía que es un problema con la ley de Dios y no con la economía de los hombres. Los luchadores de la comunidad gay y lesbiana debe comprender que, en este caso, hay un tema más "profundo" que la oposición de las iglesias o los grupos seudo-religiosos y moralistas, la ley de casamiento igualitario toca un punto muy importante de la política americana, el dólar. El tema es complejo y sencillo a la vez, según un informe de AARP, dice que de aprobarse la ley de casamiento igualitario deberá cambiarse 1.138 beneficios relativos a matrimonios a escala federal, esto implica a las compañas de seguros y los sindicatos (Uniones), quienes deberán afrontar más gastos por coberturas sociales, aparte que el estado federal deberá ampliar gastos de Seguro Social y Medicaid, y eso es mucho dinero que nadie quiere pagar. Por esa razón la lucha no es solo religiosa, (aunque traten de colocarle esta careta), la lucha es económica y política, donde los grupos financieros (dueños de las compañas de seguros) y los sindicatos están financiando a la oposición, disfrazados de grupos religiosos.

Hace un mes atrás, en la entrevista, que ha concedido a la cadena de televisión ABC, en la propia Casa Blanca, Barack Obama dijo que "Siempre había creído que los homosexuales deberían de tener los mismos derechos que los heterosexuales, pero que mantenía dudas sobre la legalización del matrimonio por respeto a la tradición y a las objeciones religiosas de muchas personas, y también porque creía que las uniones civiles podían ser suficientes para garantizar esos derechos", agrego "he concluido ahora que es importante para mí dar un paso adelante y afirmar que creo que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse".

¿Qué significa esto?, ¿Va a derogar la ley DOMA?, ¿Se opondrá a los sindicatos (uniones), que tanto apoyan su campaña?, ¿Enfrentara a los grupos financieros a los que le regalo en el año 2009 casi 800 billones de dólares?, ¿Cuál es el plan?, o simplemente es una promesa mas de campaña del "prometedor compulsivo" Barack Obama.

 
SIGUE VOCES