Más

Cesar Leo Marcus

Recibir actualizaciones de Cesar Leo Marcus
 

México y la revolución educativa del siglo XXI

Publicado: 27/02/2013 01:41

Recuerdo la década de los '70 cuando el agente 007, James Bond, hablaba por su reloj (Apple estrenará el iPhone-watch o reloj celular a fines del 2013) y el súper agente 86, Maxwell Smart, para satirizarlo hablaba por el "zapatofono", (un teléfono celular en la suela de su zapato), y los personajes de Star Trek recibían información en unas pantallas que tenían en sus manos, (lo que hoy llamamos Tablets), y Knight Rider o El Auto Increíble se movía sin chofer (Google está probando un taxi sin chofer), y en muchos películas de ciencia ficción veíamos televisores colgando de la pared, (hoy los conocemos como de pantalla plana), y mientras recuerdo todo esto comprendo que el futuro nos alcanzó rápidamente, y las cosas que hace 40 años eran ciencia ficción hoy son una tangible realidad.

La revolución del siglo XXI
El mundo ha cambiado, ser revolucionarios en el siglo XXI ya no es ser "imperialista o antiimperialista", "socialista o capitalista", ser revolucionario en este siglo es subirse al tren de la tecnología que avanza sobre cualquier forma antigua de pensar, la revolución es analizar diferente, porque el mundo que nos rodea es completamente distinto al del siglo pasado.

Según algunos datos en el 2010, el 60% de la población mundial tenía acceso (de alguna forma) a Internet, es decir, que más de cuatro mil millones de personas se comunican, socializan, trabajan y viven conectadas en la red, en el 2020 ese número superará los cinco mil millones de internautas... y esa es la verdadera revolución.

Hoy hablamos de las crisis que afectan al mundo (económica-política-social-alimenticia-energética), pero la crisis que más repercutirá en el futuro de la humanidad es la crisis educativa, porque la tecnología ha cambiado la forma de ver el mundo, y las respuestas a todas las preguntas se encuentran con solo tocar un mouse.

Las dudas que escucho de los jóvenes, no solo en México, son: ¿Qué aprenderé en la escuela o Universidad que no está en internet?, Cuando necesitamos saber algo lo buscamos en Google, Yahoo, o cualquier buscador, para otras cosas tenemos Facebook, Twitter, etc, si quiero consultar libros los bajamos de la red, si deseamos comprar algo lo hacemos en negocios virtuales.

¿Qué hay de nuevo en el colegio?, incluso por la falta de trabajo muchos profesionales terminan manejando un taxi. ¿Para qué voy a pagar una costosa y larga carrera si Bill Gates y Mark Zuckerberg (por ejemplo), abandonaron la Universidad y son millonarios?

La educación quedó en el siglo pasado
México está encabezando hoy una revolución educativa sin precedentes, porque la educación es hoy objeto de análisis mundial, en donde los primeros "rezagados" son los maestros y profesores, y por esa razón son ellos los que no quieren el cambio, porque se preguntan: ¿Cómo le enseño informática a un joven de 10 años, si él sabe más que yo? Pero realmente el maestro del siglo XXI, que se siente superado por la tecnología, debe comprender que ya su tarea no es enseñar, porque la educación que antes impartía el profesor ahora lo hace el internet, entonces la pregunta del maestro debe cambiar, en lugar de decir ¿que les enseño a mis alumnos? debería ser ¿cómo les ayudo a aprender a mis alumnos?, incluso deberá transformarse en tutor, (recuperar el rol de segunda familia), aprendiendo junto al alumno y extrayendo de cada alumno lo más valioso para su vida adulta. El problema es que en este punto los maestros consultados dicen que deben respetar los manuales de estudio que les da cada gobierno, y es verdad, y es allí donde los políticos de turno deben analizar seriamente qué país quieren dejar para mañana, y comenzar a cambiar sus sistemas educativos, con un debate profundo, donde la igualdad de oportunidades sea la premisa más importante.

Aprender a pensar
Los sistemas educativos del siglo XXI deben enseñar a pensar, razonar, crear, liderar, tomar decisiones, ya no importan las fechas de las batallas o las biografías de los generales, hasta ahora las escuelas enseñaban cuándo y dónde ocurrieron los hechos históricos, ahora esos datos están en Internet, para aprender a pensar y razonar, es mas importante que los alumnos sepan por qué y para qué ocurrieron los hechos históricos. ¿Para qué Cristóbal Colon quería cruzar el océano?, ¿Por qué Napoleón invadió Europa?, ¿Cuáles eran los verdaderos objetivos de Bolívar y San Martín para expulsar a los españoles?, ¿Qué buscaba Miguel Hidalgo y Costilla con la insurgencia al pueblo de Dolores en Guanajuato, México?.

No importa que día fue o si llovía o hacia calor. No importa cuantos soldados contaba cada bando o el tipo de armamento que llevaban. La nueva educación debe analizar el pensamiento y las decisiones de los héroes para motivar a los jóvenes, sin aburridas descripciones de época ni estilo.

Moldear el futuro
Los jóvenes deben sentir que la educación es importante para su futuro, y los debe preparar para el esfuerzo y la competencia, porque en el mundo actual gana quien más se esfuerza. Uno de los rasgos negativos de la sociedad de nuestro tiempo reside en la tendencia cada vez más notoria a educar en la "cultura del poco esfuerzo", no sólo en México, sino en el mundo entero. Hay una evidente declinación de la disposición de las personas a progresar con sacrificio, a exigirse y sobre todo, está en crisis la capacidad de comprensión del bien y el mal en muchos jóvenes. Cada vez hay más jóvenes en pandillas o unidos al narcotráfico, justamente porque no tienen claros estos conceptos, y para que esto no ocurra debemos, de manera natural, redefinir los caminos a retomar para que la educación recupere toda su dignidad y todo su valor.

Es indispensable jerarquizar nuevamente la imagen del maestro y el profesor, el maestro que ocupa su cargo gracias a su calificación y experiencia, debemos visualizar al educador como una de las figuras centrales de la sociedad, hoy se ha instalado el "facilismo" en las escuelas, tanto para los alumnos como para los educadores.

Objetivos de la escuela del siglo XXI
A mi juicio, ante el crecimiento desbordado de la tecnología, se corre el peligro de perder de vista que la educación debe servir para ser mejor personas, para ser útil a la sociedad, para crear riquezas, tanto económicas como espirituales. La función de la escuela, en donde el maestro y el profesor son los pilares, es lograr que el alumno tenga una percepción clara y fuerte de lo que es capaz de llegar a ser como persona, como sujeto moral y cultural, la súper información que hoy nos llega vía internet, no sirve de nada si los alumnos no saben utilizarla para generar su futuro. Se ha perdido de vista la idea principal en donde la escuela, igual que la familia, es un ámbito en el que se juega el destino de los nuevos seres humanos.

 
SIGUE VOCES