Más

Betty Marriaga

Recibir actualizaciones de Betty Marriaga
 

¡S.O.S mi oficio peligra!

Publicado: 25/10/2012 09:32

periodista

Cuando decidí estudiar 'Comunicación Social y Periodismo' lo hice en primera instancia porque mis aspiraciones en la medicina, herencia de mi abuelo, sufrieron un tropiezo al ser canceladas las admisiones en el año que quise ingresar. Con mis ambiciones truncadas, gracias a Dios, comenzó mi peregrinaje en este oficio que poco a poco hizo que germinara mi verdadera vocación. Desde que recibí mi primera clase el olfato e interés despertaron desde lo mas profundo de mi ser. Sin saberlo, tenía el gusanillo que caracteriza al buen periodista, lo que me faltaba era el empujón inicial para arrancar con fuerzas en una carrera que, desde el primer momento, me conquistó.

Los años pasaron y mis inquietudes aumentaron de forma dinámica. La lectura y los afanes de tener conocimiento y actualidad en mi profesión hicieron de mi un ser travieso y laborioso que humildemente ha dado más de lo que han merecido sus empleadores; pero no por eso dejo de a gradecer las oportunidades recibidas y sigo escribiendo lo que orgullosamente pienso. Siempre respetando a los que humildemente leen mi blog.

Con esta diatriba no pretendo herir susceptibilidades ajenas; con este blog quiero dejar de manifiesto la tristeza que me produce ver como el periodismo ha ido perdiendo calidad y de un trabajo de compromiso vocacional y social a bajado a ser un oficio en donde abunda la mediocridad y la cursileria. Pero esto no es lo peor; lo que me causa asco es ver como los jerarcas de los medios en su afán de conseguir números de importancia en los ratings o fertilizar sus bajos instintos, le sueltan el micrófono a cualquiera. Como dice un buen amigo mexicano:

"No te afanes Betty...esto es puro negocio".

Es por eso que ahora cinco, seis o siete años o toda la vida investigando, estudiando y añadiendo conocimientos pierden su peso de forma literal en la nueva balanza que eleva (sin contenido alguno) a las nuevas figuras, la mayoría reinas y modelos que visualizan su futuro, éxito y fama usando sus bondades corporales y físicas y en un dos por tres (aunque no sepan el resultado), se convierten en presentadores, locutores, periodistas, reporteros y hasta escritores. Si de verdad tienen 'talento', que bien por ellas y ellos; pero entonces los invito a que estudien, a que se preparen y que por favor respeten este oficio.

No tengo nada en contra de los concursos de belleza y admiro y valoro a los periodistas empíricos que, con sudor, lágrimas, esfuerzos y mucha lectura han enriquecido este oficio y de ellos he aprendido mucho. Pero de ahí a tener que aguantarme a aprendices de salón que repiten libretos mal escritos, hay un trecho bien largo. Allá las que jovenzuelas que en busca de corona, fama y fortuna fácil quieran someterse al señalamiento público y gozan con ello. Es válido que lo hagan y que en sus entrevistas respondan disparates, eso ni me va ni me viene; pero de ahí a que invadan los medios, como lo ha hecho en la última década, creo que hay que comentarlo y denunciarlo con propiedad.

¿Para que estudiamos... me pregunto YO?

Como van las cosas las facultades de periodismo competirán en franca lid con pasarelas, reinados de belleza y reality shows que, en mi humilde y franca opinión, son caldos de cultivo de estrellitas fugaces sin seso que a costa de dramas, cuerpos y figuras, consiguen seguidores en Twitter y de paso rating, esa palabrita mágica que te eleva o te hunde según los estándares de los medios de comunicación del siglo XXI. Y ahora...

¿Quién podrá defendernos?

¿Te pareció interesante este blog?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

 

Seguir a Betty Marriaga en Twitter: www.twitter.com/@bettymarriaga

SIGUE VOCES